Carmen Lucía Alvarado: “Todos los poetas quisieron ser astronautas”
06/10/2016

En la celebración del XV Festival Internacional de Poesía Costa Rica 2016, nos fuimos a San Ramón para compartir con la poeta guatemalteca Carmen Lucía Alvarado en la presentación de su libro “Poetas Astronautas”. Acá le contamos los detalles.

María Fernanda Loría

floria@redcultura.com

 

El pasado viernes 30 de octubre se inauguró el XV Festival Internacional de Poesía Costa Rica 2016 que celebra los versos de autores de diferentes partes del mundo.

 

Una de las sedes de este festival fue San Ramón, conocido popularmente como “tierra de poetas” y que acogió a la poeta guatemalteca Carmen Lucía Alvarado, quien presentó su libro “Poetas Astronautas” en el Centro Cultural e Histórico José Figueres Ferrer.

 

 

El sueño de ser astronauta

 

Mis primeros pasos como periodista los di en San Ramón y nunca se me va a olvidar cuando me sentaba en el parque a leer mientras esperaba a que empezara alguna presentación o me recibieran en la municipalidad. Cuando uno viaja en bus, suele llegar muy temprano o con el tiempo justo.

 

Para mí San Ramón es un lugar peculiar, es una pequeña ciudad en la que se puede encontrar casi cualquier cosa: historia, paisajes, música, cultura, literatura...

 

Me fui para “Moncho”, en bus como el primer día. Llegué a la presentación justo a tiempo, éramos pocos en la sala pero estaba segura que eso no iba a impedir que al final se armara una buena conversación. Así funcionan las cosas por acá.

 

El tema era el libro “Poetas Astronautas”, que parte de la premisa de que “todos los poetas quisieron ser astronautas” y que con ese sueño nacen la curiosidad, las preguntas, la incertidumbre y la inquietud que terminan convirtiéndose en la materia prima para la poesía.  

 


El libro aborda la exploración del universo como algo misterioso, el de descubrimiento, la relación del creador con su creación, la imaginación y el miedo. Como lo detalla la autora: un astronauta despega de la Tierra para adentrarse en lo desconocido, así como el poeta despega de la ralidad para adentrarse en lo que no sabe.

 

“En realidad yo desde pequeñita tenía como una obsesión con el universo y los astronautas y todo esto, pero en realidad fue durante el proceso de mi primer libro  en la que de pronto apareció ese poema. Mi primer libro se llama Imagen y Semejanza y se llama así porque es un diálogo entre Dios y sus seres creados, diálogo por no decir discusión y en realidad la cosas del universo comienzan a parecer ahí (…) más que una decisión fue como voluntad propia de la escritura que me llevó por ese camino, yo estaba escribiendo ese libro  cuando aparece: todos los poetas quisieron ser astronautas primero”, detalla Carmen.

 

 

En “Poetas Astronautas”, Carmen dejó plasmado sus cuestiones más personales en sus versos en donde se ve reflejada la relación que lleva con la poesía y el propio proceso de escritura.

 

“Afortunadamente lo que he encontrado es más preguntas que respuestas, me ha hecho pensar mucho, entendí que no hay que encontrar soluciones sino continuar derecho”, agrega.

 

Luego de dos libros y muchas preguntas, actualmente la autora se encuentra escribiendo su próximo libro “Pangea Muerta” que según lo describe la autora se trata de un diálogo con la muerte.

 

Stephen Hawking, Albert Einstein, Pink Floyd y Portishead

 

La construcción de "Poetas Astronautas" cuenta con las más diversas referencias; en la parte poética destacan autores como Severo Sarduy, Luz Méndez de la Vega, Hector Hernández Montecinos y Luis Cardoza y Aragón; en la parte del lenguaje textos científicos de Albert Einstein e Isaac Newton y principalmente el libro "Breve historia del Tiempo" de Stephen Hawking.

 

Para la autora, más allá de comprender términos técnicos y teorías complejas, lo realmente valioso ha sido el cuestionamiento que está explícito en la ciencia y en la poesía, además de la búsqueda de respuestas que se emprende desde el ámbito cientifíco y que para ella se traduce en más poesía.

 

"Este proceso de búsqueda me llevó a leer estas cosas, a profundizar en las leyes de la física, en la historia del tiempo y la verdad es que yo lo hacía como una herramienta y de ahí voy a encontrar cosas que seguramente de alguna forma me va ayudar en este proceso pero en realidad cuando uno no tiene idea de toda esta parte de la ciencia, uno se da cuenta que lejos de no entender nada, todo tiene que ver: ¿por qué? porque la pregunta es la que abre el poema y la pregunta es la que abre la ciencia. Entonces yo antes de decirles que sé mucho de ciencia, yo no sé un carajo de ciencia, pero me conmueve la búsqueda de estas personas, me conmueve como la ciencia nos ha dado toda una posibilidad para entendernos como especie y entonces finalmente todo esto que yo esperaba como encontrar todos estos recursos, en realidad solo me encontré con más poesía", declara.

 

 

Es así como la ciencia y la poesía, dos "mundos" tan opuestos, convergen para crear nuevos planetas, realidad y emociones, musicalizadas por Pink Floyd, Portishead, Radiohead y David Bowie, que también han aportado al proceso creativo de la poeta.

 

"Yo escuchaba Pink Floyd porque me parece que esa música es como una especie de túnel y una especie de salida, no sé creo que la siento muy cercana", detalló.

 

Me hubiera gusta seguir conversando con Carmen sobre literatura y bandas de rock (sobre todo de esto último) pero era tarde y no podía perder el último bus para regresar y madrugar para escribir esta crónica sobre poetas y astronautas. 

 

__________________________________________________________________________

Despegar y dejar a los cuerpos como faros de luz

 

para tener una referencia de regreso
mientras se alejan en el mar nocturno del no
dejar a los cuerpos como mera señal de retorno
mientras viajan
con la palabra lejos entre la boca
con la palabra lejos entre los dedos
con la palabra lejos impregnada en el cuerpo
y que los convierte en seres fluorescentes

los iluminados en la lejanía
se reconocen como estrellas fugaces
entes que llevan las palabras colgadas
como talismanes
sí, los poetas astronautas son esos
que no ven nada con los globos oculares
porque cuando parten
los ojos están en el pecho
y son millones
y en las plantas de los pies
marcando el paso de lo que ven con la nostalgia

deben llegar hasta un lugar
en el que se hayan bebido toda la soledad
para que se fermente
dentro de los cuerpos fluorescentes
y se convierta en otras formas de nombrar
como palabras reproduciéndose
hasta el infinito
y cuando esto ya no quepa
adentro de los míseros cuerpos fluorescentes
que caen como un trozo de estrella
sobre el mar oscuro del no
abren los globos oculares
y ven con dirección al cuerpo
el que se quedó como un faro
anclado en tierra
reclamándolos como mortales
y deben retornar
con la palabra lejos entre la boca
con la palabra lejos
como agua que se escapa de las manos

__________________________________________________________________________

Más poesía para Centroamérica

 

Una de las reflexiones que surgió en la conversación con Carmen Lucía Alvarado, fue la necesidad de crear y fomentar más espacios para la promoción de la literatura y la poesía, sobre todo en la región centroamericana, principalmente por la violencia, la desigualdad, injusticia y olvido institucional que ha sufrido y sigue sufriendo.

 

"No solo es importante, sino también es vital para estas regiones que primero son invisibles para el resto del mundo y segundo dolorosas a lo interno, dificiles. Mi país yo creo que a diferencia de Costa Rica, a pesar de que estamos en la misma región, su historia ha sido sangrienta, dolorosa, injusta y hasta la fecha. Entonces es una forma de redimirse, que países tan rudos como Honduras, El Salvador, Guatemala no dejen de tener estos espacios, es inevitable y es vital", concluye.