Elizabeth Argüello: Dibujar Copiar. Aprender. Inventar. Practicar
02/10/2017

Ilustradora, muralista, diseñadora gráfica, artista visual, Elizabeth Argüello se pasea entre el mundo del arte comercial y las galerías de arte bajo un esquema muy simple: ser honesta.

Carlos Zegarra Restani
czegarra@tormentacerebral.com 


El trabajo de Elizabeth Argüello es un conjunto de pequeños universos que cuenta historias en diferentes niveles de lectura. No hay un principio ni un final, es un caos visual perfectamente diseñado y que se va construyendo según la artista lo va sintiendo.... los objetos van y vienen y le gritan desesperadamente donde van. Una imagen o una idea da inicio a un trabajo que no se sabe en que va a terminar, respira, muta y se transforma constantemente hasta que la historia se completa... o simplemente espera a que el espectador lo haga.

 


Su estilo se puede ver tanto en su trabajo comercial como en el personal: definido, barroco, desafiante, en alto contraste vomitando historias que salen desde lo más profundo de sus experiencias... ahí está todo... sólo hay que descifrarlo.



¿Quién es Elizabeth Argüello?



Soy artista visual y diseñadora gráfica.

 

Desde niña el dibujo fue muy importante para mí, era mi forma de expresión, la manera con la que me comunicaba con el mundo y conmigo misma, si estaba feliz dibujaba, si estaba triste también.

 

Recuerdo pasar horas dibujando en el corredor de mi casa en Naranjo, dibujaba en un cuaderno con renglones y con lapicero negro, estaba muy pequeña y aún no sabía escribir, pero quería que mis dibujos hablaran, como en las fábulas de la tele, entonces yo hablaba por ellos, horas y horas, hablando “sola” aunque en realidad yo expresaba lo que ellos querían decir, aún en la actualidad hablo sola.

 

Esas tardes dibujando en aquella banca de madera en la casa de mi abuela, fueron mis primeros encuentros con el arte, una experiencia personal e íntima. No recuerdo una sola etapa de mi vida sin el dibujo, fue así como llego ese momento, en el cole en el que todo el mundo te pregunta, ¿qué vas a estudiar?, y francamente me encontraba bastante pérdida con eso, en algún momento pasó por mi mente estudiar física porque me gustaba mucho en el cole y además en esa época había visto esta película Contacto (1997), basada en un libro de Carl Sagan y me voló la cabeza, sin embargo, una tarde tuve que ir a la dirección en el cole, no recuerdo bien porque pero no era algo bueno, en medio de la conversación el director muy “random” empezó a hablar de Bellas Artes de la UCR, de cómo eran los artistas y de cómo dibujaban a la gente que posaba para ellos, en ese momento me di cuenta que yo quería ir a ese lugar, que yo necesitaba ir a dibujar ahí, al otro día fui a buscar información sobre Bellas Artes y encontré algo llamado Diseño Gráfico, leí de lo que se trataba en esas hojas que le dan a uno las orientadoras del cole, decía que tenía que llevar 8 cursos de dibujo y dije: ok, esto es!

 

 

El cambio de ambiente: de Naranjo a San José 

 

Cuando salí del cole me fui a vivir a San José, a San Pedro para ir a la UCR, fue un cambio grande irme a vivir a chepe, ni siquiera conocía la Avenida Central. La U cambió mi vida en muchos aspectos, me gradúe de licenciada en Artes Plásticas con énfasis en Diseño Gráfico, pero paralelamente descubrí mi interés por otra carrera y también estudié Historia del Arte.

 

 

 

¿Cómo fue el paso del idílico mundo de la academia a la realidad de las agencias de publicidad?

Las agencias de publicidad fueron una segunda escuela, cuando salí de la U comencé a buscar trabajo, me apareció una oportunidad en Jotabequ y la tomé, ahí me di cuenta que tenía que dejar de lado mi visión romántica del artista y pensar más como diseñadora publicitaria, aprendí mucho, luego estuve en Garnier, el paso por ambas agencias fue muy enriquecedor, pero también me hicieron darme cuenta que no eran el lugar en donde me sentía más a gusto, y no estaba satisfaciendo mis necesidades artísticas, ni otras áreas que quería experimentar.

 

El ritmo de las agencias es acelerado, responde al mercado, al consumo, una vez que conoces las reglas uno decide si se apunta o no. Objetivamente yo recomiendo a cualquier diseñador darse el chance de trabajar en una agencia, se aprende muchísimo, luego verá si le gusta o simplemente no es lo suyo. Por cierto, nunca he tomado tanta birra como cuando trabajé en agencia de publicidad…

       

De agencia a un estudio de diseño más pequeño ¿Porque el cambio? ¿En qué te ayudo cambiar de ambiente?

 

Luego de estar en agencias con planillas grandes, decidí ir a un lugar más pequeño, pero no menos talentoso, llegué a Proceso Estudio Gráfico, quería escapar un poco de la burocracia de la agencia en donde los roles son muy estructurados, me gustó la idea de ir a un lugar en donde pudiera tener contacto directo con el cliente, y aprender de otras cosas que en una agencia grande el día a día no lo permite, ser un poco más “zoila” por decirlo así, en este lugar aprendí tantas cosas buenas, no sólo técnicas sino que encontré compañeros maravillosos y unos jefes excepcionales que se convirtieron en buenos amigos. Sin embargo, fue ahí donde me di cuenta que ya mi ciclo en el mercado publicitario había terminado, ya no había nada ahí que me mantuviera interesada y quería volver a desarrollar más la parte artística y regresé de lleno al dibujo y a la ilustración, fue así como decidí trabajar independiente.
 

 

¿Cómo es la vida del FreeLancer?

 

Muy satisfactoria y llena de retos, cada día agradezco poder dedicarme y vivir de lo que más me gusta hacer, de lo que me apasiona, es un regalo muy grande, pero hay que trabajar mucho y ser muy constante, hay que ser capaz de encontrar oportunidades pero antes buscarlas todos los días. Es un compromiso con uno mismo, siempre dar lo mejor. Antes de emprender tenía muchos miedos, cosas que deambulan en la cabeza, aún tengo algunos de esos miedos pero poco a poco se han ido, lo único que importa es seguir creciendo, creando y divirtiéndose en ese intento.

 


 

 De comunicadora visual a ser artista visual. ¿Cómo ha sido esa metamorfosis?

 

Un proceso, no es algo que uno tenga plena conciencia o control, las cosas se van dando poco a poco, me considero comunicadora visual por mi formación y porque sigo ejerciendo el diseño gráfico, lo que si tenía en mente es que necesitaba y quería trabajar más en mis propias creaciones desde una óptica más artística, encontrar una manera en donde pudiera expresarme y crear desde otra mirada. Si bien es cierto mucho de mi trabajo responde a una comisión o encargo, pero también le dedico mucho tiempo a mi producción personal, he tenido la oportunidad de participar en algunas exposiciones dentro y fuera del país y he sido publicada en algunas revistas y libros, como la revista Argentina GÖOO, o el Catalogo Iberoamericano de Ilustración, que me han llenado de mucha alegría. También he podido participar en la ilustración para un video musical y en la creación del trofeo del Festival Internacional de Cine del 2016, en estos días estoy trabajando en el proyecto de una instalación, en fin, son proyectos que me motivan todos los días. En este proceso he aprendido mucho, a confiar, en mí misma, en la vida y aprovechar mis habilidades. Lo más importante de esto, es ser fiel a uno mismo.

 

El regreso a Naranjo, contános un poco como y porqué regresaste a tus raíces.

 

Me regresé hace como año y medio, estaba buscando un cambio en todo sentido y el tema de vivir en San José ya se había agotado, el ciclo ya se había cumplido, necesita estar en un ambiente distinto y regresar a tener un mayor contacto con la naturaleza, siempre me gustó muchísimo más el campo que la ciudad, poder irme a caminar al “Chayote” (solo para los conocedores), o simplemente estar en una hamaca en donde el ruido de los carros no sea tan invasivo. El cambio de ambiente también me ayudo con mi proceso creativo, era algo arriesgado laboralmente irse después de estar viviendo tanto en chepe, pero el internet todo lo soluciona. Estoy planeando la construcción de mi propio estudio, un lugar alejado y en contacto con la naturaleza.

 

La ilustración como forma de vida ¿Es factible?

 

Creo que sí, es importante creerlo para poder realizarlo. Me parece que en el país es difícil, claro, pero ¿qué es sencillo? Hay que tener la convicción, la disciplina y la habilidad para poder desarrollarse como un ilustrador en este país, hay muchísima gente con mucho talento haciendo cosas muy chivas y muy diferentes y eso está muy bien, hay un nivel muy alto. A mí lo que me ha servido es manejar cierta versatilidad en cuanto a ilustración y técnicas, así me puedo adaptar mejor a lo que un cliente necesite, pero también me han buscado porque les gusta ciertas maneras de mi dibujo, y se han interesado por mi trabajo personal, desde encargar una ilustración para un fin comercial hasta comprarla como pieza de arte. Trato de dividir mis trabajos entre ilustración y muralismo y diseño gráfico, he encontrado un buen balance.

 


¿Cómo fue el proceso de encontrar tu lenguaje?

 

 

Dibujando. Copiando. Aprendiendo. Inventando. Practicando. Creyendo un poco en la intuición de cada dibujo. Los lenguajes son muy personales, el dibujo es personal, la manera en que haces una línea ya dice mucho del artista, es un proceso en donde de alguna manera te identificas con lo que estás dibujando, te complace, creas un dialogo con ese dibujo porque desenmascara un poco, es como un espejo, y hay que dejar que se refleje todo. Aún estoy buscando un lenguaje o lenguajes en mis dibujos, no tanto un estilo, sino poder transmitir algo que hay adentro de mí, que pueda lograr conmover a las personas de alguna forma, me interesa la experiencia estética que las personas puedan obtener a través de mis dibujos, sin tener que consolidar estrictamente un lenguaje, las formas son como las palabras van y vienen, solo hay que acomodarlas en un orden adecuado para transmitir lo que se desea. Aún busco lenguajes, es la parte más emocionante.

 

"Agujero Verde", 2017

 

¿Cuál es el discurso o intención de tu trabajo?

 

 

Crear experiencias estéticas, despertar lecturas personales en cada uno. Me gusta contar historias caóticas y cargadas de imágenes. Mis trabajos son muy "pulsionales", es decir, muy intuitivos, responden a momentos específicos por los que estoy pasando, al instante en el que estoy dibujando, voy armando el dibujo de manera azarosa, casi como vomitando las imágenes y vinculándolas una con la otra, hasta formar un “algo” que parece que tiene cierta unidad. Mis dibujos son una necesidad.

 

Si puedo rescatar algo recurrente en mi trabajo personal es el uso de la naturaleza, de lo orgánico dialogando con lo inorgánico, de lo fresco y natural con lo caótico y decadente, me gustan lo binomios, me gusta tirar imágenes y luego ponerlas a convivir en un mismo dibujo, asociarlas todas y darles un sentido, primero mío, luego las personas le darán otro cuando hagan su lectura.

 

 

¿Hay algún orden de lectura en tu trabajo?



No sé, no lo planeo así cuando trabajo, hay una especie de construcción y deconstrucción con todos mis dibujos, no planeo un guión o doy pistas, cada quien escoge por donde comenzar a descubrir historias en la imagen, por supuesto que hay composición y diseño y eso puede ser que proponga jerarquías de lectura, pero la imagen esta abierta a todas las posibilidades de recepción por parte del espectador.
       
       

 

¿Cómo es el proceso para llegar a la imagen final?
 

 

Es un proceso de asociación, todo nace con una primera imagen, algo que me llame la atención, algo que vea, escuche, que recuerde, una idea, una primera intención y de ahí nace todo. Pocas veces hago un boceto inicial con mis dibujos, nunca se como va a quedar la imagen final, y eso es parte importante en mi proceso, esa sensación de no conocer lo que estoy haciendo, ni de cómo se va a ver acabado, solo voy dejando que las imágenes vayan apareciendo, es como un ejercicio del inconsciente y del consciente (digo yo). Siempre inicio con papel y lápiz, es la parte más íntima del dibujo, esa relación entre el lápiz y mis decisiones, luego decido si trabajo digitalmente o manualmente, puedo escanear, sacar foto, buscar referencias, etc. Algunas ilustraciones las trabajo con la wacon, otras con plumas, tinta, entre otras. 

 



¿Ilustración o Arte o ambas?

 


 Me parece que ambas, en algún momento me lo cuestioné un poco, pero creo que mi intención con esto es crear de la forma que más me guste y encontrar la manera en la que me sienta más cómoda, más a gusto, para hacer lo que en estos momentos de mi vida quiero crear. A partir de esto, que los demás le pongan nombre o lo etiqueten, creo que ya eso es un trabajo que le corresponde al espectador y no precisamente a mí, mi labor es “ser dibujando”.

 

 

En el último año he tenido la oportunidad de trabajar en varios proyectos de mural: comerciales y totalmente personales, el mural me gusta mucho ya que involucra un espacio habitable, involucra relacionarse con las personas, es un arte público y por ente la relación con la gente es constante, la socialización y el ambiente colectivo, es llevar mi dibujo a otro lenguaje, en otro formato que la gente tiende a relacionar más con el arte.

 

 


 

La entrada al mundo del “arte” ¿Como pasaste del mural comercial a la pared de una galería?
 

 

El mural me ha dado muchas satisfacciones y aprendizajes, lecciones para la vida que trascienden el plano artístico y se vuelven más personales. En Valoarte 2016 pude llevar una de mis creaciones a una pared de la galería, agradezco mucho la oportunidad que me dieron porque fue muy tuanis, en esa ocasión pinté directamente uno de mis dibujos en una pared de la galería, la idea era vender el mural, es decir mi idea era no sólo vender un cuadro, mi idea era que se pudiera replicar ese mural en alguna pared, la que el comprador quisiera (habitación, oficina, lugar público), no solo era comprar el diseño sino también comprar el tiempo del artista y relacionarse con el proceso de creación, con la acción, esa era mi idea en Valoarte, pero aparentemente los asistentes no lo entendían o no les parecía atractiva la idea, la gente preguntaba mucho ¿cómo podían llevarse ese pedazo de pared?, al final nadie se animó o a nadie le gustó la idea jajaja.

 

 

Pasar de ver mi trabajo en un mupi publicitario a una pared de galería ha sido el resultado de mi proceso personal, de una serie de decisiones que me han hecho descubrir lo que me gusta hacer, me siento muy satisfecha de lograr pequeñas cosas todos los días, y no es que sea mejor una cosa que la otra, aquí lo que importa es ¿qué es lo que uno quiere? ¿qué le gusta?

 

En el 2016, Elizabeth participa por primera vez en Valoarte con el mural "Introspección" (primero de la izquierda)
 

 

 Te hemos visto dando charlas, siendo muy activa en comunicación comercial y en el circuito artístico. ¿Hacia dónde apunta tu futuro?

 

 

Bueno, no se nada del futuro, intento enfocarme más en el presente, lo que si sé es que quiero seguir creando y trabajando en lo que me gusta. Quiero aprender muchísimo de las personas que admiro, quiero seguir encontrando espacios para mis proyectos artísticos, encontrando aliados en el camino, aprovechar todas las oportunidades que se me presenten y agradecer todo lo que la vida me ofrece.

 

Elizabeth a participado como ilustradora en la producción del video "Yang" de la banda Maëva de la conocida cantautora nacional Mariana Echeverría.


 

Los invitamos a ver una muestra de obras de la artista Elizabeth Argüello en nuestra sección de Galería. Hacé clic en la imágen.


Si deseas conocer más sobre la artistas, visitá sus redes sociales:

Behnace
Instagram
Facebook

 

Hoy en agenda