RedCultura.comFernando Contreras - Apuntes del gato callejero
« Presentac.jpgEl Sapo del Viernes Santo »

Un proyecto faraónico para las “Ciberartes”

Permalink 26.07.09 11:52 , Categorías: Gatofonías

Hay que reconocer que en cuestión de consulta popular, este gobierno no deja de superarse: desde la burla a la Constitución que claramente prohibía la reelección presidencial, y de paso por el espantoso fraude mediático que fue el referéndum por el TLC, sin olvidar el intento de apropiarse de las instalaciones de Fanal, llegamos al colmo de los delirios de grandeza de los secuaces del contubernio Arias-Arias y sus lacayos: ¡la inversión de casi dos mil millones de colones en la construcción de un nuevo teatro en las instalaciones de la Antigua Aduana!, claro, como decía al principio, sin consulta alguna a los diferentes sectores culturales del país acerca de las infinitas necesidades que existen, más allá de un mamotreto de ese precio.

“Un espacio dedicado a la investigación y desarrollo tecnológico para las Ciberartes…”
No deja de resultar impresionante la manera de privilegiar tecnologías insostenibles, por encima de las necesidades regionales. ¿Cuántas no se podrían resolver con esa cantidad de dinero? Pero a ello podrían responder las personas dedicadas a las artes escénicas en el país si se les consultara, ¡por supuesto!

El país entero vive en una perenne crisis en las infraestructuras dedicadas a la educación (gratuita y obligatoria), y a las artes. Así como tenemos siempre un imperdonable faltante de pupitres en las escuelas públicas, y de escuelas en condiciones decentes, en la misma medida carecemos de espacios para las artes escénicas: teatros populares, espacios para talleres, cursos especializados, etc. Sin embargo, se nos anuncia de pronto semejante proyecto destinado a la investigación y desarrollo de las “Ciberartes”.

Todo lo que comienza por “ciber” se refiere a la “realidad virtual”, a ese espacio paralelo a esto que llamamos realidad, y que se crea a partir de los ordenadores y la internet. Fascinante, como las novelas de William Gibson, de donde surge el término. Se supone, asimismo, que el “ciberespacio” es un “lugar” donde ningún gobierno debe tener ninguna soberanía, y por lo tanto, un espacio de libertad. Sobre esto podríamos discutir o que nos quede de vida en este planeta…

¿“Ciberartes” entonces serán las artes virtuales, creadas en la realidad virtual… para un público virtual?
Fascinante, de verdad. Imagino que el proyecto habrá considerado el tema de los “ciberexcluidos”.

Optimistas como Manuel Castells, por ejemplo, consideran que la exclusión no es un problema de la internet, en sí, sino de los gobiernos que no promueven su democratización. Pero estamos hablando del 75% de la humanidad, o más, que no tiene acceso a la red, ello sin considerar el porcentaje que no tiene acceso a otros lujos menos urgentes, digamos, como el agua potable, la educación básica, vacunación, alimentos, trabajo, y por ahí.
En esa misma dirección, deberíamos preguntarnos también si el proyecto faraónico habrá contemplado que en un país pobre como el nuestro, la descolorida “realidad real” todavía tiene vigencia, y que ya casi, pero todavía no tenemos internet gratuita y obligatoria en todos los hogares, y por lo tanto, todavía es importante que la gente se relacione entre sí y con sus artistas, para lo que una inversión en infraestructuras a nivel regional podría ser realmente significativa para la promoción y desarrollo de las artes escénicas, y de los espacios públicos en general… Pensemos en los teatros populares que podríamos construir en los pueblos, con ese presupuesto, y lo que ello significaría para los festivales de las artes, sólo por poner un ejemplo contra el centralismo de las políticas oficiales.

Pero todo parece indicar que para este gobierno impopular y arrogante, y para sus lacayos, es infinitamente más importante dejar monumentos para la memoria de los tiempos. Suponemos que después vendrá la construcción del Mausoleo para la eterna memoria de quien ya sabemos, rodeado de jardines colgantes y un Coloso de Rodas, tamaño natural, esculpido por quien ya sabemos también que gusta de la monumentalidad, todo con fondos públicos, como es de esperar.

En el mismo espíritu de la no consulta está el caso del MTM. ¡El teatro de los muñecos desahuciados!
¡Una orden de desalojo! (Resolución •DM-079-2009.) ¡Títeres y muñecos a la calle! La sola imagen, ya dan ganas de llorar, las marionetas arrastrando los hilos y la cruceta.
La única sala de teatro destinada al arte de los titiriteros va a ser convertida en una “bodega de mantenimiento”. ¡Mierda, y nosotros que creíamos que los mercaderes habían sido expulsados del Templo!

La Sala Juan Enrique Acuña reducida una bodega para guardar materiales, sin importar si eso lesiona los intereses de las diferentes agrupaciones dedicadas a las artes, es otra muestra del interés de los gobiernos neoliberales por desmantelar al pueblo de sus propias producciones simbólicas e imponer criterios de educación y cultura ajenos a los verdaderos intereses y necesidades populares.

La vieja casona del Dr. Calderón Guardia fue declarada Monumento Nacional en 1979 y ese mismo año se le otorgó al MTM. albergue en ella. Salvo por cierta espantosa cabeza expuesta en el jardín de la casona, el espacio es idóneo para las artes. ¿En qué cabeza, que no esa, cabe convertir una sala de teatro en bodega? ¡Estos tiempos torcidos están!
La consulta popular es un deber de todo gobierno llamado democrático, no es una limosna, ni una generosidad. El gobierno, por encima de sus necedades, está obligado a consultar a los sectores artísticos acerca de sus verdaderas necesidades. Este proyecto absurdo es un peligroso llamado de atención. El autoritarismo es el resultado de la descalificación del pueblo como único interlocutor válido de un gobierno.

Defender las conquistas y los espacios públicos es un deber del pueblo. Obedecer el mandato del pueblo es LA obligación del gobierno.

Las consignas son sencillas y transparentes: ¡No al desalojo del MTM!
¡No al despilfarro de casi 2000 millones de colones en un proyecto excluyente!

1 comentario

Comentario De: Modesto Jara Porras [Visitante] Email
Empiezo con dos definiciones del diccionario de la Real Academia Española:
Política: “Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.”
Cultura: “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.”
Aunque este comentario de don Fernando podría encajar con la segunda, estoy seguro de que lo hace más con la primera. El tema es muy interesante, y aunque dudo que nos pongamos de acuerdo Contreras y yo, como no los hicimos en su totalidad los costarricenses en algunos de los eventos que se mencionan, me encantaría debatir al respecto… pero este no es el lugar, ni aún poniéndole disfraces al discurso.
Lástima, pero como dice la sabiduría popular “nadie es perfecto”, por lo pronto seguiré esperando otra excelente novela de Fernando Contreras Castro, razón por la que ávido llegué a leer el blog.
30.07.09 @ 18:10
Junio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Fernando Contreras Castro, escritor callejero. Autor de los libros: Única mirando al mar, Los Peor, Urbanoscopio, El tibio recinto de la oscuridad y Sonambulario, entre otros

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe