Miguel Mejía, protagonista de West Side Story: "Quiero que la gente salga cantando la canción de Tony"
19/03/2015

Miguel Mejía interpreta a Tony en West Side Story y se enfrenta al reto de asumir la actuación y la danza desde su formación como cantante.

Verónica Jiménez Arguedas

vjimenez@redcultura.com

 

Tony es un tipo rudo, un estereotipo masculino hecho personaje en West Side Story. Miguel es un hombre más bien tímido, dulce y soñador.

 

Son dos hombres diferentes que en el escenario se convertirán en uno solo.

 

Miguel Mejías es el protagonista de West Side Story, musical que iniciará sus funciones en mayo de este año.

 

Éll es cantante de formación y forma parte del coro Laus Deo. Estudia canto en la Universidad de Costa Rica y se ha desempeñado en el canto lírico y en el canto popular.

 

 

No es actor y tampoco es bailarín. Su reto, ahora, es mezclar todas estas disciplinas y conseguir que Tony sea un personaje memorable.

 

En entrevista, nos cuenta los desafíos que representa este musical.

 

¿Por qué te interesó el proyecto?

 

Me pareció interesante, porque yo empecé a estudiar canto hace bastantes años, siempre estudié canto popular. Hace unos cuatro años tomé la decisión de hacer un recital y ahí canté la canción de Tony y María y desde ahí me la sé. Investigué un poco sobre el rmusicall y me encantó. El personaje siempre me ha gustado mucho, pero nunca había tenido oportunidad de participar en musicales. Cuando vi que habían audiciones creo que fui de los primeros que envió todo, lo envié a las 2 a.m. Siento que tenía que hacerlo.

 

¿Tu formación ha sido solamente musical o has tenido preparación escénica?

 

No, solo musical, como cantante específicamente. He participado en algunas puestas en escena pero siempre como cantante. Me encanta la idea y el reto me lo lancé a mí mismo y aquí estoy demostrando.

 

¿Cómo ha sido adaptarte a la actuación y a protagonizar?

 

Es difícil, han sido semanas bastante rudas. Desde el inicio quise mentalizarme de que podía hacerlo, entonces me he venido preparando psicológicamente y físicamente. El proceso actoral es muy diferente a un proceso de canto porque a final de cuentas te dan un guion pero tenés que hacerlo tuyo. Es un  proceso mental de ir incorporando algo más en uno, pero la verdad es que es súper emocionante.

 

¿Pensaste que ibas a quedar en el elenco final?

 

Siempre estuve a la espera de quedar. Di lo mejor de mí en las actuaciones pero yo sabía que había muchos peros porque fue un excelente grupo. De hecho yo fui la última persona que me enteré, le avisaron todo el elenco y no me dijeron a mí. Claro cuando me di cuenta no sabía como reaccionar, si gritar o brincar o qué hacer. Después de no estar en la primera lista pensé que ya no iba a estar.

 

¿Cuál es el principal reto de representar a Tony?

 

Tony representa la masculinidad, es bastante estereotipado en varios aspectos: que soy el hombre rudo, macho, que no me importa pelearme, no me importa agarrarme. Yo no soy así (se ríe). Creo que encontrar ese otro aspecto en uno es interesante. Son características interesantes, entonces me he tomado el tiempo de analizar personas que sí tienen esas características y observarlas. Tony es muy soñador y eso sí lo tengo yo, y ahí calzamos. Tenemos un sueño y queremos lograrlo como sea.

 

¿Pensaste alguna vez involucrarte en teatro musical?

 

Lo soñé, pero no. Cosas que uno dice “que chiva, me gustaría”, pero no lo ve cercano. Visualicé mi carrera haciendo cosas, pero no lo vi tan cercano.

 

¿Cuál es tu mayor expectativa ante el estreno?

 

Yo quiero que se lleven un Tony tico, pero que tenga todas las características que los compositores y creadores querían. Mi mayor reto es la evolución del personaje, porque pasa por tantas etapas en tan poco tiempo… Quiero que la gente salga cantando la canción de Tony. Creo que el montaje va a ser espectacular, lo es desde ya.

 

 

Que el elenco sea todo costarricense me parece excelente, porque pasa mucho que traen a los protagonistas de otros países y los nacionales no podemos soñar con ese papel protagónico. Esto hace que los sueños de todas las personas sean metas y no solo sueños.

 

Fotografía: Stephanie Damron