Red Cultura
  • Fotografías
Miguel Gómez ya ha dirigido “El Cielo Rojo”, “El Sanatorio”, “El Fin” y ahora “Italia 90”.
Miguel Gómez: ”Sí podemos enfrentar grandes retos y ponernos al mismo nivel que los grandes”
Desde el 2009, Miguel Gómez quería rescatar un épico momento del fútbol nacional. Este 5 de junio, a días de que la Selección Nacional vuelva a pisar las canchas mundialistas, la película "Italia 90" llega a la pantalla grande.
29/05/2014 1:00 AM
Silvia Carvajal
scarvajal@redcultura.com

Con la fiebre de mundial, llega una película sobre el evento futbolístico más legendario de la historia de nuestro país. Italia 90” cuenta la historia de los jugadores que por primera vez llevaron al equipo nacional a una segunda ronda mundialista.

Hablamos con el director Miguel Gómez , quien nos cuenta desde su inspiración (Iron Man) hasta la odisea de recrear estadios que ya no existen y personajes tan icónicos como lo fue esa Selección Nacional.  

En el 2009 RedCultura publicó una nota sobre la película, en donde se decía que iba a dividirse en una película y un documental. ¿Cuál fue el proceso desde el 2009 hasta el año pasado que empieza la producción?

El proyecto yo lo empecé a pre-producir en el 2009. El problema fue que los maes de la Selección no clasificaron para el mundial entonces la ayuda que estaba para ese momento se cayó.

¿Entonces tiene que ver con las circunstancias de la clasificación?

Sí exacto. Más bien, se nos hizo corto el tiempo, porque el proyecto estuvo un poco condicionado a que la Selección lograra clasificar. Imaginate que nosotros empezamos a filmar el 19 de marzo, terminamos el 21 de abril y estrenamos ahora el 28 de mayo. Todo tuvo que hacerse super rápido.

¿En qué momento de su vida se le ocurrió retratar este momento del futbol nacional?

Yo estaba trabajando en Iron Man, yo era asistente de arte, fue mi práctica profesional. Yo estaba pensando que quería hacer una película de superhéroes en Costa Rica, qué chiva, siempre me ha parecido que es necesario crear nuestra propia identidad en ese sentido. Me puse a pensar y a cuestionarme quienes eran los más parecidos a los superhéroes. A mí me hace gracia porque ironizan mucho con eso, pero es lo que yo siempre digo: lo más puro para un niño que tiene una bola de fútbol es ver hacia arriba a estos jugadores que admiran y creer que son ellos cuando están en el campo de juego. Eso para mí tiene un valor muy puro.

Pensar que cuando me puse a ver la historia de estos jugadores, ver todo contra lo que ellos se enfrentaron, me di cuenta que había todo un proceso, una transformación, como se da en las películas de superhéroes, alguien asume un reto, se prepara llega y vence. Cuando empecé a buscar, encontré muchas cosas muy ricas. La película es sobre 22 jugadores y encierra un reto gigantesco.

¿Cuáles fueron los retos que enfrentaron ustedes para llegar a la pantalla grande?

Yo siempre pensé que todo el mundo estaba listo para una película de Italia 90, que iba a encontrar puertas abiertas. Pero me topé con la sorpresa de que no. Vos podés ver en twitter, hay mucha gente que quiere criticar el proyecto, gente que dice: “Superen lo de Italia 90”, hay gente que es anti-fútbol, hay gente que critica el proyecto sin verlo. Entonces vos encontrás como todo tipo de reacciones. Dice Jodorowsky que uno tiene que buscar guerreros espirituales, que quieran ir con uno a la batalla.

Lo bonito fue ir encontrándolos en el camino. Realmente la ayuda que nos dio Café Volio para ejecutar el proyecto fue fundamental, porque nos dieron un apoyo, tanto económico como moral, decirnos: “Sí, creemos en el proyecto”. Igual Marcos Blanco, el productor ejecutivo, también dijo: “Me parece que esta película si no se hace ahora, no se hace nunca, pueden pasar muchas cosas, y el tico olvida muy rápido, muy fácilmente”. Fuimos encontrando guerreros espirituales en el camino. También, yo estaba terminando la película de La Media Docena y en cierto momento pensé que no iba a poder dirigirla. De hecho, yo se la ofrecí a un director tico, un compa, pero me dijo que no tenía tiempo. Al final, también el reto de que ellos son íconos para mucha gente, y ellos tenían temor de que saliera alguien caracterizado como Mauricio Montero y que la gente no lo creyera.

Sobre los actores, ¿qué fue lo que los hizo decir: “Esta es la persona que lo caracteriza mejor”?

Realmente ellos se comprometieron con la película de una forma que traspasa las fronteras. Hubo un momento en donde nosotros teníamos que filmar una parte la primera semana, y todos filmaban por separado. Pero cuando llegamos a filmar ahí al Tirol y se dio la concentración, ahí yo sí me di cuenta que había un equipo que se había formado. Ellos entrenaron desde un mes y medio antes, tres veces por semana. Juan Carlos Pardo bajó 10 kilos para interpretar a Gabelo Conejo. Olger también, y se fue a reunir con Mauricio Montero, a tratar de conocer, no al Mauricio Montero de hoy, sino el de hace 24 años. Igual se fue dando con varios de ellos, yo siento que fue clave. Mauricio Montero tiene una frase que dice: “Lo que diferencia a este grupo de otros es que cuando un compañero tenía un problema, también era mi problema”. Yo llegué a sentir que el reparto entró en esa onda.

¿Qué papel tuvieron los jugadores en el proceso de la película?

De los actores principales yo sí me fui acercando en un principio, con Olger, con Daniel Ross, con Fernando Bolaños, con Boris. Pero sí también entró deleFOCO y nos apoyó en este sentido. Wilson también, yo le había dicho que si él quisiera podría interpretar a Cayazo. deleFOCO nos apoyo en lo que eran los llamados y todo ese tipo de cosas.

Guimaraes aportó material nunca antes visto...

Nosotros nos acercamos a él y le comentamos la idea. Se emocionó muchísimo, porque él nos contaba que cuando era la época de Italia 90, a ellos los comparaban con los Chaparritos de Oro. Para él era difícil porque no tenía ninguna información o artículos. Pero en Italia 90 él grabó todo este material. Fue una gran ayuda porque dio soporte en imágenes y ayudó a transportarnos 24 años atrás.

¿Cómo fue el proceso de conseguir los estadios para las grabaciones?

Nosotros hicimos un trabajo extenso de locaciones y buscar cómo tratar de encontrar lugares que ya no existen o no tenemos acceso, como el Estadio Nacional. Buscamos lugares con características similares, usamos partes del Pipilo Umaña, partes de instalaciones deportivas que hay en Hatillo y otros lugares, que dan a las montañas. Luego se hizo un trabajo de composición digital y efectos visuales para poder hacer extensiones de set digitales.

¿Cuál es el público al que está enfocada esta película?

Nosotros tenemos que empezar a rescatar nuestra historia y empezar a vernos en la pantalla. Es muy triste cuando uno va a la cineteca del Centro de Cine y ve cuántas cosas se han perdido, no existe una memoria audiovisual clara. Es bueno reencontrar este pasado y ponerlo en la pantalla. Es un tema muy universal, la película es sobre un grupo de personas humildes que son llamadas a ir a enfrentar la primera cita mundialista. Mucha gente va a ir a ver esta película y pensar que esas cosas no son reales. Fueron reales y hay anécdotas que nos contaron los jugadores y parece realismo mágico.

Yo pienso que es para todo el mundo, porque es una cosas inspiracional. Yo siento que a mi generación y a mí como persona me marcaron, vi a Hernán Medford correr más rápido que los suecos, meter el gol y clasificarnos a segunda ronda. Eso creó una semilla en esta generación que nos dio a entender que sí podemos enfrentar grandes retos y podemos ponernos al mismo nivel que los grandes.  

¡No se la pierda!

Italia 90 se estrena el 5 de junio en las salas de cine nacionales. La producción aún no ha confirmado los horarios y las salas de cine que estarán disponibles, pero en cuanto lo hagan usted podrá ver toda la información en nuestra agenda de cine.