RedCultura.comVox Populi
« Política, estrategia y entropía: ¿A dónde queremos que nos dirijan?Teatro y género »

Que si la entrada de “Da Vinci, El Genio” estaba muy cara, y otros menesteres del arte y la vida cultural del Valle Central y sus vecindades...

Permalink 14.08.11 16:08 , Categorías: Generales, Problemáticas del sector, Artistas Nacionales

Por Alicia Coto Guzmán
Artista en proceso, docente; apasionada del arte y la educación para el crecimiento social. Obsesionada con la gestión y formación de públicos culturales.

Falsas expectativas. Nueve mil colones. Carísimo. Arte disfrazado. Museo de primer mundo disfrazado. Exhibición de tercer mundo. Condiciones para iniciativas privadas y producción de exhibiciones. Gestión cultural. Formación de públicos culturales. Arte accesible. Arte gratis.

Esa es mi síntesis libre de algunos comentarios en Facebook. En algunos casos coincido. En otros casos me estalla el hígado.  Coincido por ejemplo en que el arte debiera ser accesible, idealmente gratuito. El arte debiera ser parte de la vida cotidiana de todos. Esa es mi bandera. Sé lo hermoso que es cuando ya está incorporado al sistema. Pero no solo el arte. También la salud y la medicina, la agricultura, la ciencia, la ingeniería... Todas esas cosas son buenas para el alma y el bienestar de los seres humanos, pero el mundo es el que es y no por mucho quejarnos dejará de estar así. Quienes trabajamos en el arte y la cultura también somos ciudadanos con cuentas que pagar para vivir.

...

Nueve mil colones es lo que más de una mamá necesitará para resolver para sus hijos un par de días. 9 mil colones que tal vez a algunos le sobran. 9 mil colones con los que ya nadie llega hasta Francia. Y sin embargo es un argumento común de los detractores de la exhibición de Da Vinci en La Aduana: que en el Louvre les sale la entrada en 10 euros. Quien haga bien las tareas sabrá que en el Louvre hay solamente unas 7 obras de Leonardo Da Vinci entre pinturas (acabadas e inacabadas) y dibujos: La Mona Lisa, que quizás sea una de las obras del arte occidental más famosas, La Belle Ferronière, La Anunciación (la primera pintura que se le atribuye a Leonardo luego de su proceso de formación en el taller de Andrea del Verrochio), una de las dos versiones que hizo de La Virgen de las Rocas (la otra versión está en la National Gallery en Londres), San Juan Bautista, Baco y un dibujo; Isabel de Este. Las demás, están repartidas en otros lugares. Igual que sus códices, apenas unas 6000 páginas de apuntes y dibujitos, que habría que ver si a nosotros tan criollos nos dan permiso de verlos. Echarse un viajecito por el mundo para ver y tener una amplia comprensión del legado de Leonardo requiere una multiplicación milagrosa de los 9 mil colones. Si alguno de los lectores tiene recursos y vida para hacerlo, le pido por favor que haga un blog y nos cuente. En este vallecito estamos sedientos de estas experiencias de cholle internacional.

La obra de Leonardo, trátese de pinturas o de dibujos, es tan valiosa, y está tan asegurada por sus custodios, que rara vez abandona los edificios en los que está. Sería bastante candidez junta creer que toda esa obra, tan valiosa, tan famosa, tan conocida, tan asegurada, puede salir alguna vez de los grandes museos para visitar nada más y nada menos que este pequeño y colorido valle de paz, pero según lo que leí por aquí y por allá, hubo quien se creyó que nos traían las de verdad. Un dato curiosón, para dimensionar el asunto de los préstamos de obras de este calibre: La Dama de Armiño, mi retrato preferido de Leonardo, de manera excepcional, y en medio de grandes medidas de seguridad, normalmente en exhibición en el Museo Czartoryski de Cracovia en Polonia, viajó al Palacio Real de Madrid este año, donde va a estar hasta setiembre. El operativo de seguridá, pues imagíneselo igualitico a los operativos que vemos aquí que nos estamos volviendo especialistas en el tema. Que yo sepa, la expo nunca se promocionó como una muestra de obras originales. Que si alguna vez omitieron decirlo así específicamente... bueno, cosas peores se anuncian con esa fórmula. Publicistas, es el momento de lanzar la primera piedra.

Por si no lo supimos. “Da Vinci, El Genio”, es una exhibición itinerante; o sea, que viaja por diferentes ciudades (¡hasta ciudades del primer mundo fíjese!)y a todas ellas llega porque hay alguna organización que corre con los costos de llevar el material y organizar un evento/exhibición alrededor del mismo. Una empresa privada, Grande Centroamérica, fue la que se echó encima la tarea de traerla, y el valle se salpicó de comentarios cuando hace unos meses anunciaron que la entrada iba a costar 9 mil colones.  El lado positivo: gracias a “Da Vinci, El Genio”, hoy hay un agraciado polvorín en el universo cultural del Valle Central y sus vecindades. La exhibición deja varias lecciones, no solo para Grande Centroamérica, sino para todos los interesados en el arte y para todos los involucrados en el sector cultural: periodistas (algunos se dejaron decir una que otra barbariad), gestores, promotores, educadores y los formadores de públicos para este tipo de eventos.

Tania Devoto, de la productora de eventos Grande Centroamérica desglosa aspectos que consideró la empresa para calcular los costos de la entrada a la exhibición en la entrevista que le hace Natalia Rodríguez de Red Cultura. No hace falta leerse los informes del Estado de la Nación para entender que en Costa Rica 9 mil colones es caro, con algo de sensibilidad social basta. Al evento no se le dio declaratoria de interés público, lo cual habría hecho que bajaran los costos en un 24%. Si de llegarle a todos se trata, con la declaratoria no habría sido suficiente. El Ministerio de Cultura y la Municipalidad de San José, en términos de gestión y política cultural nos quedaron debiendo.

Las quejas. Tania verbaliza lo que ya muchos sabemos: algunos eventos se ganan el “derecho” a cobrar ciertas sumas sin levantar roncha y otros no. Que salados los de Grande que por lo visto no le van a llegar a su meta. Igual de  jodidos estamos el resto, porque nos falta proponer y hacer otras alianzas. En la literatura eso se llama fuerza viva. Tania en una de sus declaraciones a ADN Radio el día que la muestra abrió al público general, dijo que si alguien tenía una propuesta de responsabilidad social se la llevara para ver qué se podía lograr. ¿Cuántos de los que se quejaron de no tener recursos  para ir pensaron en un proyecto colectivo y social como una opción negociable que permitiera el aprendizaje y el bien común? Porqué me sospecho que la respuesta a esa pregunta tiene que ver con el egoísmo y con ese molesto yoísmo infantil (yonopuedopagaryoestoylimpioyonotengoconquéayudenmeamiamiami) ¿Cuántos de los quejosos hicieron propuestas proactivas para trascender la queja?

Exhibiciones y productos culturales: Las exhibiciones de alto nivel necesitan inversión en recursos  materiales y recursos intelectuales. Cuando eso se hace, es evidente que atrás hay trabajo y capital. Cualquiera que tenga algo de experiencia en producción de exhibiciones en un museo o galería, sabe que para  hacerlo se necesita dinero, que para hacerlo bien se necesita más dinero y que para hacerlo con excelencia, fundraising, show me the money!!! En la pobreza de nuestra educación financiera  y cultural, eso pocas veces se visibiliza; otro fantasmita que se asoma y saca la lengua (mamá y papá no hablan con los niños de cuánto cuesta vivir como vivimos). ¿Cuánto gastan nuestros museos y galerías en producir una exhibición? ¿Cuánto cuesta entrar a nuestros museos estatales? ¿Cómo calculan el costo de su entrada museos que operan bajo el modelo de fundación privada? ¿Cuál es el monto más elevado que se ha invertido al montar una exhibición en alguno de nuestros museos? Pellizquémonos porque hay lugares donde ya se dice abiertamente cuánto cuesta tener abierto por día como parte de su trabajo de formación, transparencia y proyección.

En este valle que a veces es llanura del pensamiento, ¿cuántos se dieron cuenta de que para que este tipo de material exista, debe haber investigación??? Los que la visitaron, ¿leyeron ahí donde decía que la muestra es producto de una investigación de 10 años? ¿10 años?!!! Sí, para producir esa exhibición de Da Vinci con esa calidad, hubo un equipo interdisciplinario que hizo un esfuerzo para que ese material existiera. Cada quien que se informe y decida si 10 años para investigar un artista con la amplitud de intereses y capacidades de Leonardo es suficiente tiempo o si apenas alcanza para hacer una “infame muestra”. ¿Porqué tanto tiempo? Bueno la obra de LDV está repartida por  varios lugares, y se estudiaron también las técnicas de producción artesanal disponibles en los siglos XV y XVI para construir los modelos de las máquinas y dispositivos de los códices (porque Da Vinci los dibujó pero no los hizo). Esa es quizás una de las fortalezas emotivas y narrativas de la exhibición. No las reproducciones de las pinturas.

De exhibiciones itinerantes. ¿Cuántos buscaron a qué se dedica Grande Exhibitions Australia que es la productora de buena parte de los contenidos de la expo? Oh, sorpresa, 1: Los australianos le ponen bastante bien y bonito a eso de los museos, la museografía y la producción de exhibiciones y 2: Grande Exhibitions Australia se dedica a diseñar exhibiciones itinerantes con réplicas que luego hacen circular por diferentes ciudades del mundo. (Para los que no se tomaron la molestia éste es el link).

¿Qué si eso de hacer exhibiciones de réplicas será kitsch? Sí, clarísimo. Es. Y no creo que haga falta citar a Umberto Eco para notarlo. (Por aquello de un iluminado artículo del Semanario Universidad). A una amplia mayoría de los habitantes del Valle Central  (y me atevo a decir que del planeta) el kitsch, como tantas otras terminologías y análisis del mundo del arte, ni les va ni les viene, y Eco, pues menos. Para incorporar el arte al torrente sanguíneo no hace falta dominar la teoría, hacen falta sensibilidad, mucha creatividad y experiencias de vida. En un valle,  donde el kitsch está bastante entronizado en la vida cotidiana, ir a una exhibición de Da Vinci calificada de kitsh y de “aguacate a precio  de fruta importada”, es peccata minuta (un latinazo, como don Umberto, que los adora). Kitsch o no kitsch, este tipo de muestras tienen algo que enseñarnos: aspectos significativos de artistas de diferentes momentos y épocas, sin necesidad de viajar a los museos donde están sus obras. No se vale ser tan obtusos de mente, y menos ante una mente llena de luces como la de Leonardo; que todavía hoy tiene tanto que decirnos.

Que si estamos viendo solamente hacia la cultura europea. Ok, le podría dar medio punto a ese argumento... p-e-r-o, entonces, ¿qué pasa si mandamos nuestras valiosísimas piezas de oro precolombino a rotar por el mundo?... ¡va y nos las devuelven con el mismo argumento!!! El término arte universal se refiere a obras que trascienden fronteras de culturas, tiempo y espacio. Y sí, pongámonos soñadores, creativos y ambiciosos, ¿tenemos cómo armar un grupo interdisciplinario que investigue concienzudamente, por varios años, un aspecto de nuestra cultura y produzca una exhibición de excelente calidad y la ponga a rodar por el mundo? (para que no quede tan fácil, un par más: que ruede con obras originales para que ningún sabio se moleste con lo kitsch y que sea gratis para todos ;-). ¡Cuidado y sí tenemos recursos intelectuales y materiales con qué!

Buscando la exhibición perfecta en San José. Hay carencias y errores importantes en el montaje, la transcripción de algunos textos no es la mejor, para mi gusto falta un poco de contextualización y mediación. Dispositivos que se podían tocar y  en la itinerancia quizás han sufrido daños y no llegaron en la mejor condición. Se prescindió de las cédulas audibles. Se cometió el grave error de ofrecer el servicio de acompañamiento de visita guiada solo para eventos cerrados, que a los estudiantes no es tan buena idea tirarlos en 9 salas a ver si leen y a ver si aprenden solos. Que el entrenamiento para los coordinadores de sala como conocedores y mediadores pudo ser más riguroso. Que a los ojos con un poco más de entrenamiento visual les molesta un poco la calidad de ciertas impresiones o los acabados de las máquinas. Que Grande Centroamérica se podía haber asesorado más directamente con gestores, educadores y promotores culturales para darle más relevancia al evento. Que sí hay algunos estudios de público acerca de la visitación a exhibiciones que les podrían haber iluminado el camino a los organizadores, para no tropezar con la gran verdad de que aún no hay hábito de pagar por este tipo de experiencias culturales ni siquiera dentro de los estratos que cuentan con buen ingreso. Todo eso es cierto. Que si a Grande le quedó grande el asunto... bueno, tiremos piedras, pero mantengamos presente que el mundo en este pedazo de mundo, suele quedarnos grande. Yo creo que hay que reconocerles el esfuerzo de involucrarse en la oferta cultural sin desistir a medio camino, de hacer el intento y generar todas estas inquietudes. Claramente hay cosas que sí hicieron muy bien.

Al sector cultural le quedan muchas preguntas importantes que resolver: ¿estamos produciendo exhibiciones innovadoras y llamativas?, ¿estamos generando hábitos y fidelización de visitas a nuestros espacios de artes visuales? ¿estamos siendo eficaces en conseguir recursos? ¿estamos conscientes de que la producción cultural de calidad necesita investigación? ¿sabemos cuando fue la última vez que visitaron una exhibición o un museo los mismos que se quejaron de no tener con qué ir a ver a Da Vinci? ¿llevamos registro de qué es lo que se llevan las personas consigo cuando visitan una exhibición?   ¿han sido claras y constantes las motivaciones y las razones que se han dado para hacer que las personas encuentren la pertinencia del arte en su vida?

Al final se trata de resolver cómo hacemos para hacer las cosas mejor. Si algo debiera dejarnos el paso de estas réplicas por nuestra ciudad es la necesidad de preguntarnos qué es un genio y cómo hacemos para tener más genios en nuestro país.

Imaginen, qué maravilla, vivir rodeados de seres brillantes.

8 comentarios

Comentario De: Luis Gustavo [Visitante]
totalmente de acuerdo. Generalmente las exibiciones y los conciertos son "elitistas"; con precios altísimos; accesibles solo a la clase que pueda pagarlos. Recuerdo escuchar a a muchos trovadores españoles y suramericanos cuando vienen al pais diciendo que realizan sus conciertos para que los de escasos recursos tengan oportunidad de conocer su música y ver que la entrada mas barata cuesta 20.000 colones; será que se están refiriendo a los pobres de espíritu porque un padre de familia o va solo, por su costo o deja a sus hijos sin las meriendas. El Festival de las Artes en Teatros conocidos tambien tiene esta particularidad; son pocos los espectaculos que ponen sus precios al alcanse de todos. Es así lamentablemente que el arte sobrevive: desconocido por las masas y subyugado por unos pocos, y así es como grandes valores y genios se pierden porque no conocen las manifestaciones artisticas que existen. Ahora, si el fin es de recolectar fondos para una buena causa entonces deberian dirijirlo a la clase correspondiente: me recuerda aquel chiste que decía: " el Tope Nacional es para que los mas pobres vean como se divierten los mas ricos". Saludos
14.08.11 @ 16:49
Comentario De: stefany mata [Visitante]
Definitivamente la exhibición había que ir a verla, jaja como buena tica fui ayer a casi última hora, esperando y cruzando los dedos para que nos diera tiempo de entrar; así somos los ticos. Al llegar al lugar tenía grandes expectativas como encontrar mucha información sobre el genio, mucha organización de parte de colaboradores y encargados; pero sobretodo esperaba ver una obra creativa, sorprendente y dinámica. Digamos que no me quedaron tan mal en algunos aspectos pero en otros les falto. Por dicha no esperaba ver obras originales, eso sería demasiado soñar por nueve mil colones (o los cinco mil para estudiantes que pagamos ayer). Aplaudo la publicidad, la atención en la entrada, el contenido de la exhibición, la disponibilidad de información clara y resumida sobre cada objeto y la distribución del espacio me parecio acertada, nueve galerías temáticas. Pero le faltó dinamismo a la exposición insisto, al llegar a la sétima galería estaba harta de leer y leer letras pequeñas y más con esa iluminación, de no poder tocar casi nada, de ver réplicas llenas de polvo y de la acumulación de personas frente a cada pantalla en que pasaban cortos videos. Como estudiante de ingeniería industrial se me ocurrían muchas soluciones para todos los defectos que observaba, pero ya no era momento de hacer comentarios y brindar sugerencias, cosa que si habría hecho. Lástima que no se dió declaratoria de interés público, lo merecía. Aparte de más difusión a niveles institucionales o empresariales, ya que se podrían formar grupos y se realizaban descuentos, cosa que pocos sabíamos. Me quedé con la gana de una visita guiada, juegos interactivos como los del puente pero en mayor cantidad, espacio y disponibilidad para todos los visitantes y la explotación de los medios oudiovisuales, 3 pantallas con videos sin audio me dejaron insatisfecha. En fin espero que la exposición haya ampliado la experiencia tica en la organización de este tipo de eventos, para saber en el futuro como hacer las cosas mejor y le haya dejado a cada uno de los visitantes la idea de la grandeza de este genio, las ganas de seguir asistiendo a este tipo de eventos y la idea de seguir imaginando y soñando. "La adquisición de cualquier conocimiento es siempre útil al intelecto, que sabrá descartar lo malo y conservar lo bueno" LDV =)
14.08.11 @ 17:12
Comentario De: José Miguel Rojas González [Visitante]
Hola:

Le faltó mencionar "La Virgen con Santa Ana y el Niño" en el Louvre me consta porque yo la ví y se me salían las babas. A propósito de los ¢9.000 colones de entrada, conozco personas humildes de escasos 18 años con celulares que cuestan ¢300.00,oo (colones) o más o familias humildes en donde el papá, la mamá y los hijos TODOS con celulares de la última tecnología.

Nunca he tenido la oportunidad de ir a Italia, menos a Florencia, por lo que me pareció super valiosa la experiencia de ir a ver en mi propio país la exposición de "los objetos" mecánicos de Leonardo da Vinci. Linda experiencia. Me parece muy valiosa lo que señala: "se estudiaron también las técnicas de producción artesanal disponibles en los siglos XV y XVI para construir los modelos de las máquinas y dispositivos de los códices (porque Da Vinci los dibujó pero no los hizo). Esa es quizás una de las fortalezas emotivas y narrativas de la exhibición. No las reproducciones de las pinturas."

Me pregunto, cuantas de las personas que critican la expo. de Da Vinci por las razones que sean están enteradas una, cuánto invierte el estado en una exposición, por ejemplo como "Otto Apuy: Trayecto (1974-2011). ¿Cuántos de esas personas que desean ver a "Da Vinci" han ido a ver la de Otto Apuy un artista importante del arte costarricense y una muestra que está abierta al público y es GRATIS en el Museo de Arte Costarricense?.

Muchas de las personas asisten a ver Da Vinci por todo el "boom" publicitario o por todo ese rollo de ser el pintor de la "monalisa", o por todo rollo entorno al libro y la película el "Código da Vinci" -por cieto ¡qué mala!-. Pero me pregunto, ¿cuánto de ese público visita una exposición de alguna y algún artista local? Max Jiménez, Paco Amighetti, Felo García, Juan Manuel Sánchez, Emilia Prieto, Otto Apuy, y que son muestras todas gratis o si se cobra es algo simbólico...Todos artistas costarricenses que han enriquece nuestra cultura con sus valiosos aportes, "seres brillantes", más allá de ser "genios" o no.

