RedCultura.comEl Blogcindario - RedCultura
« ...¡y fue todo un BOOM!¡BOOM! »

Una pequeña nota personal...

Permalink 22.01.12 19:11 , Categorías: Historia del cómic

En 1997 conocí a Roberto Guillén.

Por esa época Roberto y su socio Álex Monzón empezaban a dar clases de dibujo de cómics y yo fui de los primeros en enrolarme en ese grupo. Ese fue el año que se estrenó la Revista Camaleón el Cómix (este y otros datos en esta nota serán llevados más a fondo en artículos respectivos eventualmente), la revista que inició un proceso en el cómic nacional que se ha mantenido vigente hasta el día de hoy, 15 años después.

Al tiempo, Roberto fundó Asesores Gráficos, una empresa especializada en cómic para publicidad y otros servicios gráficos, y que además se convitió en la primer escuela organizada de cómic en Costa Rica. De esta escuela salieron varios que de alguna manera dejaría su huella en el noveno arte nacional. Fue en esa época que le dije a Roberto que yo quería sacar una revista de cómics y fue así, conmigo como editor/publicador y con Asesores Gráficos en las artes, que sacamos la revista K-oZ.

K-oZ pasó por varias cosas, incluyendo "esa" particular cosa que tienen que pasar todo grupo eventualmente, y que es la razón de ser de esta nota: las peleas que desintegran un proyecto.

Así es, tuvimos diferencias que nos llevaron por a parte. Diferencias que hoy por hoy se las achamamos a inmadurez de ambas partes en el momento, así como a los egos y las presiones que nos llevaron a esto.

Pasaron los años y me decidí a lanzar a una nueva aventura editorial: PLAN9. Cuando la revista salió al mercado, empezaron a haber comentarios en pro y en contra de la revista, gente que aseguraba hablar en nombre de Asesores. También ocurrió visceversa: gente que hablaba por nosotros en contra de ellos.

Entonces un día sonó el teléfono de mi casa y era Roberto.

Me llamaba para decirme que le preocupaban esos comentarios, que él quería que yo supiera que no eran de su parte, así como él sabía que tampoco de la mía, pues estaba seguro de concerme y saber que tal no era mi naturaleza. Y esa llamada fue el principio del fin de un clavo en el higado.

Porque me di cuenta con esa llamada que ese Roberto, que yo había considerado mi amigo y mi maestro, con el que después me había peleado por egos y demás cosas, estaba ahí todavía.

No hemos vuelto a trabajar juntos, pero se enterró el hacha de una guerra que nunca se dio. Ahora, cada vez que nos encontramos en algún evento, nos saludamos, conversamos y hasta nos reimos de toda la tontería que fue ese asunto que ambos preferimos olvidar ya. Y les digo una cosa: es TAN agradable poder dejar esos rencores olvidados.

Y es que eso pasa en este país (posiblemente en el resto del mundo, que lo digan los mismos Beatles): todo grupo llega a un punto en que se pelan, se resienten y de pronto ¡zas! un gran proyecto es enviado al carajo por tonterías. Uno lo ve en toooodos los grupos en Costa Rica, desde los primeros. En algunos casos, estos pleitos generan a otros grupos y de pronto ayudan a diversificar un mercado, lo cuál es positivo de alguna manera.

Sin embargo, está la otra cara del asunto, de la que Roberto y yo supimos librarnos. Y es el seguir una vida amargados pensando "él dijo esto, él me hizo tal cosa" o peor "¡él o ellos me persiguen y me sabotean!". Pasa en muchos casos reales en este medio, y me consta que  esta amargazón los lleva a ver enemigos en todas partes y no dejar ayudarse por aquellos que incluso tratan de reconocer su trabajo como parte de todo el proceso que ha sido el cómic nacional. De pronto es una lucha de ver quién orina más largo... y la verdad es que es posible que al público esto ni le importe. A ellos lo que tenemos que darles es nuestro mejor trabajo, no nuestros dramas personales que ni vienen al caso en nuestra propia vida, mucho menos en la de otros.

Por eso los dejo con esto:

A los que aún cargan este tipo de clavos, suéltenlos, déjenlos ir. No ganan nada, por lo contrario: empiezan a perder más y más gente, pues su odio se empieza a extender  hasta con los que no lo merecen. Aprendan ya a perdonar y a pedir perdón. Dejen de confundir "orgullo" con necedad y terquedad, se necesita orgullo de verdad para reconocer los errores y para perdonar los de otros.

A lo que estén trabajando en sacar sus proyectos o los tengan ya andando: eviten estas cosas. Sí, en todo grupo habrá elementos que no contibuyan y lo mejor es dejarlos ir. Pero en la mayoría de los casos, no lo vale. Un pleito es algo de un momento, que se va y ya. No tiene por qué condicionarnos para el resto de la vida. Hablen las cosas, arréglenlas... y pues si no se puede, cada quién por su lado y ya. No vivan bajo esa sombra.

Este país tiene mucho potencial para muchas cosas, pero no se va desarrollar mientras sigamos en estos pleitos.

Gracias, Roberto, por todo lo aprendido cuando trabajamos juntos en aquellos años; gracias también por aquella llamada que ayudó a cambiar las cosas.

Eso es todo,

J.

2 comentarios

Comentario De: Roberto Guillen [Visitante]
No Jose, soy yo el que debe dar las gracias, a vos, a tu papá y sobre todo a tu madre,porque solo el gran amor que genera un gran ser humano hacia su hijo,es capaz de generar apoyos tan valientes a iniciativas tan locas, como fue K-Oz,hace tres lustros, y como eso se convirtió en el sueño realizado de muchos profesionales actuales. Y si hay un Superman, heroico y grande, en tu vida, es tu mamá. Celebro poder llamarte amigo. Saludos.
Roberto.
23.01.12 @ 12:28
Comentario De: José Ulloa [Miembro] Email
Es verdad que hay que celebrar a todos aquellos (y aquellas, para ser políticamente correcto) que nos han apoyado en estas aventuras locas.
23.01.12 @ 12:42
Marzo 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    


Jose Ulloa

Soy un apasionado de las historias, todo tipo de historias. No importa si son de grandes héroes que se sacrifican por los demás, de zombis come cerebros, de plomeros recibiendo pagos no tradicionales o de corazones quebrados topándose ya sea en Nueva York o San José.

Y simplemente me fascina cuando imágenes determinadas de momentos específicos se combinan con textos para narrar relatos complejos mediante un orden secuencial. Fue por esto que he publicado dos revistas de cómic nacional y que terminé estudiando cine, esperando así concretar mi sueño de que otros y yo podamos contar nuestros propios relatos.

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe