RedCultura.comEl Tendedero - Leonardo Sancho
« MagónLOS TAMALES DE LA ABUELA »

EFEMERIDES 2007

Permalink 08.01.07 09:57 , Categorías: Para ventilar

A lo largo de su abanico de fechas con sus días y sus meses, cada año se conmemora o celebra algún hecho importante —fatídico o jubiloso— puede ser un nacimiento o un fallecimiento, un triunfo o una derrota, bien puede ser la publicación o el estreno de una obra —musical, visual o literaria— que ha trascendido las fronteras de la localidad para buscar la universalidad.

En el caso de las letras hispanas, por ejemplo, en el año 2005 hemos sido testigos de tres efemérides importantes como la celebración mundial del Cuarto Centenario de la publicación de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha; en un plano hispanoamericano, el cincuentenario de la publicación de la novela Pedro Páramo y, en las letras vernáculas, las bodas de oro también, de Las historias de Tata Mundo.
Por lo general las efemérides se tratan de centenarios, cincuentenarios o cuantos aniversarios correspondan a las bodas de oro o plata, lo centenarios segundos, terceros, cuartos, quintos, etcéteras...

Ya desde el año anterior se adelantaba que a este año 2007 le corresponde el turno al cuadragésimo aniversario de la publicación de la novela Cien años de soledad del escritor colombiano Gabriel García Márquez. Ahora ha trascendido que se va a llevar a cabo un homenaje en el mes de marzo en el marco del IV Congreso Internacional de la Lengua que se realizará en Cartagena de Indias y que se hará una edición especial de la novela, 1.000.000 de ejemplares, acompañada con un prólogo de Carlos Fuentes.

¿Qué tiene Cien años de soledad que provoca tanto ruido?

Desde el momento en el que vio la luz la novela ha causado estruendos, tal y cual lo ha reseñado detalle a detalle el hermano menor del autor, Gabriel Eligio García Márquez (como lo reconoce el propio autor, la reiteración de nombres es una costumbre familiar y no es fortuito en su novela), en la crónica de la novela titulada Tras las claves de Melquíades. A mediados de la década de los sesenta la editorial Sudamericana con sede en Buenos Aires ubicó a García Márquez en México —donde trabajaba para ganarse la vida haciendo comerciales y guiones para cine y poder tener tiempo libre para escribir— para editarle alguno de sus textos, ya publicados, pero como existían compromisos legales con las otras editoriales él les ofreció el manuscrito de la novela que estaba escribiendo ese momento, todavía no le había puesto el nombre que con el que luego fue bautizada. El director de la editorial, el catalán Antonio López Llausás, se arriesgó en hacer un tiraje de 8.000 ejemplares —número astronómico en aquellos años— pensando que se venderían en un lapso de seis meses en tres países diferentes; existía alguna certeza ya que se trataba de un libro publicado en Argentina escrito por un autor colombiano medianamente conocido que residía en México.

A pesar de que las campañas mercadotécnicas que se habían planeado para la aparición de la novela no se llevaron a cabo porque los titulares de los diarios y revistas le dieron prioridad a un conflicto político ocurrido en Oriente Medio, el libro salió a la luz en los quioscos de Buenos Aires —iguales a los que vemos en las tiras de Mafalda— un oscuro lunes 5 de junio de 1967. Quince días después toda la edición de los 8.000 ejemplares ya estaba agotada en nada más la capital Argentina.

El adelanto de los honorarios les sirvió a García Márquez y a su esposa para pagar seis meses de retraso de la renta y para saldar algunas deudas importantes como lo cuenta el propio autor tiempo después.

Si la novela salió a la luz acompañada de un estruendo hecho nada más por parte de los lectores que en dos semanas asistieron a los quioscos en Buenos Aires y devoraron el libro y agotaron aquella edición príncipe es porque en efecto hay algo que enciende los ánimos y el ruido que provocó hace casi cuarenta años, un ya lejano 5 de junio, se ha multiplicado y reduplicado hasta el infinito y cuarenta años después todavía su onda expansiva sigue causando revuelos.

Y para hablar del texto en sí, vale la pena releerlo.
O leérselo si es que todavía no se ha hecho.
Pero ese será tema para otro blog.

1 comentario

Comentario De: Naty [Visitante]
Yo voy a tener que releerlo. Lo leí hace mucho cuando era una adolescente que se quería devorar el mundo (algo pasa a esas edad que uno piensa que la vida se acaba mañana), y la verdad no me gustó tanto como sí lo hicieron otros libros de Gabo que leí después o más recientemente.

Lo dejo de tarea. Por lo pronto, sigo con Saramago que aunque me deprime, me causa mucha curiosidad por saber qué pasa después.
12.01.07 @ 07:32
Abril 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        


LEONARDO SANCHO DOBLES

En un principio, cuando cursaba la secundaria en el Conservatorio de Castella, había pensado estudiar arquitectura, pero al tener muy malas bases en matemáticas pensó que cualquier construcción se derrumbaría. Luego consideró estudiar artes gráficas y filología; estudió esta última porque no había tantos requisitos para entrar a carrera y porque la literatura —nunca pudo tener afinidad con el área de la lingüística— siempre le pareció un misterio mágico para ejercitar la imaginación, aunque el futuro laboral fuera incierto. Posteriormente se arrepintió de no haber estudiado piano cuando tuvo la oportunidad en la adolescencia, aunque sí estudió diseño gráfico, pero no ejerce.

Más que docente de literatura se considera un promotor de la lectura, particularmente de los textos clásicos —a veces vilipendiados—.

Ahora, en las cercanías de los cuarentas, se ha dado cuenta de que lo que siempre quiso ser era payaso del Cirque du Soleil, es la profesión más difícil del mundo porque a partir de casi nada, de lo mínimo y de lo más sencillo, con el único recurso del gesto y del movimiento, alcanzan llenar todo un escenario y nunca dejan de sorprender al público.

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe