Nueve claves para entender a Durero
28/02/2015

¿Sabe usted quién fue Durero? Le compartimos nueve datos importantes que permiten comprender la obra de este artista y empaparse de su contexto histórico y artístico de cara a la exposición que albergan los Museos del Banco Central

28/01/2015 3:40 PM
Verónica Jiménez Arguedas
vjimenez@redcultura.com

 

Setenta grabados del artista alemán Alberto Durerero llegaron a Costa Rica este mes. Los grabados forman parte de la colección Dal Bosco e incluye grabados realizados por el artista entre 1496 y 1522.


¿Sabe usted quién es Durero? Aquí le compartimos nueve aspectos importantes que permiten comprender la obra de Durero y empaparse de su contexto histórico y artístico. 


1. Su contribución a las matemáticas y a los estudios de la proporción


Alberto Durero no fue solamente un artista visual, sino que también dedicó mucho tiempo al tema de la representación de la perspectiva. Publicó dos grandes obras tituladas Los cuatro libros sobre medición. Instrucciones de medición con compás y regla y Los cuatro libros de la proporción humana en donde aborda el tema de la representación geométrica de las figuras y la posibilidad de cambiar las proporciones humanas. 


El cuadrado mágico de Durero es una de las pruebas de su habilidad matemática aplicada a las artes plásticas. Un cuadrado mágico es una tabla de números en donde la suma de sus números por columnas, filas y diagonal siempre da el mismo resultado, a lo que se le llama una “constante mágica”. Durero lo incorporó en su obra Melancolía I, donde su constante mágica es 34.

 

 

Además, Durero contribuyó a la teorización del dibujo  –junto a otros como Da Vinci y Alberti-  al construir el portillo de Durero, una máquina de dibujo que funcionaba con un hilo tenso que pasa por una polea fija con un plomo en un extremo y un puntero en el otro, para así señalar los puntos del objeto a dibujar. Durero también hizo grabados de otras máquinas del dibujo en el renacimiento.

 

2. Su aporte al grabado


La obra pictórica de Durero es escasa porque dependía de grandes mecenas que la financiacen. Sin embargo, el grabado se convirtió en una de sus especialidades pues el artista defendía al grabado como un arte independiente de la pintura.
Utilizó, sobre todo, las técnicas de xilografía, buril y punta seca y agua fuerte para crear sus estampas.

 


Son justamente parte de sus grabados los que han invadido los Museos del Banco Central en nuestro país. Si hay un maestro del grabado renacentista , es Durero y si hay una exposición imperdible es ésta.

 

 

3. Genio del Renacimiento, aunque no lo conozcamos tanto


Alberto Durero tuvo mucho reconocimiento en su época, pero no es uno de los primeros nombres que nos salta a la cabeza cuando pensamos en el Renacimiento, como si lo hacen Da Vinci, Miguel Ángel y Alberti.
Durero nació en la ciudad de Nüremberg, Alemania. Fue clave en el renacimiento alemán, en donde la tradición era de tipo medieval y conservadora. Por eso viajó a Italia para empaparse de la teorización y auge que se estaba viviendo allá y así regresar a su país para difundir las ideas humanistas del Renacimiento italiano, conservando el interés del norte por la observación empírica.  



4. Sus autorretratos


Bastante adelantado para su época, Durero inició una obsesión con su propia imagen a través de los autorretratos. Estos muestran la evolución de sus técnicas pictóricas y son prueba de la madurez que el mismo artista iba adquiriendo. 


Los ejemplos son muchos, desde que tenía apenas 13 años hasta que fue ya maduro. Uno de los rasgos interesantes es que en sus retratos finales, Durero se dio a sí mismo características de representación (por ejemplo, en el retrato de 1500) que artistas de la época le habían asignado a Cristo, como la posición, el pelo y la mirada.


5. Plagiado y copiado, hasta llegar a América


Durero llegó a ser tan famoso en los circuitos artísticos europeos, y fue tan exitosamente mercadeado, que empezó a sufrir de plagios y de copias de sus planchas y pinturas. Con el auge de la imprenta, muchos impresores hicieron estampas con los grabados del artista y las distribuyeron por toda Europa, sin previo consentimiento, claro está.


Aunque uno de los objetivos de Durero, era educar a los interesados en el arte a través de la masificación de sus obras, por mucho tiempo fue reproducido sin permiso y muchas de sus obras se falsificaron.

Fue tal la masificación de los grabados de Durero, que algunos historiadores del arte suponen que muchas de las estampas copiadas llegaron a América, en pleno auge del colonialismo y la “evangelización” violenta de los indígenas del continente.
“La misa de San Gregorio de Baltasar de Figueroa, perteneciente a la colección del Museo Iglesia Santa Clara de Bogotá, guarda estrecha relación con la estampa del mismo nombre de Alberto Durero, del año 1511, pero puede tratarse de una correspondencia indirecta, es decir que entre una y otra imagen haya una o varias pinturas intermediarias que causan la relación entre la estampa y la pintura”, explica la historiadora de arte colombiana Laura Vargas, en su artículo Los grabados de Alberto Durero y otras estampas europeas en el Nuevo Reino de Granada. 


6.  Artista, no artesano   

Durero irrumpió en las artes visuales reivindicando dos ideas transgresoras: uno, la figura del artista como tal y no como artesano y dos, la idea del grabado como un arte mayor y no como una vía para la pintura. “Es el primer artista que supera la barrera del artesano y se eleva a artista, intelectual”, señala la Dra. Rosa Perales Piqueres, curadora de la exhibición.  Por eso, Durero defendía la figura del artista como creador y no reproductor, y a través de sus tratados de la proporción y sus postulados sobre la estética buscaba estudiar la belleza como concepto abstracto y como representación gráfica. 


7.  Su anagrama El anagrama con el que Durero firmaba sus obras, reivindicaba esa idea del artista como creador único y original y le dio pie a la difusión de sus obras que tanto deseaba. El anagrama está compuesto por una A (Alberto) que contiene una D (Durero). Durero también trabajó la idea de las proporciones en la tipografía, sentando un precedente para la disciplina del diseño gráfico. 


8.  Sus obras fundamentales Aunque su obra fue vasta, tanto en pintura como en grabado y teoría, existen tres obras fundamentales que constituyen la esencia y resumen de su trabajo, aunque el mismo Durero nunca estuvo completamente conforme con sus creaciones. El caballero, la muerte y el diablo (1513), San Jerónimo en su gabinete (1514) y Melancolía I (1514) son las tres obras más conocidas y emblemáticas del artista. 


9.    El rinoceronte Como anécdota curiosa, Durero fue capaz de dibujar a un rinoceronte sin nunca haber visto un rinoceronte. ¿Cómo? En 1515, el papa León X recibió un exótico regalo del rey de Portugal –Manuel I-: un rinoceronte que venía de la India. El pobre animal murió pues el barco en el que lo transportaban naufragó, pero sobrevivieron algunos bocetos y un relato que un artista desconocido hizo. En las manos de Durero, estos materiales se convirtieron en uno de los grabados más famosos de la época, que aunque con muchas imprecisiones se considerón por mucho tiempo como una representación fiable de un rinoceronte. 


En la Casa del escribano don Juan de Vargas, inmueble histórico colonial en Colombia, existe un fresco con una representación de un rinoceronte muy similar a la de Durero, por lo que se cree que  la imagen del artista alemán sirviera de referencia para los artistas coloniales en América.

La exposición


La muestra está dividida en varias secciones: Primer Durero, donde se ven las primeras obras del artista; Su maestría técnica, con las obras que denotan la técnica de Durero; Tres obras memorables, con tres de las obras magistrales del artista; Clasicismo y encargos oficiales, con la obras que fueron hechas por encargo; y finaliza con Grandes series, que muestra varios conjuntos de obras importantes realizadas por Durero.


La muestra la ofrecen los Museos del Banco Central y tiene la curatoría de la Dra. Rosa Perales Piqueres, historiadora del arte española. 


El horario de los Museos del Banco Central es de lunes a viernes de 9:15 a.m. a 7 p.m. y sábados y domingos de 9:15 a.m. a 6 p.m. La entrada a la exposición tiene un costo de 3.500 colones. 


Más actividades


Sábado 7 de febrero, 10 a.m. a 12 m.d.: Taller La imagen múltiple, para niños de 6 a 12 años, para conocer el proceso de grabado.


Miércoles 18 de febrero, 6 p.m.: Charla Cristo como Dios-Sol: Durero y la reconquista de la Antigüedad, a cargo de Leonardo Santamaría Montero.


Martes 14 de abril, 6 p.m.: Conferencia El genio en lo racional e imaginativo de la ciencia y el arte: la Melancolía I de Durero, a cargo de Mauricio Oviedo.