Colección del INbio obliga al Museo Nacional a enfrentar desafíos
17/04/2015

El Museo Nacional pasó de resguardar una colección biológica de 350 000 ejemplares a una de casi 4 millones. ¿Qué significa esto para la institución?

Por Verónica Jiménez Arguedas
Fotografías del Museo Nacional de Costa Rica

vjimenez@redcultura.com

 

El Museo Nacional recolectó alrededor de 350 000 ejemplares de biodiversidad durante 128 años, mientras que el Instituto Nacional de Biodiversidad (INbio) recolectó unos 3 millones y medio de ejemplares en 25 años. Ahora ambas colecciones están juntas, en manos del Museo Nacional, institución que ahora tiene que aumentar su presupuesto y personal para poder dar mantenimiento a todo este acervo.

 

En marzo del 2013 las autoridades del INBio, Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) decidieron que, tras el cierre del INbio, las colecciones biológicas debían quedarse en manos del Estado. Por ser el Museo Nacional la entidad encargada -por ley- de proteger el patrimonio cultural y natural del país, debió asumir la administración de esta colección a partir de marzo del 2015.

 

Desde el 2014 el MCJ creó una comisión interinstitucional para el proceso de traspaso de las colecciones, la cual realizó una auditoría para revisar el estado de los ejemplares que recibirían.  Aún así, Cecilia Pineda, jefa del Departamento de Historia Natural, reconoce que “en realidad listos nunca podríamos haber estado, porque las condiciones del Museo Nacional son mínimas”.

 

Image and video hosting by TinyPic

 

El Museo deberá destinar este año 35 millones de colones a gastos operativos básicos: limpieza, vigilancia y servicios públicos.

 

Según datos del MCJ, para un adecuado resguardo de todas las colecciones biológicas del INbio, el Museo  deberá invertir 1.345 millones de colones entre el 2015 y el 2016 para equipo y operación y 96 millones de colones entre el 2015 y el 2017 para administración y divulgación de información de colecciones.

 

“El decreto que se publicó que da apoyo del Gobierno Central al Museo Nacional, menciona la posibilidad de exonerar al Museo Nacional de la restricción de creación de plazas, de la restricción del uso del superávit, y sobre eso estamos trabajando un presupuesto extraordinario de manera tal que algunos aspectos de operación como limpieza y seguridad en el edificio de Santo Domingo de Heredia se puedan suplir desde este año”, explicó Pineda.

 

A esto se suma otro reto. La colección del INbio no está categorizada por completo, ni tampoco está homologada con los sistemas de información que ya maneja el Museo Nacional en sus colecciones biológicas. Por eso el Museo ya ha solicitado la apertura de 8 plazas nuevas: 5 afines a biología y 3 a informática.

 

  Decreto Ejecutivo -Entrega de colecciones biológicas

 

Nuevo edificio en Pavas

 

Tres millones y medio de ejemplares no caben en la sede actual del Departamento de Historia Natural del Museo Nacional. Por eso, actualmente gran parte de las colecciones biológicas del museo se encuentran en un inmueble prestado por el Fitosanitario del Estado, ubicado en Santo Domingo de Heredia.

 

Sin embargo, esta solución es temporal, pues las condiciones de este edificio no son las óptimas para resguardar colecciones patrimoniales de este tipo.

 

Image and video hosting by TinyPic

 

“El ambiente para la conservación, allá en Santo Domingo, no está tan estable. Tenemos aires acondicionados muy viejos y las instalaciones tienen ciertas fallas. Por ejemplo el cielo raso está bien por dentro pero por fuera tiene entradas, entonces está propenso a plagas”, detalló Pineda.

 

El Museo Nacional de Costa Rica está planteando la construcción de un nuevo edificio donde se trasladarían todo el patrimonio natural, incluyendo lo que se encuentra en la sede central en San José.

 

El inmueble –de 6381 metros cuadrados- costaría unos 3 170 millones de colones. Pineda estima que esta construcción puede tomar entre 2 ó 3 años.

 

Sin embargo, el reloj corre para las colecciones de patrimonio natural. “Lo que pasa es que no hay ninguna garantía de que no haya deterioro [de la colección del INbio], esa colección ya estaba desde antes hacinada en ese espacio (…) entre menos tiempo esté expuesta a esas condiciones adversas es mejor. Es una colección muy valiosa igual que todas las colecciones que tiene el Museo Nacional, como para darnos el lujo de perderlas”, concluyó Pineda. 
 

Patrimonio natural

 

Un total de 353.279 especímenes de plantas, hongos, insectos, aves y mamíferos integran la colección actual del Museo Nacional. De ellos, 9 mil ejemplares son históricos, con más de 100 años de antigüedad.

 

Por su parte, la colección del INbio tiene 3.491.345 especímenes de plantas, hongos, líquenes, briófitos, insectos, arácnidos, miriápodos, láminas fijas, onicóforos, entre otros.