RedCultura.comEl Tendedero - Leonardo Sancho
« APOLOGIA DEL TACACOALVARO QUESADA, In memoriam »

SACUDIDAS MINISTERIALES

Permalink 28.02.07 12:13 , Categorías: Para ventilar

Cada cuatro años, con el cambio de gobierno, los jerarcas que administran el estado —si es que la banda presidencial no se traspasó dentro del mismo partido— empiezan por sacudir y limpiar lo que los anteriores les heredaron. Sacuden el polvo de los rincones, corrigen lo que supuestamente no se hizo bien y, según los nuevos criterios, descartan lo que no es viable; en otras palabras, deshacen lo que estaba hecho, archivan las ideas anteriores y proponen otras, diferentes; lo anterior lo pueden llevar a cabo si es que encontraron la oficina completa y en orden, pues se ha dado el caso en que los recintos están desmantelados y vacíos. (¡Ah! También es el momento oportuno para ventilar algunos trapillos sucios que no se pudieron orear en la campaña política.) Así se administran, a veces, los bienes y el porvenir del país. Se trata de una rutina nacional que se reinicia, o renueva, en el mes de mayo —casualmente los mismos años en los que se juega el Mundial del Fútbol.

Y ahora, con esto de la entrada a clases y otros pormenores burocráticos, como el robo de unas computadoras en las que se almacenaba información clave, ha salido a relucir el problema de los nombramientos de docentes por parte del Ministerio de Educación —Bueno… la verdad es que la ventilada y puesta en orden de la casa ya había comenzado antes cuando se hizo público el caso de unos nombramientos entre familiares y ascensos meteóricos de funcionarios y funcionarias—. Pero al Ministro de esta cartera le ha tocado poner más orden de la cuenta —como quien dice le ha tocado bailar con la más fea—, pues se le han destapado problemas que la educación en sí viene arrastrando desde hace mucho tiempo atrás como —otra vez— los nombramientos, la calidad de la educación, el cuestionamiento de las pruebas de bachillerato —tal y cual ha ocurrido con las de sexto grado puesto que ya las eliminaron—, la capacitación de los maestros y maestras de todo el país y otros aspectos más serios que han salido a relucir —más allá del largo del pelo que deben tener los estudiantes varones y otras trivialidades que han querido endilgarle al ministro Garnier.

Es probable que sea la oportunidad propicia para cuestionar varios aspectos de la educación nacional; el ministro se ha dado a conocer por su mística, claridad y amplio criterio en el ámbito educativo y sus temas y problemas.

Más allá de la economía, las relaciones diplomáticas, la producción, la tecnología y otros, los ministerios del ambiente, la cultura y la educación deben ser los más fortalecidos en este momento en el país, ya que a partir de esos ámbitos se derivan los otros. (Es más: la educación, la cultura y el ambiente no tienen por qué estar sometidos a los designios de la política y variar cada cuatro años según los vientos que soplen; esos tres pilares de los costarricenses deberían estar bajo la tutela de una Junta de Notables que no cambien de acuerdo con el gobierno de turno, que estén allí por méritos y los puestos sean inamovibles.)

En el caso de la educación, hay que plantearse si en efecto se están cumpliendo los objetivos que buscan formar ciudadanos y ciudadanas conscientes de su entorno, con una visión de mundo que les permita hacerse un lugar importante en la sociedad. Hay que preguntarse si en efecto se están estimulando estudiantes pensantes y, a la vez, capaces de cuestionar y cuestionarse, que tengan el intelecto de analizar los problemas y encontrarles soluciones y que no solamente sean una masa adocenada que se prepara automáticamente para ganar los exámenes de bachillerato. Jóvenes que sean capaces de insertarse inteligentemente en la sociedad y que respondan a las necesidades inmediatas del mundo y no oportunistas adoctrinados en las escuelas y colegios en donde priva la ley del mínimo esfuerzo. Se trata de que las escuelas y los colegios no solamente se dediquen a entrenar a sus estudiantes en las destrezas mecánicas para resolver una prueba se selección única la cual, al final del camino, dictamina si pasaron o no los exámenes de bachillerato y determina, también, el éxito del colegio; pues la realidad a la que hemos llegado es el momento en cual las cifras anulan los procesos y el fin dejó de justificar los medios.

Por supuesto que lo anterior puede resultar utópico, en el marco de una ideología dentro de la cual nos toca desenvolvernos, puede sonar idealista también.

Sin embargo, me atrevo a sugerir que es necesario comenzar por lo más simple que consiste en revisar destrezas tan sencillas como la escritura y la lectura.

¿Qué leen los colegiales de hoy? —si es que algo leen— ¿Cómo leen los estudiantes en las aulas? ¿Para qué leen? (Desde hace tiempo los programas del MEP no han variado los libros de lectura obligatoria donde hay algunos que merecerían estar y otros no, igual que ocurre con los libros de texto y con los resúmenes de textos literarios que se consiguen a la vuelta de la esquina)

Y en cuanto a la escritura… con tantos ruidos tecnológicos que facilitan el trabajo e impiden la comunicación —Internet, MSN, mensajes de texto, etcétera— conviene preguntarse ¿Qué, cómo y para qué escriben los jóvenes?

Ya que las autoridades del caso están aseando los problemas heredados de gobiernos anteriores, es pertinente revisar las políticas de procesos tan sencillos —y a la vez complejos— como la lectura y la escritura.

Quizás a partir de ahí se empiecen a generar soluciones para otros temas y problemas más complicados que aquejan a la realidad nacional.

1 comentario

Comentario De: redcul [Miembro] Email
Don Leonardo, tal vez a lo que nos estamos enferentando es a la incapacidad y la poca voluntad que tiene el gobierno y la sociedad en general de hacer, crear y producir personas con visión y pasión (ya sea que más tarde les roben el mandado).

En nuestra visión cortoplacista en la que lo que importa es solamente hacer dinero para "vivir mejor"(de forma inmediata), estamos dejando de lado el futuro y el desarrollo integral de un país que necesita urgentemente saber cual es su norte para los próximos 100 años, para así dejarles a nuestros hijos y nietos un país con planteamentos humanistas y productivos, más allá de parches como el TLC y otras "ocurrencias" que lo único que hacen es tapar el sol con un dedo.
02.03.07 @ 08:47
Julio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


LEONARDO SANCHO DOBLES

En un principio, cuando cursaba la secundaria en el Conservatorio de Castella, había pensado estudiar arquitectura, pero al tener muy malas bases en matemáticas pensó que cualquier construcción se derrumbaría. Luego consideró estudiar artes gráficas y filología; estudió esta última porque no había tantos requisitos para entrar a carrera y porque la literatura —nunca pudo tener afinidad con el área de la lingüística— siempre le pareció un misterio mágico para ejercitar la imaginación, aunque el futuro laboral fuera incierto. Posteriormente se arrepintió de no haber estudiado piano cuando tuvo la oportunidad en la adolescencia, aunque sí estudió diseño gráfico, pero no ejerce.

Más que docente de literatura se considera un promotor de la lectura, particularmente de los textos clásicos —a veces vilipendiados—.

Ahora, en las cercanías de los cuarentas, se ha dado cuenta de que lo que siempre quiso ser era payaso del Cirque du Soleil, es la profesión más difícil del mundo porque a partir de casi nada, de lo mínimo y de lo más sencillo, con el único recurso del gesto y del movimiento, alcanzan llenar todo un escenario y nunca dejan de sorprender al público.

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe