Álvaro Madrigal: “el flamenco suena o no suena”
10/03/2017

Con motivo de la presentación “Tablaos de Lunares” que se realizará el próximo 18 y 19 de marzo, conversamos con el guitarrista flamenco Álvaro Madrigal sobre su trabajo como músico y su proyecto de cantarle flamenco a Costa Rica. 

María Fernanda Loría

floria@redcultura.com

 

Álvaro Madrigal dice que comenzó con la guitarra ya viejo (lo dice alguien que apenas está en los treinta) y se enamoró del flamenco casi sin querer, como las historias de amor modernas: por un video de Televisión Española. 

 

En medio de las carreras y los ensayos, sacamos un ratito para hablar de su próxima presentación “Tablaos de Lunares” en compañía de los españoles Cristina Soler (cantaora) y Antonio El Tabanco (bailaor) y que se realizará el próximo 18 y 19 de marzo en Casa de España.

 

Conversamos de todo un poco: sobre su constante aprendizaje como músico, sus proyectos y sobre todas las cosas que despierta y hace sentir el flamenco. 

 

¿Cómo empezaste en el flamenco?

 

Yo conocí el flamenco como por rebote, yo empecé a tocar guitarra viejo y en ese proceso de estar aprendiendo a tocar guitarra, conocí el flamenco por un vídeo de Televisión Española. Ya empecé a investigar un poco, me regalan un disco de Paco de Lucía, yo empiezo a sacar muchas cosas de Paco -que es uno de los grandes exponentes de la guitarra- entonces es ahí donde comienza la fiebre. Luego estudié guitarra en Sevilla y fui alumno del guitarrista Rafael Riqueni.

 

¿Cómo ves el panorama del flamenco en Costa Rica? 

 

El flamenco es patrimonio inmaterial de la humanidad, entonces es una cosa que está por todos los rincones por ser nombrado así. Costa Rica tiene una gran influencia porque nosotros somos de conquista y descendencia  española. 

 

En Costa Rica siempre ha habido flamenco desde hace mucho tiempo. Hace muchos años lo inició Orlando García, uno de los primeros guitarristas que intentó introducir lo que es el flamenco, eso en cuanto a la guitarra. Con el tiempo se desarrolla el flamenco en Costa Rica (...) siempre con más énfasis en el baile que es lo que más le gusta a la gente. 

 

Image and video hosting by TinyPic

 

¿Cómo estudiante y artista costarricense, supuso algún reto asimilar un estilo tan particular como el flamenco y que es ajeno al folklore costarricense?

 

El flamenco es muy complejo desde cualquier parte de la caja que usted quiera verlo. Para empezar, no es una corriente cultural que sea de nosotros y segundo estamos a unos 10 mil kilómetros separados por el mar, entonces todo lo que llega a Costa Rica de información del flamenco es muy por encima.

 

La parte más costosa del flamenco, es que como es tan vivencial y tan cotidiano para que a uno le suene la guitarra flamenca tiene que empaparse y vivenciar pues todas las cosas flamencas. 

 

Yo como estudiante la he visto fea porque hasta que fui allá entendí una cierta cantidad de cosas que aquí no las hubiese entendido y que todavía me cuesta entenderlas y que por eso estoy tratando de ir a España. 

 

Siempre lo que uno lleva dentro se nota en el instrumento y en cualquier arte, entonces ahorita en el proceso de flamenco en el que estoy yo quiero que suene muy flamenco. A mí me tiene que sonar flamenco, porque el flamenco suena o no suena.

 

Ahora, hay cosas que uno mete en la guitarra que salen tal vez por inconsciencia que van agarrando otro olor y otro color, entonces tal vez la esencia latina y la esencia costarricense si se nota en muchas cosas porque yo adoro la música costarricense. 

 

Yo creo que uno siempre tiene una esencia por lo que uno es pero ahorita mi lucha es que aquí en Centroamérica vaya marcando un paso de lo que puede ser la guitarra flamenca. (...)  Lo que yo quiero ahorita es que acá la gente en Costa Rica entienda que es lo que pasa con el flamenco. 

 

Image and video hosting by TinyPic

 

¿Por qué cantarle flamenco a los costarricenses?

 

Creo que la línea genética no nos engaña y al tico y al humano les gusta el flamenco. Como es tan vivencial, aunque usted empiece a escuchar y diga qué son esos gritos tan raros que están pegando, le pone un poquito de atención a ese cante y algo le toca porque es el día, la noche, la mañana y el diario vivir de todo el mundo, porque ese es el flamenco, un estilo de vida (...). Yo que soy un aficionado y un amante del flamenco, siento que esa cultura le hace bien a Costa Rica, le hace bien a cualquier tipo de cultura.

 

A los ticos hay que darles lo que quieren y educarlos a la vez. Para los conciertos que yo hago, preparo un repertorio en el que le digamos a la gente: esto es lo que a usted le gusta pero aquí viene la parte que realmente tienen que escuchar. Hacerle flamenco al costarricense es darle un poquito de lo que le gusta pero enseñarle lo que es el flamenco de verdad y que al final de cuentas, siempre le va a llamar la atención. 

 

Después de tantas presentaciones y conciertos de flamenco, ¿cómo ves al público nacional?

 

Aquí hay mucha afición al flamenco, parece mentira pero cuando vienen los flamencos grandes como Farruquito al Teatro Nacional, se queda gente por fuera y hacen dos fechas y se venden las entradas (...) siempre que yo he hecho conciertos en Casa de España, cuando hacemos buena difusión se llena y hasta se queda gente por fuera, porque al tico le gusta el flamenco -al que le gusta- y al que no le gusta y va y ve la propuesta cultural por lo menos se lleva un buen concierto. 

 

¿Qué hace falta por hacer en el flamenco acá en Costa Rica?

 

Aquí falta constancia en la afición del flamenco, un punto fijo en el que la gente pueda ir a ver flamenco siempre que quiera. Yo siento que eso va ir generando camino y aunque no sean las mismas personas, siempre va a haber una propuesta diferente (...) yo siento que la difusión no es muy abierta, sino que es una difusión muy de mercados individuales y no se le ha dado el impulso cultural que debería (...)

 

¿Cómo ha sido tu experiencia con Cristina Soler y Antonio El Tabanco?

Cristina y Antonio son dos profesionales muy, muy buenos, muy flamencos porque ellos viven el flamenco a piel, a punta de vena. Cristina respeta mucho el flamenco en su tradición como es, entonces tras de que tiene un muy buen instrumento que es su voz, también es una mujer muy aplicada en sus cuestiones de flamenco, entonces es una bomba, eso es el éxito rotundo.  Y Antonio pasa lo mismo, es un excelente profesional, yo creo que se van a llevar una muy buena impresión de él, porque es muy flamenco cuando baila. 

 

¿Qué pueden esperar de Tablaos de Lunares?

 

Van a ver flamenco puro y duro (...) la esencia flamenca y del tablao como tal es lo que podrán ver el fin de semana. Eso que van a ver que va a ver ahí es la sepa, la raíz bien puesta al suelo de lo que puede ser el flamenco.

 

Image and video hosting by TinyPic

 

 

Dos flamencos muy flamencos

 

Cristina Soler 

 

Originaria de Huelva, es parte de una familia con una gran tradición cantaora. Con apenas doce años se inicia en el arte del cante flamenco. Desde entonces ha participado en numerosos festivales de flamenco como el Festival Flamenco de Ceuta, el Festival Flamenco de Priego de Córdoba y el Festival Flamenco de Juan Talega. 

 

Han participado en espectáculos de gran renombre como son "Guajiro" del bailaor José Galván, "El Indiano" del gaditano David Morales y "Compás a dos" de Juan Polvillo y Pilar Ortega.

 

 

 

 

 

 

 

Antonio el Tabanco

 

El Tabanco es originario de Jaén (Andalucía), comenzó sus estudios de baile a los 7 años de edad. Formó su propia compañía de baile con la que recorrió toda la región andaluz. En el 2008 presenta su obra "La luz con el tiempo dentro", inspirada en la vida y obra del poeta andaluz Juan Ramón Jimenéz . Ha impartido lecciones en Japón y relizado presentaciones en Fukuoka, Saga y Tokio. 

 

 

 

 

¡No se lo pierda!

 

El próximo 18 y 19 de marzo se realizará la presentación de flamenco "Tablaos de Lunares", a cargo del guitarrista costarricense Álvaro Madrigal juntos con los artistas andaluces Cristina Soler y Antonio El Tabanco. Más detalles en nuestra sección de agenda.