RedCultura.comLos Santos Descarriados - Luis Carlos Vásquez

Balas de plata

Permalink 26.06.15 13:14 , Categorías: Santos

Bala 1

En los últimos días han ocurrido tantos y múltiples acontecimientos, no sólo en Costa Rica, sino también en el resto del mundo. Francamente he preferido vivir, sentir, seguir tales acontecimientos, antes que escribir de ellos, por la sencilla razón de que no quería sonar a repetición de noticieros, redes sociales y periódicos, ni engrosar las críticas comentarios y decepciones, por la ya pasada aguda situación de la cultura en nuestro país, el desbarajuste del Festival Internacional de las Artes (FIA), la prohibición de la obra del reconocido escritor costarricense, comunista, gran intelectual y traductor de Shakespeare; considerada racista por una comisión de derechos humanos de la Asamblea Legislativa de nuestro país: Cocorí. La ley mordaza, que no puedo dejar de denominar de corte fachista. Pero en estos días todo es un “melange” o “fusión” ya que, a mi juicio, tenemos fachistas de derecha o de izquierda. Sí señores. Ya no sabemos que es izquierda o derecha. Todos aplican por igual prácticas que ya tenían ese llamado y que especialmente, la izquierda por considerarse humanista no ponía en práctica al igual que cualquier gobierno de corte vertical, es decir, gobiernos totalitarios.

Todo lo anterior me importó mucho y afectó mi opinión como simple ciudadano ante un país semejante a una nave que va a la deriva golpeada por una gran tormenta.

Nunca había estado ante tanta desfachatez, ignorancia, soberbia y hasta estupidez. Cualquier cuestionamiento por ejemplo, a los productores de otros FIA, por sospechas de corrupción, se lavaron con creces, todos, tanto del gobierno pasado como el actual, estaban en el mismo plano.

El FIA se relució durante 20 años consecutivos, ¿cómo es que ahora con tanta “transparencia” no se pudo realizar? En fin, como decían los comentarios populares: “era tan transparente que no se vio nunca”. A propósito, detesto esa maldita palabreja: “TRANSPARENCIA”, tan manida por los políticos de todas partes del mundo, esas palabrejas que se ponen de modo en los discursos políticos de todos los bandos. Pues puntapié a la transparencia como palabra muletilla. Me recuerda la fábula del rey a quien unos sastrecillos le habían hecho creer en su ignorancia y soberbia, que la tela de su traje era tan fina ¡que no se podía ver! Hasta que un niño del pueblo en el desfile real gritó: “!El rey está desnudo!”.

Bala 2

Con esta bala quiero experimentar un poco con dichos y frases del argot costarricense.

Durante toda la pasada crisis, todos los días recibía un golpe que me hacía caer y cuando creía que me podía levantar, venía otro. ¡Mae, era cada pichazo que me derrumbaba! Hasta se me cayó el pelo, es decir, se me paró la peluca. Todo fue tan “hardcore” mae, que parecía que estaba viviendo una pesadilla, un mal “ride”.

Bala 3

Las reacciones en las redes sociales así como en todos los comentarios de la calle, fueron realmente reconfortantes, hermosamente solidarios, sabiduría popular en general. Para mí, esta reacción masiva es la que convierte estos terribles momentos, en tiempos históricos. El ingenio, el chiste mordaz, criticó y formó; y nos hizo fuertes. Pero lamentablemente todo quedó en eso, en un gran momento de intensidad, muy mediático y ahora está olvidado o tan solo aparece en la marisma de los sueños de una siesta dominical.

“Después de la tormenta, viene la calma” dice el “I Ching” pero no pierdo la esperanza pues en muchos casos, las calmas chichas han despertado de su letargo para producir grandes cambios.

Bala 4

Ahora, ayer, hace un minuto, ¡hace nada!, llovieron aguacates y todo el mundo salió a las calles. Aguacates para el guacamole, aguacates para picar en la sopa, aguacates para las mascarillas faciales de las señoras, aguacates para la ensalada, aguacates… miles de aguacates. Llovió y sigue lloviendo aguacates. Lo importante de ello es que eran aguacates costarricenses. Comamos y compremos lo que el país produce.

Definitivamente creo que hay cosas más importantes que los benditos aguacates que han producido diferentes reacciones en las redes sociales y demás. Por ejemplo, creo que a mediano plazo, el turismo que ya está bastante golpeado puede depauperarse de forma tremenda. Hace unos días estuve en Manuel Antonio, mi playa favorita y les pregunté a los empleados del hotel, que como llevaban esta temporada baja y me contestaron que estaba más baja que de costumbre. “¿A qué se debe esto?” les pregunté, a lo que me respondieron: “Se debe a que el turismo en masa se está yendo para Cuba”. Si la apertura hacia ese país sigue funcionando y se llega a suspender el embargo a esa isla paradisíaca, para poder conocerla se tendrá que reservar con cinco años de anticipación. ¡Ojo!, tenemos que tomar prontas y ágiles decisiones en cuanto a nuestra industria turística para que pueda afrontar nuevos retos y sus precios sean más competitivos ante un país que va a despertar del letargo y se va a llevar muchísimo turismo.

La última bala

Ayer en el amanecer, descubrí que la esperanza nunca había sido verde, sino que es roja. Sí, ayer exactamente me dí cuenta de esto, cuando clavé dos banderillas en el lomo de la tierra, entonces saltaron dos chorros rojos de la sangre del orbe. ¡Bendita! Todos y todas vinieron por algunas gotas. El sabio ciego gritó desde la colina: “Den a beber a sus hijos unas gotas de esta sangre, el líquido permitirá que cuando sus hijos crezcan, no se conviertan en malditos tiranos, en opresores. Que beban entonces el brebaje sabio de la libertad”.

Ayer clavé dos banderillas en el lomo de la tierra…

Dejar un comentario »

Sade. Attaquer le soleil

Permalink 05.02.15 17:37 , Categorías: Santos

“Tout le bonheur des hommes est dans l’imagination”.
Sade

Desde mi adolescencia, especialmente después de haber visto la maravillosa obra de Peter Weiss llamada “Persecución y asesinato de Jean-Paul Marat” más conocida como “Marat/Sade”, dirigida brillantemente por el maestro Santiago García, el personaje de Sade no dejó de llamarme la atención. No sé por qué siempre estamos tentados a tratar de conocer o experimentar lo prohibido o tratar de abrir la Caja de Pandora. Sade es uno de esos escritores con la maldición de lo prohibido. ¿Sabían ustedes que en un país tan culto como Francia, en el cual nació el Marqués de Sade, no es hasta 1958 en que sus escritos pueden ser más accesibles al público en general? Solo algunos cuantos se atrevieron a realizar publicaciones de extractos del Marqués de Sade, como el caso de quien se llama el Papa del surrealismo, Guillaume Apollinaire, en 1903. A finales del siglo XIX solamente algunos ejemplares circularon ilegalmente, pero a partir de 1844, fueron a parar al infierno de la biblioteca nacional, lo que se conoce como “les fameuses cotes Y”. En 1947, un joven apasionado llamado Jean-Jacques Pauvert, redescubrió “L`Histoire de Juliette” y también “Les 120 Journées”; siempre en la clandestinidad y con problemas con el Ministerio Público. Se dice que son épicos estos conflictos en las publicaciones de Sade. En 1958 finalmente se logró una simple prohibición para los jóvenes y se debió al trabajo del abogado Maurice Garçon, que demostró la legitimidad literaria de Sade, contando además con los testimonios de Breton y Cocteau, entre otros. Esta información la tenemos gracias al catálogo de la exposición « Sade. Attaquer le soleil”. He querido poner toda esta información porque por más prohibido que haya estado Sade, despertó el interés de los curadores del Museo de Orsay, para plantear como podemos apreciar tanto en la pintura, en las imágenes de diferentes épocas, hasta llegar al cine, con películas de Buñuel o de Pasolini, para mostrar que de una u otra forma apreciamos el sadismo, el dolor, la crueldad, que forman parte de las mas bellas pinturas y de los más grandes creadores de las artes plásticas. Nunca antes, después de haber visto tantas exposiciones durante muchos años, había visto una tan impresionante, porque despertó en mi una gran sensualidad que no solo me afectó a mi, sino también al amigo que me acompañaba, porque podemos ver desde los extractos cinematográficos de “La edad de oro” (1930) de Luis Buñuel, “El cráneo maléfico” (1965), de Freddie Francis, “De Sade” (1969) de Cy Endfield, “Sade” (2000) de Benoit Jacquot y “Saló” o “Los 120 días de Sodoma” (1975) de Pierre Paolo Pasolini. Obviamente las prohibiciones a la literatura de Sade, se debían también a que era tremendamente blasfemo y además el sadismo lo podía llevar a cometer actos de sangre y asesinatos, pero creo que al mismo tiempo, afectaba a la nobleza reinante pues muchos de sus defectos y perversiones, Sade los supo escribir y eso era realmente, quitarle un biombo o descubrir la falsa moral del momento.

Admiro mucho como los curadores pueden por medio de un hilo, investigar y encontrar en pinturas fabulosas, lo que podríamos llamar una influencia del Marqués, especialmente en muchos casos a mediados y finales del siglo XIX. Podríamos decir que dicha exposición está dividida en diferentes segmentos, mostrando así la obra que podría tener influencias de Sade. Podemos ver al hombre con todos sus excesos, como en el caso de un original de “Justine” o “Las malas horas de la virtud” con sus correspondientes dibujos pornográficos. Es curioso como ahora tenemos tanta facilidad para la pornografía; nos podemos inscribir en canales pornográficos o simplemente ir a un cine donde proyectan películas de ese tipo, pero en la época de Sade solo existían los libros, a los cuales no todo el mundo tenía acceso por supuesto, entonces es cierto que los tiempos cambian, las mentalidades cambian, así como la misma moralidad de la sociedad cambia.

Sade, el mito monstruoso, inspiró en su totalidad esta gran exposición. Podríamos decir que los segmentos de los cuales está conformada la exposición, va de lo moralista a lo inmoral, a la maldición de Dios y a lo blasfemo. Pinturas de finales del siglo XVIII y este segmento se denominaba “La revolución libera las pulsaciones destructoras” y en ella podemos ver frases como “L`insurrection n`est point un état moral; elle doit etre pourtant l`état permanent d`une république” de Sade. Esta parte de la exposición, incluye cuadros de Pierre Demachy, Jean-Baptiste Carpeaux, Eugène Delacroix y hasta Jean-Honoré Fragonard. También tenemos la imagen licenciosa entre la censura y la clandestinidad, donde podemos apreciar un cuadro anónimo de 1790 llamado “Le Planteur d`Hommes” que es un aguafuerte de 28 por 19 centímetros, en el cual una palmera tiene como parte de sus frutos, un montón de inmensos penes, vaginas con alas y un angelito con una enorme verga, se orina encima de unos pequeños bebés que salen de unas vaginitas del fondo de la tierra; y en la cúspide de la palmera, una mujer con cara de perversidad, se introduce un sexo masculino que nace de la planta. Otro de los segmentos que realmente me gustó, fue el denominado “Los simbolistas” o “La alabanza de la perversión” y allí encontramos cuadros de Franz von Stuck, Aubrey Beardsley, Odilon Redon y varios cuadros de mi bien amado Gustave Moreau, especialmente referentes al mito de “Salomé”. Y así, el viaje nos va llevando por grandes artistas, pasando por los surrealistas como Jindrich Styrsky, Hans Bellmer, Max Ernst, André Masson, Jean Benoit y por supuesto Man Ray; y diferentes y tremendas frases de nuestro autor en cuestión, hasta llegar a los antihéroes que producen el fantasma de los cineastas.

No quiero dejar de omitir que esta exposición está montada en un museo que considero uno de los más bellos del mundo, construido en una antigua estación de tren del siglo XIX, el Museo de Orsay.

A continuación, les comparto el link de la exposición:

www.musee-orsay.fr/index.php?id=649&L=1&tx_ttnews[tt_news]=41230&no_cache=1

En este link, podrán encontrar un tráiler publicitario, así como información de la exposición.

Algunos de los segmentos que no he mencionado anteriormente, pero que no quiero que se me escapen, son “El arte exquisito de la blasfemia”, así como “Los bajos fondos del inconsciente”.

Esta exposición de “Sade. Attaquer le soleil” junto con “Spectacular bodies” (The Art and Science of the Human Body from Leonardo to Now), así como “Mélancolie” (génie et folie en Occident) y la de los cartones tipo Story Board, de Kurosawa, son para mí, una de las cuatro exposiciones más interesantes y bellas de finales del siglo XX y principios del XXI.

Antes de terminar, quiero dejarlos con esta frase de Sade: “C`est une chose très différente que d`aimer ou que jouir; la preuve en est qu`on aime tous les jours sans jouir et qu`on jouit encore plus souvent sans aimer”; frase que considero, es muy aplicable a nuestra sociedad de principios del siglo XXI.

Ha sido un placer haber estado una vez más con ustedes, compartiendo mis ideas y mis sentimientos ante la gran belleza de la pintura.

París, invierno 2014-2015.

Dejar un comentario »

Algunas notas sobre Gabriel García Márquez

Permalink 16.08.14 15:19 , Categorías: Santos

Desde hace días, después de la muerte del prestigioso escritor, premio nobel de literatura, el señor Gabriel García Márquez; he deseado escribir algunas líneas sobre él; por supuesto muy concretamente y más que nada sobre mi experiencia de adaptaciones al teatro de dos de sus obras.

La primera vez que vi a García Márquez tendría yo unos tres años y medio. Habíamos emigrado del mar Caribe, a la muy fría y bella ciudad de Santa Fe de Bogotá. Mis padres y yo habíamos sido recibidos en una modesta pensión de la populosa Carrera Séptima, que era muy frecuentada, como se decía en ese momento y a veces casi peyorativamente por costeños. Y allí, normalmente, el señor García Márquez, en sus inicios como periodista, con una vieja y arrugada gabardina, iba a almorzar invitado por el patrón de la dichosa pensión La Fayette. Las señoras se escandalizaban mucho, pues decían que García Márquez era de izquierda y en ese momento, en la temprana década de los años 50, ser de izquierda o comunista equivalía a ser un oso que comía chiquitos. García Márquez, si no me equivoco, era entonces periodista de “El Espectador” y debería de haber publicado uno que otro de sus cuentos.

La pensión La Fayette, si bien no era 5 estrellas ni nada por el estilo, tenía fama de ofrecer muy buenos almuerzos. Recuerdo que el salón comedor era amplio. Abría 4 puertas hacia un balcón que daba al patio interior de dicha casona. El gran espacio era limpio, con pequeñas mesas para 4 personas y sillas vienesas de color rojizo. Se usaban servilletas blancas de tela que se colocaban enrolladas sobre alguno de los vasos de cristal del servicio. Cuando llovía, con aquellos aguaceros fuertes de esa neblinosa Bogotá de entonces, en el salón comedor había que cerrar las puertas de los balcones pues todo se mojaba. Si bien, Márquez no era en ese momento el gran escritor colombiano, sí se trataba de una celebridad para todos aquellos costeños que pernotábamos en La Fayette. Nunca se me va a olvidar su bigote, su delgadez, su color moreno y el escándalo que se armaba cuando ingresaba al salón; y todos decían: “Ese es Gabito, el es de Aracataca y es periodista”. Digo que no lo olvidaré, porque tengo memoria fotográfica; por ahora; y si la vejez no me hace una jugada sucia, recuerdo perfectamente desde el día que comencé a caminar, o cuando mi nodriza me ponía a bailar de pequeño, al son de los tambores ambulantes de hermosas cumbias.

He tratado de conseguir un artículo muy grande que escribí para el estreno de “La Cándida Eréndira y su abuela desalmada” producción del Teatro Nacional, pero me ha sido imposible localizarlo entre tantos papeles y libros que archivo, a veces con cariño y a veces con desesperación; y que espero formen parte de una idea disparatada que es la de poder abrir una biblioteca de las artes para todos aquellos amantes que les gusta abrir los libros, tocarlos y hasta olerlos, pero principalmente leerlos.

Después de casi 3 años de una especie de veto; sí, de veto, pues aunque ustedes no lo crean, en nuestra querida Costa Rica, he sufrido dos grandes censuras, a las cuales no quiero referirme. Tal vez lo haga algún día. Este artículo no se va a referir a esto, es tan solo un punto de partida para poderles hablar de las adaptaciones teatrales de los libros de García Márquez.

Pasé 3 años rumiando la adaptación de “La Cándida Eréndira y su abuela desalmada”. Durante todo ese tiempo, además de adaptar el cuento al teatro, me di a la tarea de diseñar todo el Story Board de la obra, con mis malos y pequeños dibujos, pero la tenía tan clara en mi mente, que no fue para nada difícil el poderla diseñar en el papel. Con mucho temor, pedí una cita a doña Graciela Moreno, directora entonces de nuestro querido Teatro Nacional. Ella se entusiasmó mucho con el proyecto y se olvidó de cualquier rechazo que yo hubiese tenido en el pasado. Acogió de inmediato la idea e iniciamos la producción de ésta. Ella personalmente llamó a García Márquez a un número que él le había dejado en una visita reciente que había hecho a Costa Rica y consiguió el permiso para presentarla.

El montaje nos dio grandes satisfacciones y fue un éxito rotundo de público. La abuela desalmada fue representada notablemente, por la ya fallecida gran actriz, doña Carmen Bunster; Eréndira era María Steiner y el adolescente de origen holandés que contrabandeaba las naranjas doradas con joyas en el centro, fue Luis Roldán. Logramos claramente plasmar el realismo mágico en el teatro y todas las noches, los aplausos eran realmente sorprendentes. Me di a la tarea de musicalizar la obra con vallenatos clásicos y estudié la geografía del desierto de La Guajira, ubicado al norte de Colombia, donde el infinito choca contra el azul del mar Caribe, y se puede perder en círculos si no se conocen los caminos e ir a parar a los huecos blancos donde se explota la sal. Y con la magia de la luz, logramos los atardeceres de ópalo del desierto, y la llegada al mar. Me dice el hijo de doña Carmen Bunster, Rodrigo Durán, que en sus últimos días, doña Carmen, recitaba en su lecho de agonía, los textos de la obra, como: “ESO FUE EN LOS TIEMPOS QUE LLEGÓ EL BARCO GRIEGO. ERA UNA TRIPULACIÓN DE LOCOS QUE HACÍAN FELICES A LAS MUJERES Y NO LES PAGABAN CON DINERO SINO CON ESPONJAS; UNAS ESPONJAS VIVAS QUE DESPUÉS ANDABAN CAMINANDO POR DENTRO DE LAS CASAS, GIMIENDO COMO ENFERMOS DE HOSPITAL Y HACIENDO LLORAR A LOS NIÑOS PARA BEBERSE SUS LÁGRIMAS”.

El tiempo pasó, los años pasaron; y la reposición que hicimos de la Cándida Eréndira fue un rotundo fracaso. Mi madre tuvo una agonía de 3 meses durante el tiempo del montaje y el día del estreno, a las 8 de la mañana, murió. Pero “Show most go on”; y a las 8 de la noche reestrenamos “La Cándida Eréndira y su abuela desalmada”. Fue un estreno doloroso, pero ese día, en el funeral, aparecieron mariposas y flores amarillas y ahí estaba el realismo mágico, el desierto, el mar Caribe, el agua de manzanilla para lavar el cuerpo de una Eréndira prostituida cientos de veces por su abuela desalmada, y un cartero que recorría en bicicleta los pueblos del desierto para llevar las noticias más significativas. Y nunca olvidaré el último texto de esta obra, que dice así: “ERÉNDIRA NO LO HABÍA OÍDO. IBA CORRIENDO CONTRA EL VIENTO, MÁS VELOZ QUE UN VENADO, Y NINGUNA VOZ DE ESTE MUNDO LA PODÍA DETENER. PASÓ CORRIENDO SIN VOLVER LA CABEZA POR EL VAPOR ARDIENTE DE LOS CHARCOS DE SALITRE, POR LOS CRÁTERES DE TALCO, POR EL SOPOR DE LOS PALAFITOS, HASTA QUE SE ACABARON LAS CIENCIAS NATURALES DEL MAR Y EMPEZÓ EL DESIERTO, PERO TODAVÍA SIGUIÓ CORRIENDO CON EL CHALECO DE ORO MÁS ALLÁ DE LOS VIENTOS ÁRIDOS Y LOS ATARDECERES DE NUNCA ACABAR, Y JAMÁS SE VOLVIÓ A TENER LA MENOR NOTICIA DE ELLA NI SE ENCONTRÓ EL VESTIGIO MÁS ÍNFIMO DE SU DESGRACIA”.

Al cabo de un tiempo, el Auditorio Nacional se fundaba y se construía; y me invitaron a hacer una adaptación y un montaje sobre “Crónica de una muerte anunciada” del mencionado autor. El proyecto del Museo de los Niños, había sido apasionante y había marcado una pauta en la cultura costarricense. En esa ocasión, el Presidente de la República de entonces, Miguel Ángel Rodríguez, amigo personal de García Márquez, a petición de la directora de la fundación, solicitó el permiso a Márquez, para que pudiéramos dar rienda suelta a la adaptación; y volvimos, una vez más al teatro con “Crónica de una muerte anunciada”. Realmente no tarde mucho en escribir la adaptación, pero tuve una larga jaqueca de 16 largos días, durante este trabajo. Hubo momentos en que creí que iba a desfallecer, pero la investigación sobre el río Magdalena y las fotos de mi propia familia, fueron una gran fuente de inspiración. Estrenamos con muchísimo éxito y el Auditorio Nacional se llenó de música de vallenatos y de la genial composición musical de Carlos Escalante. Algún escritor costarricense dijo que la puesta era muy fiestera, pero creo que desconocía totalmente lo que era una gran parranda colombiana para celebrar una boda, donde la gente había bailado y bebido durante más de 4 días, y los gemelos Vicario no habían parado de tomar las botellas de ron blanco.

“Crónica de una muerte anunciada” es también la historia de un pueblo olvidado donde ni siquiera el obispo se digna a parar; y pasa recto en su barco que navega por los pueblos del río Magdalena. Y hacía un calor infinito y solo se respiraba el sonido de los cuchillos afilados y el camino de sangre o el hilo de sangre que corrió por las calles cuando el protagonista fue asesinado; y otra vez la soledad de un pueblo hirviente a las 3 de la tarde, en que los hombres retozaban con sus queridas; y también volaban mariposas amarillas; y los viejos criaban gallos de pelea, los escupían con ron y les ponían espuelas de plata; y los muertos aparecían después de las 6, debajo de los tamarindos; y la mujer araña que se había convertido en esto por desobedecer a sus padres, que también conocí en Zapote por allá de los años setenta; y había que cortarse el cabello para no parecerse a Blacaman; y los antídotos para las mordeduras de las serpientes. Y escuché de los labios de mi madre, sobre las cumbias bailadas por mujeres de fuego, quienes llevaban por velas, rollos de billetes encendidos, moviendo sus caderas con el ritmo cadencioso de las flautas y los tambores.

Y no podré olvidar el texto del narrador: “VEINTE AÑOS DESPUÉS DEL CRIMEN, HABÍA UN SIGLO DE EXPEDIENTES EN EL PISO DEL DECRÉPITO EDIFICIO COLONIAL DEL PALACIO DE JUSTICIA. POR DOS DÍAS FUE CUARTEL GENERAL DE FRNACIS DRAKE. LA PLANTA BAJA SE INUNDABA AL CRECER EL RÍO. LOS VOLÚMENES DESCUADERNADOS FLOTABAN EN LAS SALAS DESIERTAS; SOLO UNA CASUALIDAD ME PERMITIÓ RESCATAR 322 PLIEGOS DE LOS MÁS DE 500 QUE DEBIÓ TENER EL SUMARIO. EL JUEZ NO ENCONTRÓ UN SOLO INDICIO, NI EL MENOS VEROSIMIL DE QUE SANTIAGO NASAR HUBIERA SIDO EL CAUSANTE DEL AGRAVIO. MUCHOS DE NOSOTROS NOS QUEDAMOS SIN SABERLO. PERO LA MAYORÍA DE QUIENES PUDIERON HACER ALGO POR IMPEDIR EL CRIMEN Y SIN EMBARGO NO LO HICIERON, SE CONSOLARON CON EL PRETEXTO DE QUE LOS ASUNTOS DE HONOR SON ESTANCOS SAGRADOS A LOS CUALES SOLO TIENEN ACCESO LOS DUEÑOS DEL DRAMA. “LA HONRA ES EL AMOR” DECÍA MI MADRE”.

Y tengo que volver a la escena del gran salón comedor de La Fayette, pues allí una vez Gabito, como vecino de mesa, le explicó a mi madre el proceso del tecnicolor en el cine.

Y no puedo terminar este artículo sin decirles que mi libro favorito de García Márquez y uno de los que más me ha calado hasta lo huesos es “EL GENERAL EN SU LABERINTO”, porque en él, nos narra los últimos días del gran Simón Bolívar, del libertador de 5 naciones, que estaba tuberculoso. Los atrevidos le gritaban; “longanizo”, por el color de su tez morena. Me gusta porque también habla de su amante Manuela Saénz, aquella mujer que se vistió de hombre y que viajaba hasta 18.000 kilómetros por la Cordillera de los Andes para llevar los archivos del libertador. Ella venía precedida por su pequeño zoológico, por sus osos, por sus esclavos negros y por su gran belleza. Que triste es la memoria corta de nuestros pueblos. El libertador se convirtió en odiado. Rompían las vajillas después de que salía de cenar en las casas de los criollos burgueses, pues la enfermedad de la tuberculosis, les daba terror. Y otra vez el calor insoportable y la soledad infinita del libertador.

Y ahora, en esta tarde también calurosa, donde ni siquiera han llovido flores amarillas, cierro los ojos y veo una parranda infinita, con personajes fantásticos, en donde está Mauricio Babilonia, Remedios la bella que vuela por los aires y el funeral gigantesco de la mamá grande y Aureliano Buendía y Eréndira y su abuela desalmada. Y todo está rodeado con un polvo de estrellas e infinitas mariposas amarillas. Y pienso que algún día me gustaría hacer un espectáculo con todos ellos, a las 3 de la tarde, cuando es el punto más álgido del calor de los pueblos del Caribe colombiano.

Que en paz descanses García Márquez, por hacernos viajar más allá de nuestra propia imaginación; y que todos tus personajes guarden tu tumba hasta el final de los tiempos.

Luis Carlos Vásquez
San José, 16 de agosto del 2014

1 comentario »

Chuchoter.

Permalink 27.06.14 11:06 , Categorías: Santos

¨Gracias a la vida que me ha dado tanto, me dio dos luceros que cuando los abro, perfecto distingo lo negro del blanco…¨ Sí, gracias a la vida, gracias a Dios, o a la energía que usted prefiera y que crea que existe; y que por lo menos a veces nos sirve para nuestra espiritualidad. Pero este no es un artículo religioso ni mucho menos, son unos susurros que quiero decir muy despacio, o tal vez, como si contara un cuento legendario que se ha escuchado a través del tiempo, y que ha ido de boca en boca.

Ahora, bajo la lluvia torrencial del trópico y una brisa hirviente que nos tiene viviendo en un mundo de vapor y de humedad; recuerdo que soy un hombre de finales del siglo XX, principios del XXI; y doy gracias a la vida porque he podido ver, vivir y escuchar portentos.

No soy circunciso pues nací durante el tiempo de una generación de posguerra que consideraba que mantuviera mi prepucio para que si volviese a haber algo tan tremendo como las acciones de los nazis hacia los judíos, no hubiese una confusión. Mis padres obviamente no habían ido a la guerra, estábamos aquí del otro lado, en América del Sur, pero si veían los periódicos y documentales en el cine; en unos hermosos y extraños cines sin techo que existían en una ciudad rodeada de arena, más baja que el nivel del mar, llamada Barranquilla.

Escuché por la radio, radionovelas maravillosas. Se apagaban todas las luces de la casa y desde nuestras camas escuchábamos ¨La dama gris¨, muy tarde en la noche, pues se suponía que era para mayores. Todo esto producía en mí, una gran imaginación de cómo serían los pasadizos secretos de la casa gigantesca donde ella, la dama gris, estaba obligada a vivir por siempre encerrada, vagando en la oscuridad, ciega. Con solo 3 años pasábamos horas frente a un nuevo invento: la televisión. Era entonces como de color verdoso y siempre proyectaban un dibujo que esperábamos por horas que cambiara. Apenas existía programación. Supe claramente de la revolución cubana en un televisor blanco y negro; y todo lo que ésta afectó el Caribe; y todo lo que nos pudo haber enseñado en ese momento, porque cada revolución tiene su tiempo para ocurrir y su dificultad está en saberla mantener y poder hacer verdaderos cambios. Y así el tiempo ha ido pasando y otra vez, gracias a la vida que me ha dado tanto y me ha dado hasta el llanto. De ahora en adelante simplemente iré mencionando al garete todo lo que he podido ver, vivir y escuchar portentos.

Viví el fin de la Guerra de Vietnam, por lo tanto también anduve con los pies descalzos y saludando con el signo de la paz. Viví la psicodelia, el ácido tenaz. ¡Como he vivido intensamente! Viví el fin de la Guerra Fría, viví el regocijo de la caída del Muro de Berlín.

Volé un día en un super costellation, en jet, en avionetas; porque para mí el tren ya era obsoleto y milenario. Vi llegar al hombre a la luna e ir aún más allá. He vivido los viajes al espacio que pronto serán fáciles pero impagables. Sigo saltando de momento en momento y ojalá ustedes no pierdan el hilo de estos susurros.

Vi caer la Revolución Soviética. He visto varias muertes de Papas, la renuncia de uno y que además, el último sea de nuestro continente. He visto un presidente negro en los Estados Unidos. He visto gente ser apresada por buscar la paz o por buscar la igualdad de las etnias. He visto a una Santa recoger leprosos. He visto reinas de belleza, Miss Universo, Miss Mundo, hasta llegar a la reina del pollo frito. He visto la muerte y he oído de tantos y tantos esclavos que existen en este momento en el mundo. He visto tanta crueldad que a veces me hace pensar que nuestra evolución es poca y que aún no estamos todos civilizados. Sigue estando lo intolerable, la compra y venta de armas, los narcotraficantes, así como una crisis mundial a nivel económico, que nos tiene a todos contra el piso. He conocido también personas que nos consideramos libres, pero somos esclavos de las deudas. He visto revoluciones en América del Sur y en América Central. He visto surgir el populismo como de un boudeville, y he visto como los poderosos siempre quieren mantenerse en el poder y hemos pasado realmente de la democracia, a lo que podríamos llamar la gran opresión popular de los tiranos, quienes como reyes heredan el poder. He visto a uno que hasta un pajarito le dio el poder…

He visto en lo profundo de los ojos de las personas que he amado, son pocas; y recuerdo como si fuese ayer, porqué las amaba o porqué mas bien las amé. Pero odio recordar, el pasado fue ayer, solo me importa el presente, este momento, el momento de los susurros.

He visto como una tormenta de un virus maligno se ha llevado a muchos en sus fauces, las mismas fauces de la muerte. He visto mundiales, olimpiadas, circos, cabarets, festivales. He bailado hasta ¨Te olvidé¨. Y ahora, con más de medio siglo encima, te repito, te recuerdo estos susurros.

He vivido tantas cosas, que en definitiva, gracias a la vida que me ha dado tanto…

No creí tampoco vivir, el estar en una alcaldía del X arrondissement, construida en 1896, con un alcalde que me parecía escapado de la revolución francesa, por su vestimenta y su bandera de Francia terciada en una banda al pecho, para efectuar; y dar legalidad a un matrimonio de dos hombres. Esto me parecía increíble y apasionante. Cómo no darle gracias a la vida que me ha hecho vivir cosas que en este mismo universo hace tan solo unos años, hubiesen sido imposibles. Hasta esto he vivido. Felicidades a mis dos amigos, porque de una u otra manera también han sido valientes.

He vivido tanto, que el otro día frente a mí, pasó corriendo un tal señor llamado Cartier-Bresson, que al correr dejó caer unos cartapacios que yo me agaché a recoger y rápidamente vi prostitutas españolas, vi un chino montado en una bicicleta llevando miles de billetes que acababa de sacar del banco, pues ya venía la revolución, vi a Gandhi caminando sobre el fuego, vi la verdadera fotografía, sin trucos, sin computadora, la cámara, la luz, el momento que nos cuenta algo por sí solo. Ayudé a recoger el cartapacio y lo último que alcancé a ver fue un pasaporte que decía en chino ¨de Nueva York a Pekín, pasando por Moscú¨. Nunca antes, unas fotografías con tanta información habían producido en mí una pequeña lágrima de emoción.

Y salté y salté; y baile una noche eterna de torsos desnudos en la Scream, donde todos estábamos perdidos, sin saber porqué, simplemente perdidos… Esto no tiene explicación. Se apagó la luz y escuché un zapateo que venía de lo más profundo de la boca del teatro, el teatro era negro y de ahí un nombre en Japonés que decía DAH-DAH-SKO-DAH-DAH, y hombres que corrían con fuegos en la espalda; y la luz, la maravillosa luz espectral sin color, pero exacta, precisa, cortada… exacta; para poder ver danzar a Teshigawara y su compañía. Los movimientos son repetitivos hasta llegar a una catarsis, pero una catarsis oriental, contenida. Muy lejos en el fondo de toda esta vanguardia está lo arcaico de Japón. Y allí me quedé un gran rato solo para ver, como una especie de voyeur que disfruta del cuerpo humano, de la fragilidad de los bailarines, porque todos tenían el mismo peso y la misma altura; y me olvidé si eran hombres o mujeres, simplemente eran danzantes.

Y sigo dando gracias en estos susurros porque seguí viviendo para ver y distinguir el negro del blanco.

Y retrocedí a una de mis vidas pasadas, a un amanecer de Jet Lack, cuando apenas una luz pálida de primavera fría entraba por una de las aberturas de la cortina. Se había organizado una de las grandes fêtes galantes con cómicos italianos vendedores de títeres, parasoles y mucha música de violas, tamborcillos y mandolinas; y de repente alguna flauta que jugaba a ser pastoril, femenina, lejana. Y de entre un grupo empezó a danzar La Camargo su ballet. Y entré a cuadros maravillosos de Watteau, Boucher, hasta llegar a Fragonard; y aprendí con cada cuadro las composiciones teatrales y magníficas de la época, la vestimenta, el gesto social y cuando estaba dentro de uno de los cuadros, exactamente en Les Plaisirs Du Bal, siento una mano hirviente que me toca y me pregunta que quien soy; el hombre arde de fiebre y solo alcanzamos hablar unos momentos. Yo volteé a ver el rostro del hombre y me di cuenta que estaba enfermo. Me dijo: ¨Me llamo Antoine Watteau y tengo 37 años¨ y cayó al piso para morir, pero para dejar una vida inconfundible y mostrarnos un retrato social de su época. Y las fêtes galantes con sus sedas, afeites y mentiras, sombreritos y antifaces, siguieron de rumba hasta nuestros días.

Y entre los sobresaltos de esta primavera helada, llegué para encontrarme con los secretos de la laca francesa, para perderme entre trineos, el carruaje del rey de Portugal, barómetros, pequeñas cajitas para guardar el rapé, así como cómodas con sobre de mármol rosa, cuyos dueños hace ya mucho tiempo no están en la tierra. ¿Cómo sería madame Adélaide, la dueña de la cómoda blanca con ramos de flores rosados, vestida con su robe de chambre, sin peluca y sin afeites?

Y así pasaron los días hasta que Puk acercó una flor malévola a mi nariz, para presenciar después el sueño de Titania y la confusión de las parejas. Fue un sueño de verano en primavera. Y por solo 5 euros estaba sentado en el gran teatro de la Comédie-Francaise, para reír, para llorar, para recordar, pero en especial para vivir intensamente.

Después vino el fuego, la lluvia y en la oscuridad del aposento de un museo, mi cuerpo voló en una catarata inversa de agua trasparente, limpia. Caminé por el desierto de los espejismos y otra vez el fuego. ¿Cómo es posible, cómo habré llegado hasta allí? Claro!! Estoy en una retrospectiva de Bill Viola; y todo me resulta increíblemente despacioso, de horas de observación, de silencios.

Tengo tantos otros susurros que compartir con ustedes, pero será otro día. Hoy, otra vez, la humedad del trópico me envuelve en su ociosidad; y apenas sopla el viento y a lo lejos las multitudes gritan gol. Despierto de tantas fantasías reales y magníficas, para volver a dar gracias a la vida, que me ha permitido ver, para poder hablar, y susurrarles a ustedes al oído un cuento legendario que se ha escuchado a través del tiempo, y que ha ido de boca en boca.

Gracias a la vida porque he podido ver, vivir y escuchar portentos.

Entre San José y París. 2014.
Fuentes de inspiración:
Exposiciones Les Secrets de la Laque Francaise
De Watteau à Fragonard
Cartier Bresson
Retrospectiva de Bill Viola
Le songe d’une nuit d’été por la Comédie-Francaise
Presentación en el Théatre National de Chaillot de Saburo Teshigawara
La vida misma, en una primavera fría

Dejar un comentario »

Con respecto a las representaciones de teatro sacro de Semana Santa.

Permalink 04.04.14 11:45 , Categorías: Santos

Durante 6 años he montado para la Municipalidad de San José y la Catedral Metropolitana, las representaciones de teatro sacro que acontecen en la GAM. El año pasado recibimos felicitaciones de diferentes autoridades de la iglesia, que consideraron que el evento había sido realizado de forma muy hermosa, sobria y profesional. Lo anterior se debe a que hemos trabajado durante los mencionados 6 años, en la mayoría de los casos con actores y actrices profesionales del medio, quienes ya han conseguido una experiencia bastante amplia para trabajar en este teatro, que en resumidas cuentas es teatro callejero; y es un trabajo como cualquier otro, artístico sí, pero trabajo.

Lamentablemente, la Municipalidad de San José, ha cerrado el presupuesto de dichos autos sacramentales, alegando que no tienen el dinero para hacerlo y que varios de sus empleados no han tomado vacaciones durante el periodo de los días santos para realizar dichas actividades. Aunque realmente son poco capaces de informarnos a los que hemos participado en otros años, para que por lo menos no nos agarre de sorpresa el hecho de que las procesiones no serían producidas por ellos; y enterarnos solamente por corrillos y chismes. Aunque la verdad, de una u otra forma estoy acostumbrado a estos virajes políticos en que podríamos decir: “a rey muerto, rey puesto”. El alcalde anterior que había promovido tanto las Semana Santa como el Festival de La Luz y Transitarte, renunció para convertirse en candidato a la presidencia de la república, por lo tanto no hay voluntad política para seguir con las ideas del señor Araya. Quisiera equivocarme al respecto, pero creo que todo esto se trata de una medida política, antes que económica. Esto ya había ocurrido años atrás cuando los programas del grupo de teatro y de música que pertenecían a la Municipalidad de San José, después de varios años de éxitos y de representar y hacer música en todos los barrios y en especial los marginados de San José, fueron intempestivamente eliminados. Una vez más el arte y la cultura, se aprecian poco; es mejor pisotearlas que promoverlas.

El primer año que tomamos la puesta en escena de la Semana Santa, las procesiones pasaban por calles vacías, la tradición de dichas representaciones se había perdido en nuestra ciudad. Para el segundo año las calles se fueron llenando de personas, y sucesivamente cada vez habían más fieles llenado cada espacio y esquina vacía, para llegar a un 2013 en donde no había realmente campo en las calles. Logramos que CNN, por primera vez en la historia de las Semanas Santas, nos dedicara una reseña, que la televisión coreana viniera a filmar los actos teatrales y también logramos que muchos turistas y fotógrafos extranjeros asistieran y se entusiasmaran con la estética y el misticismo que emana del teatro sacro.

Algo que me parece muy importante por encima de todo, fue el hecho que lográramos la contratación, así como las mejoras laborales de los actores y actrices profesionales que actuaban en Semana Santa. Las condiciones fueron mejorando año tras año. Siempre solicité mejoría en los sueldos de los actores y actrices, así como en su alimentación, horas de trabajo y un trato más decente para cada uno de nosotros. Mejor dicho, logramos profesionalizar dicha actividad, abrimos un campo laboral inexistente y subimos el nivel artístico de las representaciones.

Ahora, lo que quiero dejar bien claro es que no habrá condiciones de trabajo decentes para aquellos que participen, y que además las personas que se van a responsabilizar de dichas procesiones y actos, no son profesionales en el área. Por lo anterior es que pido vehementemente a los actores y actrices que hayan trabajado conmigo en ocasiones anteriores para realizar el teatro sacro, que no acepten volver a la época de las cavernas y a trabajar gratuitamente; en otras palabras, consideraría esto como una falta de lealtad y de ética. Durante estos 6 años luchamos siempre para que sus derechos sean reconocidos y las condiciones laborales sean mejores. Sé que muchos de ustedes no lo hacían solamente por el pago, sino también por la fe, pero lamentablemente la fe no paga los servicios, alquileres y deudas.

Aunque no quisiera decir esto, porque de ningún modo pretendo que suene a despecho, debo decirlo: no le deseo el más mínimo de suerte a las personas que se encargarán y participarán de este trabajo, pues al hacerlo gratuitamente están siendo parte de una competencia desleal. Es lógico, no pertenecen al medio artístico.

Algo que quiero aclarar para los espectadores que siempre me felicitan después de las transmisiones de la Semana Santa por la televisión, es que esta vez, nada de lo que vean está dirigido por mí. Esta salvedad la hago, debido a que durante estos años de arduo trabajo, muchas personas esperan la transmisión televisiva en sus casas y recibo muchísimas llamadas de felicitaciones a las actrices, actores y a mi persona, por nuestra labor. Quiero agradecerle a este público fiel, todas sus buenas intenciones y desearles una muy buena Semana Santa.

No es mi intención crear una polémica al respecto, pero sí el aclarar el porqué no estamos en la dirección del teatro sacro del 2014. La idea no es crear discrepancias entre la Catedral Metropolitana y la Municipalidad, solo expongo lo anterior en defensa de mi labor, la de mis colaboradores y la de la profesionalización que habíamos obtenido.

Agradezco mucho la atención prestada a esta nota, no sin antes invitarlos a mi próximo estreno: “El Mercader de Venecia”, a partir del 25 de abril en el Auditorio Nacional. Contamos además de este maravilloso texto de Shakespeare, con un elenco joven, de gran frescura y con la actuación especialísima de uno de los primeros actores de nuestro país, el señor Melvin Méndez.

¡Los esperamos!

Dejar un comentario »

:: Siguiente >>

Mayo 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Luis Carlos Vásquez

Director escénico, más de 75 montajes en teatro, ópera y danza. Premios Nacionales en Dirección 1996 y Escenografía 2004. Diseñador de Producción para cine y Cine Publicitario. Ha representado a Costa Rica en los Festivales Internacionales de Teatro en Guanajuato, Caracas, Bogotá y Córdoba.

Catedrático de la Universidad Nacional. Ha sido Profesor de la Escuela de Cine de la U Veritas en Historia del Traje y Vestuario.

Sus espectáculos se han presentado en nueve países de América Latina entre los que se encuentran Centroamérica, Panamá, México, Puerto Rico, Venezuela, Colombia, Argentina y Brazil. Sus últimos montajes son ¨Salomé¨ de Oscar Wilde, ¨Los Bosques de Nyx¨ de Javier Tomeo,“Villanueva de la Boca del Monte con la Municipalidad de San José y "La Fábula del Bosque", ópera contemporánea producida por la Universidad Nacional.

Ha sido director de casting para la Probovis de Berlín, la Fox Children’s Network y Wolfcrest Entertaiment, la TV Suiza y para la Nordisk Production de Dinamarca. Su última participación en cine fue como integrante de la sección de vestuario de la película ¨Quantum of Solance¨, de Pinewood Studios.

Buscar

Categorías

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe