RedCultura.comEl Tendedero - Leonardo Sancho
« PREMIOS NACIONALES DE CULTURA 2010LAS EXPIACIONES DE LOS BILLETES »

TENDENCIAS 2010-2011

Permalink 20.12.10 16:19 , Categorías: Venturas y desventuras de Merricrismas

La colonización de la ciudad de San José, por parte de la Coca Cola y toda su parafernalia mercadotécnica, publicitaria e industria del entretenimiento, siempre ha sido bastante visible y se luce todavía más en las épocas decembrinas: Festejos Populares en Zapote, toros a la tica, tope, Festival de la Luz... Sin embargo, este año en particular, se pasaron de la raya al traer un oso desde el norte polar para iluminar el árbol de la Municipalidad de San José, si es que a ese cono se le podría llamar árbol —pues no deja de ser una mala y plástica reminiscencia visual de su ancestro vegetal— que ya varios años ponen al inicio de la Avenida San Martín, como uno de los grandes eventos del mes de diciembre. Y no solo la Muni está incluida, además del oso ajeno a la fauna tropical, los faranduleros —Moncada, Hoffman y unos cuantos implantes de silicona parlantes— a la trasnacional del agua embotellada no le ha bastado y prácticamente ha empapelado el paisaje urbano con vallas publicitarias de ese viejillo vestido de rojo tomándose una gaseosa bien fría, en el frío invierno polar, con el lema “Disfrutá la navidad” —al menos la agencia publicitaria y sus creativos, en un derroche hemorrágico de imaginación, cuidaron el voseo, porque no hay que olvidar, eso sí, que los ticos somos pura vida y hablamos de vos.

El mensaje es claro: Navidad = Cocacola.

...

Y de eso somos testigos todos los ticos pura vida, la Muni, los medios de comunicación y la ciudad misma.

Y… Bueno, diciembre es el mes del consumo masivo, con el pretexto de compartir con la familia y los amigos.

Entre los tamales, las fiestas, cenas, almuerzos, actividades de fin de año de la oficina, paseos, encuentros y demás, las leyes del mercado se imponen y este año se recrudecen, se han vuelto más fieras porque el mercado viene entendencias2010. Ahora el paisaje comercial navideño viene con la fuerza de latendencia, como si se tratara de una fuerza económica invisible que dirige hacia el único fin: el consumo. En decoración propia de esta época hay tendencias para todos los gustos: rojo, azul, plateado, dorado, cobre, amarillo, bronce, cobre añejo, cobre brillante; con lazos, con flores, con escarcha, con hojas, con bellotas, con semillas; ángeles, muñecos, peluches, carnaval de Venecia, Cascanueces, confites, mascotas… y un largo etcétera hasta lograr el objetivo de que el año próximo a más de una familia deseche la tendencia de la decoración 2010 porque en algún programa de farándula o de noticias escucharon decir que en el 2011 eso ya no es “IN”, más bien es “OUT”.

El mensaje también es claro: Navidad = Use y deseche.

Para este diciembre, ya Merricrismas había desmitificado al viejillo vestido de rojo y lo tenía catalogado como un paidófilo de los que le gustaba manosear niños en los centros comerciales; en todo caso nunca entendió por dónde andaba el Niñito Dios ni qué hacía, al mismo tiempo, un viejo vestido tan ridículo de rojo confundiendo a la gente y mucho menos ahora con su omnipresencia adornando el paisaje urbano; tampoco la curiosa niña estaba para debatirse con la omnipresencia y omnipotencia si Dios, el viejillo vestido de rojo y la Coca Cola eran la Santísima Trinidad y venían a instaurar una nueva fe. Su mente andaba por otro lado este diciembre, pues el año próximo ya estaría en el colegio y para ella esos asuntos eran más importantes, ya había sido admitida en el Vargas Calvo; se graduó de sexto grado con el mejor promedio de su clase en la escuela de Santa Marta —por lo que celebraron con un arroz con pollo en familia— y dejaría por fin a la niña Miriam, con todos sus valores y antivalores.

Este año tampoco iba a estar de visita la tía Jackellynne porque con la crisis mundial ella y su marido tuvieron que cancelar el viaje, así que las expectativas no eran muchas; aunque el tío Freddy y Rándal habían prometido llevarla —junto con sus primos Jaeson y Tiffany— al parque de diversiones un día y a Ojo de Agua otro día, pero primero estaba el paseo prometido a don Gregorio a Mata de Limón, por la carretera a Caldera, para quitarle el antojo de pescado frito que tiene desde el Día del Padre. Además, por asuntos de colesteroles altos, el ciudadano de oro no hizo por dónde animar la tamaleada tradicional en la casa y la celebración navideña se había reducido a decorar con la tendencia de siempre, que era un portalito en el suelo, con animalitos de yeso de todo tipo —laguna de espejo con patos incluidos—, aserrines de colores, lucecitas intermitentes y papel de regalo de ladrillos rojos de fondo; por suerte la imagen de la puerta del sannicolás de plástico se había desteñido, así que la puerta principal de la casa no tenía decoración este año.

Aunque, pensándolo bien, como Johnny el papá de Merricrismas trabaja en la Bodega de Activos Recuperados de la Oficina de Servicios Generales de la Universidad de Costa Rica —mejor conocidas como BOARE, OSG y UCR respectivamente—, esta navidad y este 2010 también resultaron particulares y muy diferentes, tanto para la niña como para su abuelo.

Johnny llevó su hija y a su suegro don Gregorio a visitar los portales que participaron y ganaron el concurso de portales en la U, visitaron varias oficinas, laboratorios, institutos, programas, facultades, escuelas y dependencias. Estuvieron también en la Feria de Navidad del PIAM —Programa Integral para la persona Adulta Mayor— en la que probaron comida casera y se enteraron de las actividades que este programa promueve; además, pudieron escuchar algunos conciertos navideños de los diferentes ensambles de la Escuela de Artes Musicales de la U y vieron algunas presentaciones de los diferentes programas artísticos y culturales de la Vicerrectoría de Vida Estudiantil, que estaban esparcidos por la toda la Ciudad Universitaria de San Pedro.

Claro, este resultó ser un diciembre diferente, porque al visitar el campus Merricrismas y su abuelo pudieron entender por qué Johnny —el respectivo padre u suegro— estuvo tan involucrado este 2010 en los problemas de la autonomía y el presupuesto de las universidades públicas y por qué ese había pasado a formar parte de los temas importantes de la familia, cuando el tema las uniones civiles del mismo sexo pasó a otro plano. El abuelo y su nieta entendieron, y fueron testigos, que mediante el FEES se puede financiar a los muchachos que participan en los grupos culturales de la U con becas, porque son estudiantes que de otra forma no podrían estar en la U y conocieron que los ciudadanos de oro son incluidos, en lugar de ser excluidos, en diferentes programas y cursos que tiene el programa de los adultos mayores de la universidad. Don Gregorio había visto a su padre luchar por las garantías y el estado benefactor, que trajeron como resultado la creación de la universidad estatal y pública, pero hasta ese momento no había tenido idea de las dimensiones de esa lucha que ya comenzaba a caer en el olvido político.

Sí, esta resulta ser una navidad diferente, no había viejillo vestido de rojo tomando gaseosa en las inmediaciones de la autónoma y benemérita casa de estudios superiores todavía estatal solo personas convencidas de lo que hacen. Don Gregorio decidió llevar alguno de los cursos del PIAM, ir a clases de natación a las piscinas de la U, e inscribirse en el Club de Cine el año próximo y Merricrismas esperaba que cuando terminara el colegio, dentro de cinco años, se pudiera inscribir en algún grupo cultural de la U, pero para ese entonces ya habría que negociar nuevamente el FEES.

Este mensaje también es claro: Feliz tendencias 2011.

No hay opiniones, todavía

Noviembre 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


LEONARDO SANCHO DOBLES

En un principio, cuando cursaba la secundaria en el Conservatorio de Castella, había pensado estudiar arquitectura, pero al tener muy malas bases en matemáticas pensó que cualquier construcción se derrumbaría. Luego consideró estudiar artes gráficas y filología; estudió esta última porque no había tantos requisitos para entrar a carrera y porque la literatura —nunca pudo tener afinidad con el área de la lingüística— siempre le pareció un misterio mágico para ejercitar la imaginación, aunque el futuro laboral fuera incierto. Posteriormente se arrepintió de no haber estudiado piano cuando tuvo la oportunidad en la adolescencia, aunque sí estudió diseño gráfico, pero no ejerce.

Más que docente de literatura se considera un promotor de la lectura, particularmente de los textos clásicos —a veces vilipendiados—.

Ahora, en las cercanías de los cuarentas, se ha dado cuenta de que lo que siempre quiso ser era payaso del Cirque du Soleil, es la profesión más difícil del mundo porque a partir de casi nada, de lo mínimo y de lo más sencillo, con el único recurso del gesto y del movimiento, alcanzan llenar todo un escenario y nunca dejan de sorprender al público.

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe