Red Cultura
  • Fotografías
Luis Chaves: “Yo sí creo que la poesía es totalmente irrelevante, pero justamente ahí está su importancia”
Luis Chaves habló con RedCultura sobre su último lanzamiento en papel, además nos compartió sus opiniones sobre cosas relevantes e irrelevantes.
06/08/2012 11:00 AM
David Ulloa
dulloa@redcultura

Esto que acaba de suceder con la Viceministra me parece atroz, atroz la posición de la presidenta, pero eso por hablar de un tema de ahorita, si me hubieras entrevistado hace un mes estaríamos hablando de la trocha o de Don Justo. Sabés, eso es lo más loco, uno dice ok ya no puede pasar nada peor que esto y una semana después pasa. El mérito que tienen los políticos es que no nos dejan de sorprender, es alucinante”.

Yo no conocía a Luis, pero estaba seguro que era uno de esos tipos con los que se puede hablar de lo que sea y a los que se le pueden hacer mil y una preguntas. Podíamos hablar de Karina, de los Bailey, de la hija predilecta, de los agricultores, de todo lo in-Justo. Pero sí en lugar de todo eso podíamos hablar de poesía qué tonto habría sido no hacerlo.

“La máquina de hacer niebla” es el nuevo libro de Luis Chaves: una antología que reúne lo mejor del trabajo del poeta a lo largo de 14 años. El libro se publicó primero en España pero en Costa Rica se podrá encontrar en la Libros Dulouz a partir del 8 de agosto. Sobre este nuevo lanzamiento y otras cosas relevantes hablamos con el escritor.

Presentás libro pronto, contáme de “La máquina de hacer niebla”

Sí, el 8 de agosto. La historia es así: hay un editor que se llama José María Cumbreño que tiene una colección que se llama Ediciones Liliputienses o La Biblioteca de Gulliver, son unas ediciones pequeñitas, de un tiraje pequeño de 50 o 100 libros, que publica escritores latinoamericanos en España. Él me contacta para publicarme y yo le envío varios libros, se interesa primero en “Asfalto” y de hecho lo publica allá. Luego hace el contacto con la Editorial La Isla de Siltolá de un escritor que se llama Javier Sánchez, le propone hacer una antología con todo lo que he publicado desde 1997 hasta el 2011, a Sánchez le interesó y decidieron hacer la publicación. No me deja de sorprender la buena suerte.

 

Si vos hicieras un compilado con lo mejor que has leído, ¿quiénes estarían ahí?

Se me van a ocurrir 3 o 4 y cuando te vayás me voy a acordar de otro montón. Para mí ha sido muy importante la obra de Ezra Pound, de muchos de los poetas norteamericanos como William Carlos Williams, muchos de la escuela de Nueva York. La obra de los argentinos que llamaron la Generación del 90; escritores como el peruano José Watanabe. Esos, y de fijo voy a pensar en otros después.

 

¿Hoy es muy difícil ser escritor?

Siempre ha sido igual. Uno se mete en esto por otras razones, ¿vivir de esto? yo no conozco a nadie que lo haga. Lo que se hace es escoger oficios que tienen que tienen que ver con la palabra, son editores, son periodistas, son traductores, algunos, otros harán otras cosas, pero ¿pensar en vivir solo de la literatura? no sé quién tiene esa idea en la cabeza.

Hay que vivir de otra cosas, que tampoco me parece mal, las razones por las que uno empieza a escribir tampoco tienen que ver con una fuente de ingresos, no va por ahí.

 

¿Todavía pensás que la poesía no sirve para nada?

Me habían preguntado eso alguna vez. A mí lo que me gusta es escribir en general, muchos géneros, no me preocupa tanto que género son. Con la poesía yo creo que nadie puede negar que es el género menos leído, es como para un grupo muy reducido de gente. A veces es un poco ridículo ver lo que se suscita en estos mundillos de la poesía, ¿qué tanto se pelea si esto es algo que no le importa a nadie? Casi que la poesía la lee la gente que la escribe nada más, entonces yo sí creo que la poesía es totalmente irrelevante, pero justamente ahí está su importancia, qué lindo que sea irrelevante y que haya gente que le dedique tanto tiempo, tanta seriedad y tanta pasión. Es muy fácil dedicarle todo eso a algo que tiene gran éxito, no le veo el mérito ahí.

 

¿A cuáles autores leés mucho y a quiénes ya dejó de leer?

Hubo una época en que devoraba el boom latinoamericano, que ya no leo y no crea que los vuelva a leer nunca más, pero hubo una edad en que me dio un gran entusiasmo y me despertó; gracias a los escritores de ese movimiento me fui un poquito para atrás y conocí a los escritores anglosajones, como que me abrió una puerta a otro montón de literatura, pero siento que el movimiento envejeció bastante mal, salvo algunos autores puntuales.

Hay otra literatura a la que sigo volviendo, a la de Louis-Ferdinand Céline, a la de Ezra Pound, a William Carlos Williams.

 

¿Algún tico joven que sea obligatorio leer?

Me gusta mucho el trabajo de Esteban Chinchilla, de Silvia Piranesi, me gusta el trabajo de Alfredo Trejos aunque sea mayor que ellos, también Esteban Ureña y Cristina Ramírez. Ellos son los que se me vienen a la cabeza ahorita.

 

¿Qué estás escribiendo ahorita?

Estoy trabajando, eso sí con un ritmo más reposado por el trabajo y por las chiquitas, la vida se va complicando un poco más, también porque uno es cada vez más crítico con lo que uno hace. Pero sí, estoy trabajando un libro de poemas y otro de relatos. Lo que hago es tratar de mantenerme activo escribiendo artículos, trabajo con la Revista Paquidermo, eso me ayuda mucho a ejercitar el músculo.

 

¿Cosas de opinión no?

Sí, me gusta escribir de opinión.

 

¿Qué opina de la gente que maneja el país?

Una obscenidad total. Por mucho tiempo trataba de estar muy al tanto de todas las noticias del mundo de la política pero me he ido asqueando tanto y me estaba haciendo daño ya a mí directamente,  que casi  de una forma natural trato de mantenerme lo más al margen que pueda, es casi un mecanismo de defensa, sin desconectarme totalmente claro, uno tiene algún grado de responsabilidad de saber quiénes están ahí y cuando te están metiendo el dedo en el culo. Pero por salud trato de no meterme mucho en esas discusiones, no tengo Facebook lo que me ha ayudado mucho.

 

¿Y del resto?

Es muy triste, yo veo a la generación de mis padres y ellos ya no le ven salida. Les toco vivir otra Costa Rica, que no digo que haya sido idílica, pero una Costa Rica donde había una movilidad social, donde se podían hacer proyectos, donde había ahorro. Nadie que yo conozca tiene ahorros, ahora lo que tenemos es crédito, que es una cosa muy perversa.

 

¿No extraña mucho Argentina?

Sí, sobre todo vivir afuera, me gustaba vivir afuera, pero una de las razones por las que volví a Costa Rica fue por mi hija mayor y nunca me voy a arrepentir. Lo bueno de vivir afuera es que todos los países tienen sus problemas y yo recuerdo escuchar a mis amigos argentinos hablando de los suyos, así como nosotros, pero como no es el país de uno podés oír y podés opinar pero no te toca el hígado. Fueron años de salud mental, pero fue un ciclo que se terminó, igual me gustaría vivir afuera otro ratito, incluso sería bueno para mis hijas.

 

¿Cómo espera envejecer?

Ya no me falta tanto. Lo más tranquilo que se pueda, bueno es imposible vivir sin preocupaciones o frustraciones, a menos que uno sea monje zen, pero sí quiero tratar de que la realidad me haga menos daño directamente.

Luis, el poeta

El primer libro de poemas de Chaves, “El anónimo”, fue publicado por la Editorial Guayacán en 1996, al año siguiente su libro “Los animales que imaginamos” ganó el Premio Sor Juana Inés de la Cruz.

Chaves estudió Economía Agrícola en la Universidad de Costa Rica y se dedicó a escribir como free-lancer; el éxito con la crítica y con los lectores ávidos llegó con el libro “Historias Polaroid” que Chaves publicó en el 2001. Vivió un tiempo en Buenos Aires, Argentina, desde donde publicó “Chan Marshall”, el libro que lo marcó como uno de los poetas contemporáneos más destacados de Costa Rica y Latinoamérica: ganó el III Premio de Poesía Fray Luis de León y la casa editorial Visor lo publicó en España.

Luis también ha publicado colecciones de prosa: “El mundial 2010. Apuntes” que contiene crónicas de cada partido del Mundial celebrado en Sudáfrica y “300 Páginas”, con artículos de prensa que Chaves había publicado en periódicos y revistas de Costa Rica y el extranjero.

Su última publicación, “La máquina de hacer niebla”, reúne lo mejor de la obra del poeta: la antología es la oportunidad perfecta para repasar o encontrarse con la poesía de Chaves, uno de los autores más originales de nuestros tiempos.

La antología, editada por la Editorial La Isla de Siltolá, se presentará el próximo 8 de agosto, usted puede encontrar información del evento y sobre cómo adquirir el libro en nuestra  Agenda de Literatura.