María Mercedes Coroy, actriz de Ixcanul: “Siempre he defendido lo que es mío”
13/05/2016

María Mercedes Coroy es una joven maya, protagonista de la galardonada película "Ixcanul",  que ha encontrado en la actuación una forma de llevar un mensaje de justicia y equidad para los pueblos indígenas. Con ella conversamos en entrevista.

María Fernanda Loría

floria@redcultura.com

 

 

El pasado 5 de mayo fue el estreno en Costa Rica de la película guatemalteca "Ixcanul" (2015) que se ha convertido en el largometraje centroamericano más premiado de la historia.

 

Esta película es un retrato fiel de problemas sociales como la desigualdad, el machismo, el tráfico de personas, el racismo y la discriminación, que sufren especialmente las poblaciones indígenas en Centroamérica.

 

En el marco de la proyección de "Ixcanul" en cines costarricenses -gracias a la distribuidora Pacífica Grey- , conversamos con María Mercedes Coroy, la protagonista de esta película, por la que recibió el premio a mejor actriz internacional del Festival de Cine de Montreal, Canadá.

 

Las dos Marías

 

María Mercedes tiene 21 años. Todos los ha vivido en el pueblo de Santa María de Jesús, a 10 kilómetros de Antigua Guatemala y ubicado a las faldas del Volcán de Agua o Hunaphú, como lo llaman los mayas. Cuando está fuera de cámaras ayuda a su mamá con un mercado de frutas y a cuidar a sus seis hermanos pequeños.

 

Según explica, la vida en Santa María es muy diferente a la del pueblo de la película, en donde las mujeres son oprimidas. Por el contrario, cuenta que ha tenido el privilegio de contar con el apoyo de sus padres y ha gozado de total libertad para tomar sus propias decisiones, pero sabe que en muchas comunidades no ocurre lo mismo.

 

Dentro de sus metas está combinar la carrera de actuación con la de comunicación, por lo que se está preparando para entrar a la universidad.

 

Image and video hosting by TinyPic

Foto cortesía de Pacífica Grey

 

Su amor por la actuación viene desde pequeña, ha participado en obras de teatro como parte de la Pastoral Indígena a la que pertenece. Esto le ha permitido viajar dentro de su país presentando obras que combinan el teatro con las tradiciones indígenas y que buscan llevar un mensaje de justicia e igualdad para estos pueblos.

 

“Desde muy niña he hecho teatro, he hablado de temas como equidad, racismo, de machismo, siempre he tratado estos temas, siempre he defendido lo que es mío, mi patria y me siento satisfecha de hacerlo”, comenta.

 

Las dos Marías son muy distintas, la de la vida real es más extrovertida, viaja, conoce y habla con otras personas, mientras que la María de la película es tímida y sumisa.

 

 

Cuestión de coincidencias

 

Su experiencia en el cine la define como "agradable, muy diferente", mucho más grande que trabajar en el teatro y reitera que se siente satisfecha con su trabajo.

 

Por coincidencia se enteró del casting y se encontró con el director Jayro Bustamante, quien no encontraba una protagonista para su película.

 

Sin nada que perder, llenó el formulario con sus datos personalesy a la semana siguiente, una llamada le confirmó que el papel de una joven maya de 17 años llamada María era suyo.

 

El director escogió a María Mercedes por sus ojos y por su mirada fuerte y expresiva.

 

Image and video hosting by TinyPic

Foto cortesía de Pacífica Grey

 

Así, vendría su primer reto como actriz: vencer el temor a la desnudez, para lo que contó con el apoyo del director, quien confiaba en la capacidad de María.

 

“Podría hablar de dos escenas difíciles para mí. La primera escena detrás de la cantina, nunca me había desnudado ni frente a mi madre y eso que somos mujeres, fue un poquito difícil para mí. Y la otra, fue en la escena última, en la escena de la serpiente (…) pero me dije, es la última qué gano con no hacerla, entonces le dije a Jayro 'lo voy hacer', fue muy loco”, relata.

 

El trabajo con el resto del equipo fue igualmente “agradable”, como nos dijo una y otra vez a lo largo de esta entrevista. A su vez, fue la oportunidad para empaparse de otras culturas, al trabajar con personas de otros países como Francia, Noruega y Japón.

 

"Ixcanul" está narrada en cakchiquel o kakchikel, lengua que forma parte de la lingüística maya y es hablado por casi medio millón de habitantes en Guatemala. María -quien es bilingüe- trabajó junto con los intérpretes y guionistas para reforzar las traducciones, en un proceso de realimentación como ella misma lo explica.

 

Para María, la película ha sido una experiencia que la ha llevado a diferentes partes del mundo y le ha permitido darle un rostro al día a día de los indígenas, tarea que se ha visto recompensada con agradecimientos por parte de su pueblo.

 

 

Image and video hosting by TinyPic

Material promocional Ixcanul

 

La realidad que supera a la ficción

 

María Mercedes ha sido testigo de la dura realidad que vive su pueblo y su país, que no es muy lejana a la que se vive en el resto de la región.

 

Coincide en que existen dos caras de la moneda: una en la que se muestra a los pueblos indígenas de una forma idealizada pero que no siempre responde a la verdadera situación que enfrentan que es la pobreza extrema, falta de acceso a servicios básicos, discriminación y que es fielmente retratada en "Ixcanul".

 

Image and video hosting by TinyPic

Material promocional "Ixcanul"

 

La pobreza golpea con fuerza a los campesinos e indígenas y para María el problema radica en la devaluación que los empresarios y las mismas autoridades hacen del trabajo y de la producción de estas poblaciones, lo que la encarece y la hace poco rentable.

 

Uno de los principales obstáculos que tienen que enfrentar los indígenas, en un país en donde irónicamente son mayoría, es el idioma. En Guatemala se hablan cerca de 20 idiomas maya.

 

Como lo explica María Mercedes, no existe la voluntad de los ladinos (personas no indígenas) de involucrarse más con sus raíces y eso limita su acceso a servicios básicos como la atención médica, a pesar de los avances en alfabetización que se han visto en los últimos años.

 

“Hay muchos choques en Guatemala porque los ladinos no se interesan por aprender un idioma, no tienen esa ansiedad de querer aprender un idioma materno y a la vez obligan a los indígenas a aprender español (…) los indígenas se esfuerzan en aprender algo que no es de su cultura, que no es de sus raíces y los ladinos no se interesan por aprender estos idiomas”, explica.

 

 

Image and video hosting by TinyPic

Material promocional Ixcanul

 

El machismo es una problemática que la misma María Mercedes trabaja por erradicar, es un mal que afecta a muchas mujeres que son limitadas por su simple condición de ser mujeres, que son mentalizadas desde pequeñas para negarse una mejor educación, trabajo e incluso conocer la vida fuera de sus hogares.

 

“El machismo es un tema que venimos combatiendo desde hace años, porque todavía existe, yo creo que no solo en Guatemala, la mentalidad de muchos que dicen no tienes derecho a estudiar o buscar un trabajo por tu propia cuenta porque eres mujer (…) en realidad no debería ser esto, deberíamos ser equitativos, hombre y mujer tienen los mismos valores, derechos y deberes dentro de la sociedad".

 

Uno de los temas más fuertes de la película es el tráfico de niños y recién nacidos como parte del negocio de adopciones ilegales que tuvo su auge en Guatemala en la década de 1990 y que contó, en muchos casos, con la complicidad de las autoridades y de profesionales de centros médicos como doctores y parteras.

 

Las familias indígenas son doblemente vulnerables, ya que al no hablar el idioma español son propensos a firmar documentos que desconocen por completo y caen en la trampa de los delincuentes. Además, suelen pasar de ser víctimas a sospechosos de abandono infantil por lo que propicia la impunidad, tal y como sucede en Ixcanul. “Después de grabar esta escena del hospital, tres meses después capturaron una banda de roba niños en Guatemala, lastimosamente aún existe el tráfico de personas (…) recuerdo hace como un año me enteré de una mujer que fue a dar a luz al hospital y le intercambiaron al bebé, le dieron uno que estaba enfermito y al regresar a su casa el bebé murió, esto sigue pasando por unos cuantos quetzales”, relata .

 

Image and video hosting by TinyPic

Material promocional Ixcanul

 

María Mercedes es consciente de su papel como mujer maya y como actriz, tiene muy claro su lucha por defender lo suyo, sus tradiciones, su tierra, su familia y su gente.

 

“Para mí es todo desde el matrimonio forzado, desde el tráfico de personas, la equidad de género, el choque de culturas, estos problemas son muy relevantes para mí y muy importantes de resaltar porque básicamente vivimos en una Guatemala multiétnica, entonces yo sobretodo defiendo lo que es mío, mi patria indígena y siempre quiero resaltar que los indígenas tenemos los mismos derechos y que nadie puede ser más ni ser menos.”

 

 

¡Vaya a verla!


"Ixcanul" continúa en cartelera durante al menos una semana más. Más información sobre la película y sus tandas en nuestra sección de agenda.

Hoy en agenda