Niños y niñas migrantes son protagonistas de libro de cuentos
09/08/2016

“Caminos de luces y sombras: Historias de niñas, niños y adolescentes migrantes” es un libro de cuentos que recopila e ilustra 16 testimonios migrantes de la región mesoamericana, presentado recientemente por la Organización Internacional para las Migraciones.

María Fernanda Loría

floria@redcultura.com

 

Ilustraciones: Casa Garabato. Ruth Angulo y Jeannina Carranza

 

“Lo peor es cuando en medio de toda aquella pesadilla se te aparece “la Bestia”. ¿Por algo le llaman así, no? Pero hasta que no lo vives no lo crees”. Lucas, 17 años.

 

Lucas podría ser un adolescente cualquiera, de los que van al colegio y en las tardes sale a divertirse con sus amigos, con sueños y metas por cumplir.

 

Pero Lucas es uno de los miles de niños y adolescentes a los que la pobreza, la falta de oportunidades y la violencia que se vive en sus países, ha obligado crecer a la fuerza y buscar una mejor vida mejor…más allá de la frontera, en el norte.

 

Image and video hosting by TinyPic

"La bestia" es un tren parte de un red de trenes de mercancías que los migrantes utilizan  para cruzar más rápido México en su camino hacia los Estados Unidos.

 

Lucas, Alicia, Nahil y Mónica, son parte de los nombres protagonistas de los 16 relatos de “Caminos de luces y sombras: Historias de niñas, niños y adolescentes migrantes”, un libro de cuentos ilustrados, presentado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que aborda el tema de la niñez migrante en Centroamérica y México, basado en testimonios reales.

 

La idea es usar el arte para dar un nombre y un rostro a todos esos casos de niños y adolescentes que deciden migrar para sensibilizar, informar sobre las dimensiones de este fenómeno y también crear conciencia tanto en los funcionarios de instituciones como en la sociedad civil.   

 

Esta iniciativa es parte de las acciones del Programa Mesoamérica "Fortaleciendo las capacidades de Protección y Asistencia de Migrantes en Situación de Vulnerabilidad" que es implementado por la OIM en coordinación con la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

 

De acuerdo con  Roeland de Wilde, Jefe de Misión OIM, esta publicación es parte de los esfuerzos que realiza dicha organización por la defensa  de los derechos humanos de la población migrante, especialmente aquello grupos vulnerables como lo es la niñez migrantes.

 

“Más que las cifras, las artes, los relatos y las ilustraciones nos hacen sentir la tragedia, la fuerza de los sobrevivientes, nos hacen entender mejor la realidad terrible que lidian estos niños migrantes, la cual les marca la vida de manera profunda, a la vez que marca la cultura de este contingente”, detalló.

 

La tarea de convertir los testimonios de niños en cuentos a cargo de las autoras Ani Brenes, Laura Delgado Tenorio y Daniela Alvarez Keller  y contó con las ilustraciones de Ruth Angulo Cruz y Jeannina Carranza Castro, artistas de Casa Garabato.

 

Seleccionaron el género de cuento para ilustrar estos casos reales pues se trata de un género muy cercano y relacionado a la niñez, que busca dejar una lección a pequeños y grandes.

 

Image and video hosting by TinyPic

"Sin importar mi dolor, me agarraron y me llevaron con ellos, yo caminaba como un robot para que las espinas no se me metieran más. Lo más triste fue ver como me trataban". Nahil, 17 años

 

 

La vicepresidente de la República, Ana Helena Chacón, hizo un llamado de empatía y  solidaridad ante la realidad que enfrentan los niños migrantes quienes, explica, viven un doble drama.

 

Primero en sus países de origen que deciden dejar en busca de mejores condiciones de vida  y segundo, los peligros a los que se exponen al intentar cruzar las fronteras: violencia sexual, trata de migrantes, secuestros e incluso la muerte.

 

“Debemos tener nuestro sentido de humanidad y comprender que el sufrimiento del otro debe ser el nuestro, generar empatía y solidaridad, sentir comprensión por los dolores ajenos para un costarricense que tiene más de 150 años de democracia y que no sabe lo que es dejar atrás su tierra por razones de persecución y salvar su vida, dejar el hogar, el desarraigo que esto provoca (…) cuando esto se trata de personas menores de edad se convierte en algo tremendamente violento en la vida de los seres humanos, simple y sencillamente hay un halo de luz, piensan que hay un futuro mejor en algún lugar y que sus voces quizás sean escuchadas a través de este libro (…) estas situaciones no son ciencia ficción, este libro no es una novela, este libro son realidades nefastas”.  

 

Image and video hosting by TinyPic

"Eso me dolió tanto, yo necesitaba que me protegieran ¿Por qué no entendían que yo no quería que me abusaran". Ana, 14 años

 

 

Para la escritora Ani Brenes, la experiencia de plasmar los relatos de estos niños y jóvenes, estuvo llena de contrastes y emociones encontradas pues no pudo evitar sentirse conmovida por las experiencias tan fuertes que sin embargo trató con total objetividad y empatía.  

 

“Tenés que pedir y sacar de no sé dónde una fortaleza para no involucrarte y ser muy objetivo e incluso no juzgar que es lo que más nos cuesta a los seres humanos, por qué esos niños están en esa situación, comenzar a limpiar todos los prejuicios, todas las creencias que hemos tenido y soltar y trabajar de una forma más objetiva. Es una experiencia enriquecedora las 100% y si logramos apoyar en algo, pues bendito sea Dios”, agregó.  

 

Image and video hosting by TinyPic

"Yo salí de mi pueblo porque el hombre que me lastimó vive cerca y me sigue amenazando. Ahora sí espero cruzar todas las fronteras que hay en el camino, llegar donde mi papá y volver a estudiar". Alicia, 16

 

 

La ilustradora Ruth Angulo, pronunció unas emotivas palabras, cargadas de reflexión que invitan a dibujarles a estos niños un mundo mejor, que no los lastime ni los obligue a huir.    

“Los niños que caminan llevan consigo otras necesidades, la fe de la caricia de una madre a la que solo conocen por teléfono, la seguridad de los brazos de un abuelo que los espera tres países más arriba, son niños que fueron empujados por la negligencia de sus padres, por el abandono de sus gobiernos. Pequeños en búsqueda de felicidad incierta que como un espejismo los hace rebasar el desierto, comidos por coyotes y picados por serpientes, transformados cada vez más en monstruos de hambre de justicia, de una que no encuentran, nacidos en un mundo que no merecen, que los ha decepcionado, un mundo que hemos construido los aquí presentes, que no les ofrece muchas soluciones (…) ¿cómo dibujarles una esperanza a cientos de niños urgentes, a estos escapistas magos de la desaparición?”.

 

El libro se podrá descargar a partir del próximo 17 de agosto del sitio web: www.programamesoamerica.iom.int

 

Image and video hosting by TinyPic

"Si pudiera arreglar el mundo -mi mundo- buscaría una familia que me quisiera para vivir con ella, donde encontraría cariño y apoyo. Me gustaría tener un trabajo, así tendría dinero para mis cosas." Sergio, 16 años.

El drama de la niñez migrante

 

Los niños y adolescentes migrantes -especialmente los que viajan solo-se ven expuestos a situaciones de extrema vulnerabilidad, como la violencia sexual, secuetros extorsivo, reclutamiento forzado a grupos armados o pandillas, trabajo infantil y explotación laboral, trata de personas, tráfico ilegal de migrantes e incluso la muerte.

 

Solo durante el 2015, la OIM asistió a 7000 personas víctimas de trata, de las cuales el 13% eran personas menores de edad.

 

"Caminos de Luces y Sombras" es una iniciativa que nace gracias a la alianza interinstitucional en toda la región en la que participaron: la Secretaría de Binestar Social de la Presidencia de Guatemala, el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia, Casa Alianza de Honduras, la Casa del Migrante en Tecún Umán (Guatemala) y Sin Fronteras IAP (México).

Hoy en agenda