RedCultura.comReflexiones Vivenciales - Pedro Grases
« ARCHIE COCHRANE - LA MEDICINA BASADA EN LA EVIDENCIA.ENRIQUECIMIENTO SENSORIAL »

SAN GERARDO DE DOTA

Permalink 20.11.12 09:40 , Categorías: Sin categorías

EN PLENA  CORDILLERA DE TALAMANCA,  A 89 KM DE SAN JOSÉ

Fotografías a cargo de mi esposa Haydée Briceño

Escoger la próxima excursión para conocer los encantos de Costa Rica no es tarea fácil de discernir. Ayudan los consejos de amigos y muy especialmente, si se trata de un lugar montañoso, contar con una jornada soleada, lo cual no es fácil predecir en esta época del año. Mantengo mi disposición de acercarme al gentilicio costarricense relatando estas vivencias. Persuadido estoy que esta forma de tributo afectivo hacia el país, ha sido cálidamente recibida por mis conocidos, amigos y familiares, incluidos los del exterior.

Ya habíamos oído hablar del Río Savegre y del Cerro de la Muerte y motivos hay para tener cierta aprehensión por el calificativo del cerro. En el pasado, cruzar el macizo montañoso a partir del Valle Central y en dirección a la Costa del Pacífico, requería tres o cuatro días a pié o a caballo. Las inclemencias del tiempo podían ocasionar a los viajeros desprevenidos trastornos mortales como consecuencia de la lluvia y el frio inclemente. De ahí el término ominoso de “Cerro de la Muerte”.

Nada que ver con la vía de comunicación actual, a la cual se accede antes de llegar a Cartago. De allí hasta el destino se transita por la Autopista Panamericana en dirección suroeste, incursionando en la Cordillera de Talamanca en donde se encuentra la cuenca del río Savegre, con aguas límpidas que transcurren en medio de un territorio quebrado con mucha pendiente. En apenas 40 km el cauce desciende desde casi 3.500 mts hasta el nivel del mar, en donde desemboca cerca de la población del Hatillo, un poco al sur del extremo meridional del Parque Nacional Manuel Antonio.

...

Nuestro propósito era visitar la población dispersa de San Gerardo de Dota (150 habitantes) en donde se encuentran varios hoteles, destacándose la ubicación e instalaciones del Hotel Savegre, propiedad de la familia Chacón, pioneros de la región. Por la carretera, sinuosa y aceptablemente asfaltada, puede coincidirse con gigantescos camiones con destino a Panamá, supongo que para evitar el peaje de la nueva vía a partir de Caldera. No olvidar que hace un tiempo este segmento de la vía constituía una parte de la autopista Interamericana que unía los Estados Unidos con Panamá y que el Cerro de la Muerte era la cota más alta de toda ella (3.500 mts). En este macizo montañoso se encuentra ubicado el pico más elevado de Costa Rica denominado “Cerro Chirripó” con una altura superior a los 3.820 mts.

La vegetación del lugar es imponente. Bosques lluviosos o de neblina, con una gran diversidad de árboles, arbustos, helechos gigantes y una variedad notoria de palmas. Tanto la vegetación de la montaña que corresponde al subpáramo (que fue la que visitamos), pero en especial la del páramo, en ciertas épocas del año soportan temperaturas bajo 0 ºC durante la noche y las madrugadas. Pueden explorarse las reservas a pie, a caballo o en vehículos apropiados transitando senderos cuidadosamente trazados y la pendiente del rio se utiliza para disfrutar de rafting en sus diversas categorías. De hecho estas excursiones también se ofrecen desde el Parque Manuel Antonio y está de más decir que dependiendo de cada lugar, se puede disfrutar de una fauna y vegetación muy variada. Su buen mantenimiento ha permitido conservar los ecosistemas naturales en buen estado y de esa manera se ha preservado la biodiversidad. Por cierto en algún momento, estuvieron  amenazados por el proyecto de construcción de una represa.

La cuenca del Savegre ofrece alternativas diversas vinculadas al agroturismo, ecoturismo y para el deleite de aquellos en la búsqueda de aventuras en montañas altas y frías, también en llanuras cálidas. Para finalizar, tres consejos. Tomar la precaución de conducir a la luz del día ya que la neblina al atardecer puede ser muy densa y compromete la visibilidad; disponer de abrigo y no olvidar la cámara fotográfica. Para un almuerzo casero con platos criollos y económicos, es recomendable acudir a “Las Cataratas Lodge” que es el primer albergue que se encuentra en un pequeño desvío de la carretera antes de llegar a San Gerardo de Dota. Si les ofrecen una visita a las cascadas lo aconsejable es un no rotundo. El camino está mal mantenido y si ha llovido recientemente, hay segmentos con barro resbaladizo prácticamente intransitables. No vale la pena el esfuerzo para contemplar lo que más bien es una torrentera entre rocas, de agua muy limpia eso sí. Además hay acceso más fácil a otras cataratas. En todo caso en verano resultará menos riesgoso el camino.

Si tuviese que referirme a lo que constituye la motivación principal para esta visita, cabría destacar que es un lugar cercano, lleno de encanto, que dispone de las instalaciones adecuadas, senderos variados para excursiones a pie, a caballo y en un todoterreno y que a cada paso se encuentra el delicioso rio Savegre para refrescarnos el espíritu.

1 comentario

Comentario De: Andrea [Visitante]
San Gerardo de Dota es un lugar perdido en el tiempo. Le comparto un cuentito que les habia dedicado hace tiempo http://andreasanchezcr.blogspot.com/2012/01/suria.html
22.11.12 @ 16:15
Junio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Pedro Grases G.
Pedro Grases G.

El profesor Pedro Grases G. se formo como médico patólogo en los EE.UU. y se dedicó a la investigación y docencia en varias universidades de América y Europa.

Autor de varios libros. Ya jubilado, continua escribiendo, disfruta de la música, mantiene afición por la fotografía y atiende a su familia.

Actualmente es Profesor Visitante de la Facultad de Medicina de la UCR.

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe