RedCultura.comA mí también me molesta - Saúl Buzeta

Los Misterios de Jaime

Permalink 04.02.15 20:21 , Categorías: De las que no molestan tanto

El 18 de julio de 1994 era un día frío, gris, plomizo, triste en Buenos Aires. Era el estereotipo de esas atmósferas que se le asignan a la muerte para llevar a cabo sus más oscuros designios. Y ese día cumplió.
Un coche bomba explotó al frente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) matando a 85 personas e hiriendo a 200 más. 20 años después los asesinos no han sido condenados, tampoco enjuiciados y menos han enfrentado una causa frente a un tribunal.

Este año, se llevará a cabo el primer juicio relacionado con el atentado. Será por encubrimiento y en ellos están encartados el ex presidente de la Nación Carlos Saúl Menem, el ex juez de la causa Juan José Galeano, el ex Secretario de Inteligencia Alfredo Anzorreguy, Rubén Beraja ex titular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), tres ex fiscales, dos partícipes necesarios, un abogado, un policía y un ex agente de inteligencia. Esta causa por encubrimiento lleva 15 años en los tribunales por los manejos oscuros del poder judicial argentino.

Ese verdadero encubrimiento para que se sepa la verdad, quedó opacado por la penosa muerte de Alberto Nisman, Fiscal especial de la causa AMIA desde 2009.

No me toca a mi decir las condiciones del fallecimiento del fiscal, será la justicia argentina la que deba hacerlo de la forma más transparente, diáfana e independiente posible.

El fiscal Nisman fallece un día antes de su comparecencia en la Cámara de Diputados adonde había sido convocado por diputados de oposición a una reunión secreta. Por el contrario, los diputados oficialistas habían pedido que la comparecencia fuera abierta y llamaron a los medios para que cubrieran la noticia.

La presencia de Nisman ante los diputados era producto de la denuncia que presentó primero en los medios de comunicación y luego en sede judicial. En ella acusaba a la Presidenta de la Nación y al Canciller Héctor Timerman de delitos que no existieron, según criterio de penalistas argentinos, incluido el ex ministro de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni.

Los delitos denunciados por Nisman son producto de una ley aprobada por el poder legislativo. Dicha ley es un acuerdo entre Argentina e Irán que en lo esencial permitiría que por fin los sospechados iraníes de haber participado en el atentado rindan declaración a través de un mecanismo negociado entre los dos países.

Según Nisman, el memorando se hizo para aumentar el comercio entre Irán y Argentina; y para que a los sospechados de ser autores y partícipes se les levanten las alertas rojas de Interpol.

Lo misterioso en todo esto es que ninguno de estos supuestos ocurrió: Argentina nunca importó petróleo de Irán, el comercio entre ambos países decreció y; las alertas rojas de Interpol no se levantaron tal y como lo aclaró Ronald Noble, quien fuera jefe de Interpol hasta 2014 quien abundó en que nunca recibió ni comunicados ni presiones del gobierno argentino para tales efectos. Cabe señalar que solo el poder judicial puede solicitar que se emitan o retiren dichas alertas.

Entonces aparece el misterio de Jaime Daremblum: un artículo que el jueves 20 de enero en el periódico La Nación titulado "Los Misterios de Cristina". El texto se publica en medio de la Celac y estando el canciller Timerman en Costa Rica, repite las afirmaciones de una acusación que no hace honor a la brillantez del fiscal Nisman.

Resulta un misterio que Jaime acuse de semejante sinsentido a los únicos gobiernos que se han parado en Naciones Unidas durante años a reclamarle a Irán que entregue a los acusados, que ha mantenido a esos funcionarios iraníes sin poder salir de su país por miedo a ser arrestados y que lograron un acuerdo para poder obtener la declaración de esos sospechosos.

No deja de ser misterioso que una persona tan informada como Jaime (que se toma el atributo de tratar con desdén a una Presidenta) nos venga a desayunar de un supuesto acuerdo con Teherán, cuya base fue lo que dijo un periodista ya fallecido que escuchó al pasar en una conversación entre dos personajes... y de donde armó un libro.

En realidad, es un verdadero misterio cómo a lo largo de estos últimos años Jaime se ha preocupado por el atentado de la AMIA solo para cuestionar los avances que llevarían al esclarecimiento definitivo de la participación de Irán en el atentado.

Ese es el verdadero misterio, Jaime.

Dejar un comentario »

Yo no voto por un casado

Permalink 23.10.13 06:27 , Categorías: De las que no molestan tanto

Ayer hice "el ejercicio" de ver los videos de "La Teja". Aunque se que este comentario es darles entidad, tampoco puedo negar que mucha gente está hablando de eso y que sobran los dibujitos con esos chiles.

Ese tipo de periodismo populista, fácil y artero solo puede tener como resultado el refuerzo del mito de que la política no sirve, que es una cosa sucia y que, por lo tanto, debemos mantenernos alejados/as de ella.

Ese es el triunfo del pensamiento conservador que privilegia al mercado como centro de la acción política y social. Al ensuciar la política, ensuciamos el único espacio en el que todas y todos somos protagonistas de nuestro propio destino, porque es donde ejercemos ciudadanía.

En política no hay espacio vacíos. Siempre hay alguien que los ocupa. Por eso, al renunciar a la política permitimos que actores económicos, disfrazados de técnicos se encarguen de algo para lo que no están capacitados, pero cuyas acciones benefician directamente a grupos económicos concentrados.

A manera de ejemplo, la negociación del poco feliz TLC en la que un grupito de técnicos devenidos en talibanes del libre mercado actuaron como tontos útiles de los intereses de grupos económicos concentrados como La Nación (a la postre los dueños de La Teja).

Entonces, las entrevistas de La Teja más que mostrar la ignorancia de los candidatos sobre temas cotidianos, es la reducción de la política al estereotipo, al "todo está mal", al "nadie sirve". La pregunta que yo le hago al director de La Teja es ¿Cuál es la alternativa? ¿El personaje que inventaron? ¿Armando Broncas? ¿Por esa porquería debería votar la gente? ¿Por ese ensayo de ejercicio ciudadano con el que nadie puede estar en desacuerdo porque no propone nada y porque nunca podrá ser nada? ¿Con eso?

Siempre he creído que los medios de comunicación tienen más poder del que creen y dicen tener. Y lo hecho por este medio demuestra que retroalimentar mitos potencia al medio y al mito. Esto es propio del fascismo: el ejercicio del poder para desarmar la matriz política de la sociedad e imponer abstracciones inalcanzables, ideales sostenidos con la ilusión de la perfección y la pureza de algo o alguien; en este caso un miserable muñeco que hasta tiene cuñas de radio.

En estas elecciones se juega mucho más que el precio de un casado, el valor de la lotería, el nombre del cura del barrio o el kilo de arroz. El 2 de febrero este país escoge entre que la política vuelva a ser el centro de la política o que los "técnicos" y los analfabetas políticos sigan ejerciendo el poder como lo han hecho de forma ininterrumpida desde 1983.

¿Por qué no cuestionar que había un candidato al que no se le caía una idea ni poniéndolo de cabeza? ¿Por qué no señalar que Otto Guevara esconde sus ideas en una página web al tiempo que le pone una mampara de reggaetón, sandeces y frases fáciles como La Teja misma? ¿Por qué no cuestionarle a Luis Guillermo Solis el nombramiento de Ana Elena Chacon en un espacio que no corresponde? ¿Por qué no exigirle a Villalta más definiciones en lo económico? ¿Cómo que no se habla del tipo de cambio pegado a la banda? ¿Por qué no hay discusiones sobre una verdadera reforma tributaria excepto cuando va en favor de determinados grupos?

Porque si se hiciera eso los periodistas (en general) tendrían que cambiar su posición de francotiradores, por la de soldados que le ponen el cuerpo a las balas luego de haber asumido una posición; y para asumir posiciones hay que informarse (no de chismes), leer, estudiar y opinar. Y eso último en este país mediocre da miedo, porque aquí todo el mundo opina sobre lo que opinan los demás, pero ni en broma se les sale una posición propia que decidan defender.

Esa es la campaña de La Teja, la posición segura de nunca estar equivocado porque siempre se trata del error ajeno.

Llegó la hora no solo de exigirle a los candidatos ser mejores, llegó la hora de exigirle a los medios que sean mejores o que se quiten del medio porque están nublando la realidad.

Dejar un comentario »

Dólares ¡Cambio!

Permalink 20.06.13 21:49 , Categorías: De las que no molestan tanto

Desde la administración Arias, segunda parte, el dolar ha estado pegado a los 500 colones después de haber tocado los 625.

Durante años, las minidevaluaciones fueron un mecanismo de administrar el tipo de cambio y evitar grandes sobresaltos a la hora de fijar el valor del colón.

Muchas veces, se habla de populismo cuando se busca de políticas activas del Estado orientadas a garantizar la inclusión social ya reducir la injusticia. Lo que ha venido haciendo el Banco Central con el dolar es populismo neoliberal: Mantener el dolar bajo para "evitar" mayor inflación.

Esta actitud cuasi irresponsable tiene sus costos: cuando los capitales golondrina vuelvan nuevamente a las economías centrales la devaluación será cosa de tiempo. El problema será la magnitud.

Si el Banco Central no empieza nuevamente a devaluar suavemente el tipo de cambio y crea un tipo de cambio para el euro ahora que tenemos un acuerdo comercial, las cosas se irán de las manos.

De la misma manera se necesitan políticas activas de parte del gobierno para aumentar el tamaño del mercado interno mejorando el poder adquisitivo del salario de los trabajadores ayudando a crear condiciones para inversión que sustituya las importaciones.

Finalmente, será necesaria una política energética de verdad que termine la importación de combustibles fósiles para no depender del precio del petróleo y sentir un escozor cada vez que el valor del barril se dispara.

Es hora de actuar seriamente.

Dejar un comentario »

Ideología de un edificio

Permalink 03.02.13 12:01 , Categorías: De las que no molestan tanto

Hace unos días se informó que, después de dos millones de vueltas, por fin hay un diseño para el edificio de la Asamblea Legislativa.

Relegado, junto a la Casa Presidencial dentro de las edificaciones pendientes después de la Guerra Civil de 1948, la Asamblea ha pasado por mil remiendos, adendos y entuertos.

Entonces bienvenida la gestión del expresidente legislativo Juan Carlos Mendoza y sus colegas de directorio que lograron arrancar el proceso de renovación liberándolo del aroma a embutido de cerdo que tuvieron los proyectos anteriores.

El actual presidente legislativo, Víctor Emilio Granados, marcó el rumbo del proyecto, con una ignorancia y candidez impropias de un funcionario de tan alto rango al decir que el proyecto avanzó porque no se ha metido “mano política”. Esta afirmación es fundamental porque parece reflejar o fundamentar el eje ideológico de algunos tramos de la propuesta arquitectónica.

Desde la fundación de la Segunda República el estado moderno de Costa Rica decidió no solamente fundar instituciones emblemáticas como la Caja, el ICE, o Recope, sino que a las ya existentes le asignó un significado diferente. Es por eso, que los edificios públicos construidos entre 1950 y 1980 tenían un valor emblemático y todopoderoso que marcaba una aguda modernidad y temeridad representada en la forma curva del edificio del ICE o el piso saliente del edificio principal de la Caja del Seguro Social.

Sin embargo, ese progreso vino acompañado de un costo importante como la desaparición de la antigua biblioteca nacional (hoy un parqueo esquinero), la desaparición del antiguo Congreso y el derrumbe de un antiguo San José que quizás valió la pena preguntarse si era digno de ser conservado.

Lo cierto es que el Estado moderno y activo decidió enterrar el pasado y así construir una nueva realidad de varilla y cemento. (Al estilo de León Cortés) Más aún, se impuso frente al ciudadano como un ente más grande que él o ella, dejándoles como admiradores (ni siquiera espectadores) de lo que allí se cocinaba.

Hoy, la construcción de la Asamblea Legislativa plantea el reto de levantar un significado nuevo de la gestión del Estado, respetando el pasado y tratando de entender el futuro que nunca se ha dejado comprender.

Dicho esto quisiera expresar mi opinión y mi valoración sobre la propuesta develada. Es una más en medio de la marea así que nada de que esta sea la verdad escrita en piedra. Sinceramente no estoy en condiciones de valorar si es arquitectura “setentera”, posmoderna o “requetemoderna”; y mucho menos decir si se parece a tal o cual edificio.

El reto para el equipo de arquitectas y arquitectos ganadores no ha sido menor pues debían mantener las estructuras actuales en su lugar, pero a la vez, en el mismo espacio construir algo nuevo que represente la Costa Rica actual y que no aplaste estética y estructuralmente al pasado.

Ese reto es un problema simbólico porque aunque en su justificación el diseño habla del pueblo sosteniendo al edificio, la verdad es que el edificio queda suspendido en el aire dejando bien en claro que el poder político es más importante que la gente. Quizás sea un ajuste de estilo lo que se necesite para corregir este asunto, pero lo cierto es que este barco aéreo es tan imponente que nadie puede sentirse en igualdad frente a él. Queda entonces planteado el reto de que la horizontalidad propuesta por el edificio, se traduzca en una experiencia simbólica para quien vea el edificio de largo o de cerca.

El mismo estilo de la arquitectura se impone a los edificios que quedan bajo su sombra, lo que en términos generales parece ser un respeto a medias de lo que alguna vez fue la representación de un poder político.

En una época en la que la palabra transparencia apela a cualquier cosa, menos a ver claramente a través de algo; el edificio de la Asamblea Legislativa será opaco a quien le ve de afuera desde el costado sur… el que da a los tribunales y al Museo Nacional, el antiguo Cuartel Bellavista donde se abolió el Ejército. Unas figuras externas interesantes en su geometría y disposición bloquearán la mirada ciudadana hacia el interior de un poder que, como se dijo, se alza muy por encima de ella.

Sumémosle a lo anterior que el costado que tendrá las ventanas sin estructuras que bloqueen el escrutinio estarán a más de 50 metros de la posición de la observadora o el observador, además de edificios que obstaculizarán la visión de los primeros niveles.

Esta contradicción en el significado de un edificio en el que se tratan los asuntos públicos y donde se toman decisiones que afectan a la totalidad del país demanda una solución rápida y contundente.

Sin embargo, lo que me parece verdaderamente grave y que reproduce la prenoción del diputado Granados de la política como algo sucio, es “la solución” que se encontró a la ubicación del plenario: enterrado.

La justificación es que al estar debajo de donde camina la gente, los diputados y diputadas sabrán que los de arriba (la gente que camina sobre el parque) son los que mandan. Y creo que hasta aquí me llega la mesura ante una explicación tan rebuscada y que en realidad expresa una visión inconsciente del poder como un espacio donde todo se hace bajo la mesa, a escondidas, de forma oculta.

El plenario es el lugar donde se discute, se argumenta, se defienden posiciones; es decir donde se hace política. Pero en este proyecto es un lugar donde se entierra la política, donde muere. ¡Perdona a tu pueblo Señor!

Es cierto que tiene entradas de luz y toda la jardinería en el entorno, pero eso jamás se puede esgrimir como argumento para hablar de transparencia, por el contrario es la forma de adornar el mausoleo donde yacerá el ejercicio de la acción política. Lo delicado, es que estos significados se transmiten y refuerzan la concepción de que la política es tan sucia que “mejor no me meto”. Es el triunfo del paradigma neoliberal y posmoderno de Fukuyama y su final de la historia.

Un pecado “menor” si se lo compara con el anterior, es el cambio de orientación de las bancas de los diputados dentro del plenario. Desde el viejo congreso, el plenario se acomoda en “U”. La conformación tipo hemiciclo puede ser moderna, pero ignora la tradición anterior sin aportarle nada nuevo. Esta ruptura con el pasado y en busca de una modernidad europea en lo estético termina de alejar la discusión política de nuestra historia y realidad nacional. Nuevas formas, nuevos colores y nuevos muebles son un cambio estético que no representan la evolución política del país y no se amarran con su tradición, independientemente de que tan kisch pueda ser lo anterior.

Finalmente, pero no por eso menos importante, Costa Rica ha optado por un camino de sostenibilidad ambiental. Aunque sabemos las contradicciones en las que hemos caído, se impone que el edificio haga mucho más que aprovechar la luz que entra por el norte (donde se aprovechan 6 meses de luz) y el manejo de las aguas de lluvia.

Es importante saber cuáles recaudos ambientales se tomarán en la construcción, cómo se generará el agua caliente en el edificio (para cocina) y que tipo de luminarias se usarán para ahorrar energía en las noches.

Quizás este sea un buen ejercicio para redefinir el significado de la política a partir del significado de un edificio.

Dejar un comentario »

¿Te robaron? Es tu culpa.

Permalink 11.10.12 01:08 , Categorías: De las que no molestan tanto

Desde hace días venía pensando en ese principio tácito que hay en las discusiones sobre la inseguridad (entendida como la violación a la propiedad privada y a la vida) que más o menos reza así: “Si se te meten a robar es porqué no hiciste lo suficiente para evitarlo”.

Por ejemplo, si se meten a robar en la casa de alguien la primera pregunta es “¿Diay? ¿No tenés alarma?” Esto implica dos cosas: la primera es la existencia por default de las rejas y la segunda es que si entraron es porque efectivamente no hay alarma.

Después vienen las mil explicaciones de cómo entraron, qué se llevaron y demás yerbas.

Texto completo »

Dejar un comentario »

:: Siguiente >>

Junio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Advertencia al visitante:

Saúl Buzeta Dhighiam es politólogo de formación, comunicador por deformación y necio por naturaleza.

Los dedos de la mano no sirven para contar sus obras pues no tiene, mas acostumbra a escribir a hurtadillas artículos de poca monta que gente incauta (en el mejor de los casos) o sin escrúpulos (en la mayoría de ellos) publica sin compasión por el lector.

Considérese entonces amable visitante suficientemente advertido sobre lo inocuo de lo que aquí encontrará.

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe