Marielos Fonseca, directora del TPMS: “Todo lo que genere reflexión en el artista es ganancia”
09/10/2015

Se acerca el Encuentro Nacional de Teatro, por lo que lo tomamos como excusa para conversar con la directora del Teatro Popular Melico Salazar sobre el estado del teatro y los proyectos para el sector independiente.

Verónica Jiménez Arguedas

vjimenez@redcultura.com

@veroja27

 

Este año el Teatro Popular Melico Salazar nos ha puesto a reflexionar sobre la danza, sobre el teatro infantil y sobre la formación de nuevos públicos.

 

Ahora, le llegó la hora al teatro pues el Encuentro Nacional de Teatro iniciará el próximo martes 13 de octubre con una oferta de obras teatrales, conversatorios y talleres orientados al fortalecimiento del sector teatral independiente.

 

​El VIII Encuentro Nacional de Teatro 2015 (ENT) se mantendrá hasta el 25 de octubre en diferentes sedes de San José y Alajuela.

 

Conversamos en entrevista con la directora del Teatro Popular Melico Salazar, sobre el enfoque del Encuentro y el quehacer del teatro costarricense actualmente.

 

 

¿Qué hace falta para que el Encuentro Nacional de Teatro se convierta en un Festival?

 

Yo creo que tendría que pasar a ser un festival internacional de teatro. El Festival Centroamericano de Teatro, que se hizo en el año 2013, tenía características similares pero no era igual. Para eso lo que hace falta es presupuesto. El Festival Centroamericano de Teatro era un festival pequeño en donde no venían más de dos representantes por país centroamericano y con pocos observadores y costó aproximadamente 50 0 60 millones más de lo que puede costar el Encuentro.

 

Entonces en este momento ¿cuál es el objetivo del Encuentro Nacional de Teatro?

 

Tiene básicamente tres objetivos grandes, los tres giran alrededor del fortalecimiento del sector teatral. Todo lo que es el área de capacitación, es un área muy dirigida al sector profesional como tal. Tenemos 7 talleres, por ejemplo, que están directamente dirigidos a fortalecer ciertas cosas, por ejemplo, darle seguimiento a la gente que está empezando a hacer musicales, trabajar sobre plástica escénica, que es una de las áreas donde queremos empezar a trabajar; dramaturgia infantil, que creo que es una de las debilidades de nuestro teatro (es una opinión muy personal). Hacia allá vamos.

 

El área de reflexión, tenemos lo que llaman las deconstrucciones, para que empecemos nosotros como artistas a escucharnos, a escuchar qué piensa el público de nuestro trabajo y críticas constructivas que esperamos que nos hagan crecer.

 

Finalmente, el objetivo de la muestra es enseñarle al público general, amante del teatro, 12 espectáculos nacionales de lo mejor que se ha hecho en el sector independiente.

 

Recordemos que esto va orientado al sector independiente, el dinero que se invierte va al sector no al Estado.

 

Las deconstrucciones serán una de las grandes novedades este año. ¿Cuál será el formato para que sean provechosas?

 

La metodología de trabajo está basada en una serie de preguntas según el espectáculo que se va a construir y tiene como invitados en distintas mesas a los invitados internacionales.

 

Tenemos la dicha de contar este año con gente que ha pasado por las aulas como docentes y eso es una gran virtud para hablarle al público. Se está motivando al público y al sector para que asistan. Será un conversatorio alrededor de estos ejes guías, que nos va a dejar ver la posición del especialista frente al espectáculo.

 

Actividades tan específicas como las deconstrucciones ¿qué pueden generar en el sector?

 

Yo creo que la reflexión del artista es lo más positivo. Uno nunca hace un espectáculo pensando que lo va a hacer mal, uno hace lo mejor que puede dentro de todas las circunstancias diferentes que se puedan presentar. Pero el resultado siempre es la suma de muchas emociones, de muchos talentos que hacen un todo y puede que no necesariamente sea lo que el director tienen en su cabeza.

 

Yo creo que todo lo que se pueda generar de reflexión a partir de que dejamos el espectáculo en manos del espectador es ganancia. Si el artista que recibe la crítica la toma de manera constructiva le puede ayudar de mucho. Cuando uno se sube al escenario siempre debería estar dispuesto a que te digan de negro a blanco, cualquier cosa.

 

¿Cómo se seleccionaron los invitados internacionales de este año? ¿Qué vienen a aportar en este contexto del que hablamos?

 

En el caso del teatro infantil, son las mismas personas que van a dar el taller de dramaturgia infantil (La Rana Sabia, Ecuador).

 

En el caso de “Algo de un tal Shakespeare” de los mexicanos de Tres Tigres viene a hacer una muestra de un teatro conceptualizado, desde su adaptación dramatúrgica hasta su puesta en escena, dirigida para adolescentes. Dentro de todo el proyecto que tenemos de formación de nuevos públicos, es un espectáculo que es ejemplo muy vivo de cómo llegarle a un joven una obra de Shakespeare que comprenda y lo invite a regresar al teatro.

 

¿Cuáles son las principales necesidades del sector teatral independiente actualmente?

 

Creo que el sector independiente necesita apoyo en ciertas áreas. Nosotros tenemos intérpretes maravillosos, tenemos actores y actrices de altísima calidad. Creo que hay que dar un poco de énfasis en la parte plástica y en la parte de dramaturgia dar muchísimo apoyo. En el área técnica, también. Además en el área de dirección, los jóvenes directores podrían tener una guía más precisa.

 

Eso nos lo va a decir en el 2016 el Estado de la Cuestión del Teatro Costarricense que vamos a iniciar justo ahora en el Encuentro. De hecho ya se empezó a trabajar y el próximo año se harán las mesas de consulta con el firme convencimiento de que los resultados podrán guiar una estrategia para un política teatral para los próximos 10 ó 15 años.

 

Yo creo que urge el contacto internacional. Necesitamos un fondo de ayuda para que los grupos puedan ir a los festivales internacionales a los que los están invitando. En otros países latinoamericanos como México, Chile y Argentina tienen líneas de ayuda específicas para transporte aéreo. Esto hace crecer, el artista se ve en un espejo y se da cuenta de dónde está realmente.

 

¿Cómo apoya el Encuentro los procesos comunales?

 

Fijate que se nos ocurrió ponerle Encuentro Nacional, o sea abarca la nación completa. Eso ha estado siempre en la cabeza desde el primer día, porque todo está radicado en la meseta central. En el año 2010 se empezó con un diagnóstico comunitario, en el 2011 y 2012 hicimos talleres para los grupos comunitarios. Para el año pasado y este decidimos ayudar a las organizaciones que ellos ya tienen, de esta manera se les fortalece pero se les respeta el proceso que ellos ya llevan.

 

Apoyamos al Festival Embrujarte con un taller especializado, y al Encuentro de Teatro de Cartago le estamos ayudando con transporte y alimentación. Nosotros no tocamos la programación ni la metodología de trabajo, incluso el año pasado mandamos productores para que fueran ayuda y nos dimos cuenta de que ellos tenían todo controlado.

 

Están volviendo a nacer estos encuentros y festivales en comunidades, que hace 15 años existían y están volviendo a aparecer.

 

En las últimas conversaciones que hemos tenido es claro que el Melico tiene una visión a largo plazo. ¿Es difícil lograr que se entienda esa visión y lograr que se tenga paciencia con los resultados?

 

Vieras que yo creo que lo primero que uno tiene que hacer cuando llega a una institución como ésta es medir la realidad. La realidad del presupuesto, de la burocracia en la que estamos sumergidos como Estado. A partir de ahí hay un par de años de desesperación pero después uno puede comprender.

 

La ventaja que tengo yo, si los jerarcas así lo quieren, es poder estar 6 años en la institución. Además, comparto la visión de la administración pasada, entonces es una visión de 8 años y yo además era la productora de esos eventos cuando don Giancarlo era el director.

 

Solo así se puede avanzar, porque uno no puede brincarse escalones como sector. Hay muchos que dicen que es más fácil decir lo que se tiene que hacer que no es necesario consultar, pero yo creo que estamos en otro momento, yo creo que la gente tiene que consultarse. Yo estoy segura de que yo ya no conozco la mitad del sector teatral de mi país, tengo 51 años. ¿Por qué voy a saber yo desde el Estado cuál es la necesidad del sector independiente? Por eso es que trabajamos en Comisión, con representantes de todos los sectores, así tiene uno una idea de por dónde va la cosa.

 

Esa visión a largo plazo es fundamental, es el deseo de poder generar política pública. Es la necesidad que tiene el país en todos sus aspectos. Es mi responsabilidad dejar trabajo sobre la mesa que pueda ayudar al o la que viene a tomar decisiones.

 

El Encuentro

 

#VamosAlTeatro #ENT2015

Posted by Encuentro Nacional de Teatro on Jueves, 8 de octubre de 2015

 

 

 

Puede consultar la programación en nuestra agenda.