14.08.11 @ 17:48
Comentario De: Ana Laura Vargas [Visitante]
EXCELENTE COMENTARIO. UN APORTE VALIOSISIMO CON EL QUE ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO.
14.08.11 @ 19:07
Comentario De: Alicia Coto Guzmán [Visitante] Email
Gracias por mencionar esa obra que me pasó José Miguel, sabía que seguro se me estaba escapando alguna. Con ese listado quería señalar que es un grave error pensar que para ver, menos comprender, la obra de Da Vinci "basta" con ir al Museo de Louvre y participar de este ritual globalizado y delirante de hacer fila con los japonesitos y los chinitos, las cámaras y pararse al frente para verla por un breve lapso. Hay un historiador (no recuerdo ahora el nombre) que dice que cada época debe darse a la tarea de comprender cuál es la magia de las grandes obras y los grandes maestros, y justamente a eso es a lo que aporta Pascal Cotte con esta serie de fotografías amplificadas de la Mona Lisa. Esa sala de la expo es didáctica como no lo es la fila en el Louvre.Ese retrato es quizás una de las obras más famosas y reconocidas del arte occidental y bien vale todo material que ayude a entender cómo fue que llegó a ocupar ese lugar.
Efectivamente, hay una cosa mediática a partir de todos estos libros y el cuentico del "Código da Vinci" que se presta como gancho comercial, pero nuevamente, bien valga un buen uso de los recursos de la exhibición para mostrar que una cosa es la metodología para la literatura histórica (o mejor dicho, la metodología para hacer de un libro con muchas carencias un best seller) y otra bien distante y distinta la metodología de investigación de la historia del arte.
Yo creo que en CR las personas con facilidad entienden porqué es importante que el Estado invierta y modernice su sistema y sus equipos de salud por ejemplo, pero nos falta trabajo a los que trabajamos en el arte y la cultura, para lograr que eso mismo, ocurra con nuestro trabajo, ¿somos capaces como colectivo social de entender porqué es importante que tanto el estado como la empresa privada inviertan en la producción actualizada de eventos y productos culturales? El trabajo que falta por hacer es gigante, pero igualmente gicantesca puede ser la satisfacción de ver los resultados en el largo plazo.
15.08.11 @ 12:39
Comentario De: Adriana Murillo R [Visitante] Email
Muy bueno! Cierto, muchas cosas deber'ian ser gratis, el disfrute de los derechos econ'omicos, sociales y tambi'en los culturales, el acceso al deporte, al juego y a la belleza... pero como lamentablemente no lo son, y en la sociedad de consumo todo tiene un precio, tambi'en hay que valorar econ'omicamente el arte para que este pueda desarrollarse... y mientras tanto seguir haciendo lo posible para construir una sociedad diferente. Muchas gracias por el art'iculo!
16.08.11 @ 18:06
Comentario De: Lorna Chacón [Visitante]
En relación con su interesante artículo me gustaría aclarar unos detalles en relación con las declaratorias y las exoneraciones.
La exhibición "Da Vinci El Genio" sí se exoneró de impuestos de importación de todas las obras y aparatos que se expusieron.
En ese sentido, es necesario aclarar cómo funcionan este tipo de exoneraciones.
Esta muestra recibió la Declaratoria de Interés Cultural que otorga el Ministerio de Cultura y Juventud por Acuerdo Ejecutivo No. 030-C del 28 de febrero del 2011 debido a que es una actividad cultural.
Los productos culturales (como libros o discos) son los que reciben declaratorias de interés público, no las actividades.
Sin embargo, la Declaratoria por sí misma no exonera automáticamente de ningún impuesto porque si bien el Ministerio de Cultura y Juventud puede apoyar un proyecto mediante la Declaratoria de Interés Cultural no está facultado para exonerar a nadie de impuestos, este es un trámite que cada productor debe realizar de forma individual ante las instancias competentes, en este caso la Dirección General de Aduanas.
Es así que acogiéndose a los artículos 165 y 166 inciso F de la Ley General de Aduanas, la Dirección General de Aduanas exoneró a los organizadores de "Da Vinci El Genio" del pago de impuestos por introducir al país esos bienes bajo la figura "importación temporal".
Ahora bien, con respecto a los otros impuestos de un 24% (impuestos de espectáculos públicos, el cual se desglosa en 5% de la Municipalidad, 6% Teatro Nacional y 13% impuesto de ventas), éstos deben ser pagados por cualquier producción cultural que se lleve a cabo en el país, incluidos, por ejemplo, los pequeños conciertos musicales que realizan grupos nacionales en un restaurante o un bar, por lo cual difícilmente pueden ser exonerados, aunque, en todo caso, los organizadores pudieron solicitarlo.
18.08.11 @ 17:18
Comentario De: Carlos Garita [Visitante]
A mí me dejó empatado digamos. No estaba tan mala pero tampoco tan buena como para pagar los famosos 9.000 colones.
Ahora, pensé que no iba a aprender nada (por la inmensa información que hay sobre Da Vinci en muchos libros, internet y TV hoy en día) pero aprendí y vi un par de cosas sobre la Monalisa que no había notado nunca.
Lo que sí no me gustó para nada fue que hicieran una maqueta del fiasco de la bicicleta Dios mío!
Como dije, empatado. :)
Ah, y para responderle al señor de arriba, cómo se le ocurre comparar el atractivo publicitario de Leonardo Da Vinci con el de Otto Apuy? :/
22.08.11 @ 08:47
Julio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Este blog tiene muchas caras. Es suyo y de todos los lectores de RedCultura.

Acá puede publicar lo que quiera: una reseña de algún concierto o exposición, de alguna película o libro, algo que le molesta, que le gusta, algo que piensa.

Si quiere publicar algo, sólo tiene que mandarnos un mail a info@redcultura.com con su artículo y nosotros lo ponemos en línea.

La mesa está puesta, usted se encarga de servirla. Provecho!

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe