Alegoría, símbolo y libertad cultural Teatro Nacional de Costa Rica 120 años
02/11/2017

Durante 120 años el Teatro Nacional ha sido el testigo de todos los cambios de nuestra historia, y es, hoy por hoy, uno de los pocos edificios que se conservan prácticamente intactos, detenidos en el tiempo, en medio de una ciudad de San José que fue borrando aceleradamente su patrimonio arquitectónico.

¿Pero qué tanto conocemos de él? Su fachada casi icónica ha marcado el paisaje josefino durante décadas, muchos han recorrido sus pasillos y escalinatas, o se han sorprendido ante la decoración del Foyer o la belleza de su escenario.  Pero el Teatro Nacional no es algo que la mayoría de los costarricenses conozcan. Y excepto las giras de estudiantes de colegios y escuelas, lo que solemos encontrar son extranjeros recorriendo sus pasillos.

 

El Teatro desde su inauguración ha sido infinitamente fotografiado, por maestros como Harrison Nathaniel Rudd, Fernando Zamora o Manuel Gómez Miralles a principios del siglo XX quienes dejaron documentados detalles o eventos en sus placas, junto a los cientos de visitantes y turistas que pasan año con año por sus puertas. Basta digitar el nombre del Teatro Nacional en cualquier buscador de imágenes para encontrar prácticamente las mismas vistas, no hay mayor exploración. Todo se resume en cinco imágenes que se repiten una y otra vez: fachada, escaleras hacia el foyer, el foyer vista panorámica y escenario incluyendo lámpara.

 

Esta selección de imágenes que hoy se presenta en el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural; pertenece a un amplio trabajo de documentación y visibilización de lo que es el Teatro Nacional en su complejidad y belleza.

 

Durante dos meses la fotógrafa Adela Marín registró a través de su lente todos los espacios, tanto los de acceso al público como los privados, detalles del edificio, de los elementos decorativos, ornamentación, pinturas, tallas en piedra, madera, esculturas. Más de 4000 imágenes quedan como documentos invaluables de este exhaustivo trabajo. Así mismo su asistente Mariana Peralta la apoyó, y documentó su labor detrás de cámara.

 

Esta exposición, desde una aproximación didáctica, busca mostrar estas imágenes, acompañadas por las fotografías de su proceso de toma.

 

Para los que no conocen el Teatro Nacional, a través de las fotografías de Marín, se abre una ventana para interesarse y quizás, por primera vez, atreverse a cruzar el umbral de su puerta y dejarse llevar por parte de la historia.

 

M.A. Sussy Vargas Alvarado, 2017.­­

Texto de la curadora de la exposición de fotografías del Teatro Nacional de Costa Rica.

Hoy en agenda