RedCultura.comFernando Contreras - Apuntes del gato callejero
« La Cuestión Gay-Lésbica ¿a referendum?Las voces en las piedras »

Matrmonio gay y esquizofrenia ideológica

Permalink 27.07.08 18:23 , Categorías: Gato encerrado

¿Tenemos las personas heterosexuales derecho a opinar sobre la suerte y el modo de vida de las personas homosexuales? Si la respuesta es no, de ahí se seguiría que nadie que no sea parte de una comunidad podría opinar sobre esta, y ello nos llevaría prácticamente a la incomunicación absoluta. Se supone que en una sociedad libre y democrática, todos tenemos derecho a opinar sobre el quehacer social y cultural en el que nos desenvolvemos, con la condición de que opinar no sea sinónimo de juzgar, condición, por lo demás, que significa la columna vertebral del Estado de Derecho.
Como hombre heterosexual, puedo tener una opinión sobre el hecho de que una persona homosexual quiera casarse con otra del mismo sexo. Puedo simpatizar o no con el proyecto, pero en definitiva, nada me autoriza a emitir un juicio. En mi condición de hombre, puedo tener también una opinión acerca del aborto pero, de igual manera, dada mi imposibilidad física de quedar embarazado, nada me autoriza a exigirle a una mujer que comparta mi opinión.
En cuanto al matrimonio gay se refiere, nada resume mejor mi posición que el chiste que dice: “¿Tienen los gays derecho a casarse…? Por supuesto que sí, ellos también tienen derecho a ser infelices”.
Lo que aquí está en juego es el nivel de tolerancia que nos permite o no, vivir en paz y compartir el mundo.
El sábado 26 de julio de 2008, en horas de la mañana se reunieron cerca de veinte mil personas vestidas de blanco en una de las principales calles de la ciudad de San José, Costa Rica, para protestar contra la virtual aprobación de una ley que permite el matrimonio homosexual. Se supone, y esto cae por su peso, que se trataba de 20.000 heterosexuales. Estas personas desfilan convocadas por diferentes congregaciones cristianas, y exigen la desaprobación de dicha ley. Argumentan que el matrimonio gay atenta contra la familia y la sociedad, y recurren a la máxima autoridad imaginable: Dios en persona, y sostienen que Dios mismo prohíbe tal práctica, a pesar de que hasta la fecha, nadie haya escuchado a Dios decir semejante cosa, y si no, que lo demuestre.
¿De qué se trata todo esto? ¿En qué país vivimos? Probablemente estas 20.000 personas no tenían nada mejor qué hacer que salir a fastidiar gente en su sábado por la mañana.
Jamás he escuchado que semejante número de heterosexuales se reúna en las calles a exigir que a los gays se les prohíba comprar en los supermercados y las tiendas, se les prohíba tener tarjetas de crédito, en fin, consumir como consume cualquier heterosexual. Si así se hiciera, las pérdidas económicas de los empresarios heterosexuales se contarían en millones de dólares.
De esta esquizofrenia ideológica se sigue que a los fundamentalistas heterosexuales que les ofende el matrimonio gay, no les molesta para nada percibir ganancias del consumo gay. Se sigue que consideran inmoral el amor entre dos personas del mismo sexo, pero no así su capacidad productiva, ni adquisitiva.
Ya advertía Nietzsche: “En todo tiempo se ha querido “mejorar” a los hombres: a esto sobre todo es a lo que se le ha dado el nombre de moral. Pero bajo la misma palabra se esconden las tendencias más diferentes. Tanto la doma de la bestia hombre como la cría de una determinada especie hombre han sido llamadas “mejoramiento”: sólo estos termini zoológicos expresan realidades, realidades ciertamente, de las que el “mejorador” típico, el sacerdote, nada sabe, nada quiere saber… ”
De manera más resumida, también dijo Nietzsche: “No hay hechos morales, sino interpretación moral de los hechos.” Y esto es lo que hacen las personas que se oponen al matrimonio gay, al aborto, a la libertad de expresión, y a todas las manifestaciones de libertad del ser humano, en tanto se opongan a sus visiones de mundo, o atenten contra su dominio de este.
Como resulta evidente, detrás de la fachada moralista de los heterosexuales ofendidos por una ley que en nada les afecta, lo que hay es la defensa solapada de la norma que los legitima como los ocupantes “naturales” de los espacios de poder, en tanto reaccionan contra los derechos de los “desiguales”, pero sin renunciar a las ganancias que estos les generan. De lo contrario, como señalé arriba, de aprobarse la ley, las floristerías heterosexuales se negarían rotundamente a vender las flores para las bodas gays, las tiendas heterosexuales se negarían a vender los uniformes de boda a las parejas gays, las aerolíneas no venderían boletos para las lunas de miel de los gays, ni los hoteles los recibirían en sus habitaciones de los destinos turísticos heterosexuales. La no existencia de todo lo anterior confirma la hipótesis. Y el día que exista, habremos asistido a la legalización e instauración del fascismo como forma de vida.
En aras de la tolerancia y la buena convivencia humana, pienso que antes de manifestarse en contra de un derecho exigido por una minoría, sus oponentes deberían practicar la misma amplitud que manifiestan toda vez que perciben un beneficio de esta. Y, en el mejor de los casos, practicar la tolerancia desinteresadamente.
Pienso que las personas deberían dedicar sus días feriados por las mañanas a dormir hasta tarde, a amarse los unos a los otros, a pasarla bien sin joder a nadie, y a acostumbrarse a que la maravilla que es el ser humano reside en su pluralidad, a entender que toda uniformidad es repugnante y antinatural.
Considero terriblemente peligrosa toda forma de discriminación, porque ya sabemos hasta dónde puede llevarnos. Hoy son los homosexuales… mañana quién sabe: ¿los sonámbulos albinos? ¿los onanistas mancos?
El matrimonio gay es sólo un paso más hacia la reivindicación de las libertades humanas. Después vendrá el divorcio gay, la reconciliación gay, el matrimonio gay en segundas nupcias, la viudez gay… En fin, el abanico completo de cualquier relación humana a la que toda persona tiene derecho, independientemente de sus preferencias sexuales.

10 comentarios

Comentario De: redcul [Miembro] Email
Ay Fernando, qué dicha que alguien escribe sobre esto. Yo sentí mucha pena cuando vi la noticia, pena de que en este país pasen cosas así, que la gente apele a Dios para algo tan irrespetuoso.

Lo peor es que todos en la mesa donde yo estaba estaban de acuerdo, es decir, en contra de la unión entre homosexuales. Dicen que el matrimonio es para hombres y mujeres, como si el proyecto de ley fuera para buscar el matrimonio. Bien se ha dicho que lo que persiguen es la unión civil. Matrimonio es un término religioso más. Pero meten todo dentro del mismo saco.

Me dice uno: "el matrimonio o unión civil o lo que sea, es para hombres y mujeres". Imaginate vos, como si sólo hombres y mujeres se pudieran querer entre ellos. En todo caso, a uno como heterosexual qué carajos le importa o en qué carajos le afecta lo que los homosexuales hagan? En nada. Puras ganas de joder. Puro irrespeto, pura intolerancia. Tan lindos que somos los ticos.

Saludos, Natalia.
27.07.08 @ 19:04
Fernando,
Yo fui alumno suyo de Generales de la UCR en 1994. Me retaba su forma de escribir en ese entonces, y me reta ahora. Continué adelante con este nuevo proyecto, su voz es muy necesaria en estas tinieblas.

Beto
Miami
28.07.08 @ 11:56
Comentario De: Julia [Visitante] Email
100% de acuerdo.
Pero a mi la actividad no me sorprende.
En todas partes donde se han ido aprobando leyes de este tipo, esta clase de grupos convocan a sus ¨fieles seguidores" y hacen lo mismo.
Consiguen poco.
Porque cada vez en más ciudades y países las uniones civiles y matrimonios entre personas del mismo sexo se están aprobando y legalizando.

Lo más lindo sería hacer una manifestación bien colorida de la diversidad también...donde cada quien demuestre su amor a quien ame y eso lo celebremos como de verdad "Dios manda"


Viva la libertad.
30.07.08 @ 00:06
Comentario De: John Delaplane [Visitante] Email
Usted menciona frases de Nietzsche, pues es en la filosofía de tal hombre donde ha hallado razón. Los cristianos elogian las frases de Jesucristo pues es en su filosofía donde han puesto su confianza. Nietzsche apoya la plena libertad humana, mientras que Jesucristo la limita. Cada quien con lo suyo, imitando a otro como siempre ocurre con los humanos. Estoy en desacuerdo con las protestas anti-gays por parte de los cristianos. De forma exacta estoy en desacuerdo con que la comunidad no cristiana critique a los cristianos por sus convicciones. Si se va a hacer protestas contra los gays, hágase también contra los adúlteros (que tanto dañan nuestra sociedad) y contra los jóvenes que agreden contra sus padres, pues todos son de igual manera abominables para Dios. Creo que la comunidad cristiana debe primero remendar sus numeroso hoyos antes de buscar soluciones sociales con protestas que, al igual que sus campañas evangelistas, no logran NADA. Y aquellos que se oponen a la falta de tolerancia deben saber respetar similarmente las convicciones religiosas de aquellos que han puesto su fe en otros seres a quienes buscan imitar.
30.07.08 @ 12:17
Comentario De: gustavo [Visitante] Email
Uno de los argumentos que más escucho en contra de la unión gay es que, al adquirir derechos de ley, estas parejas pueden ejercer propiamente como familias y hacer cosas como adoptar hijos... Ahí es donde algunos gritan la inmoralidad del asunto suponiendo que estas parejas de gays van a adoptar niños para pervertirlos. Esto es una clara estupidez. Para empezar, si de abusos se trata difícilmente alguien le gana a las parejas heterosexuales; esto es un problema de violencia y estupidez humana que no tiene nada que ver con orientación sexual. En todo caso, ser adoptado por una pareja de gays significa al menos que ese niño o niña es deseado y querido. Hay muchos niños nacidos en familias "tradicionales" que por desgracia no pueden decir lo mismo.

Algunos menos astutos dicen que los otros niños se van a burlar de los hijos adoptivos de las parejas homosexuales. Esto es cierto. Pero seguramente los que se burlen serán los hijos de los intolerantes que les acepten estas gracias. Los niños se burlarán siempre de algo: de que sos gordo o flaco, orejón o narizudo. Pero luego, con ejemplo y experiencia, aprenden decencia y convivencia.

Espero de corazón que esta gente necia deje en paz a estas otras que los único que quieren es disfrutar, como dice la broma esa que mencionás, la "infelicidad" de una vida compartida. Y los demás, a lo de cada uno, de sábado a sábado...
30.07.08 @ 20:56
Comentario De: leo [Miembro] Email
Me gusta mucho tu texto y comparto tu percepción al respecto del tema que tocás, incluso en otros espacios hemos conversado al respecto.
No sé... ahora que lo releía y leía los comentarios que se han "posteado" recordé la marcha de protesta aquella que emprendió hace ya algunos años un líder religioso -muy amigo de los medios y muy conocido en el medio- en contra de un congreso gay que se iba a llevar a cabo en Manuel Antonio, iba en contra de la buena moral y las costumbres que dicta alguien por ahí; al final al personaje le fue peor que al fundamentalista de la Letra escarlata cuando se le destapó el tanate aquel de paidofilia, corrupción y demás parmenios y radiomarías.
Debe existir por ahí alguna ley de la física o algo así como el techo de vidrio cuando tiramos piedras al techo del vecino, porque quienes lanzan la primera piedra, y a veces no son simples guijarros, no siempre son los que dicen estar libres de pecado. Cuidado.
01.08.08 @ 19:51
Comentario De: Yasna [Visitante] Email
Sabes como católica que estudié mis primeros años en colegio de monjas siempre nos dijeron eso de que había que amar al projimo como así mismo, amar los unos a los otros, etc, etc, eso para mi hoy en día se traduce como el respeto hacia todos los seres humanos y no entiendo las reacciones en contra de quienes se muestran tal como son.-
Para mí el hecho de tener amistades y conocidos homosexuales me ha hecho ver el otro lado de la moneda, y ves la necesidad que ellos tienen de ser escuchados y comprendidos, sobre todo en temas como el que tu hablas,legalidad del matrimonio, etc.-Me ha dado incluso un poco de pena el hecho que un par de amigos me tenga como beneficiaria de seguros de vida, para que no los cuestionen en sus trabajos si dan el nombre de sus parejas...La poca tolerancia de algunos no deja de impactarme más aún si se dicen "cristianos"
04.08.08 @ 21:01
Comentario De: caroline van kilsdonk [Visitante] Email
Pues claro compañero, allá van las hordas
talibanas de la moral del siglo XXI.
Por lo menos en tu verde país se propone...en
mi montañoso país ni se menciona.
Un matrimonio gay atentaría contra lo único
que todavía sostiene la medieval institución ésa: el patrimonio. Un patrimonio sin familia, qué cosa más indecente!
Gracias por tu artículo, por las piedras,
por la brisa...vamos remando que navegar é preciso!!!
01.09.08 @ 22:45
Comentario De: ROLANDO [Visitante] Email
solo queria darte las gracias por que por pimeras vez, leo algo tan lleno de sentido ,, yo siendo gay , me cuestionaba, y quisas porque la sociedad me enseno a hacerlo, esto del matrimonio,, y pensaba que el hecho de no permitirse estaba bien,, pero solo era por el hecho de estar acostumbrado a que no tengo DERECHOS,, incluso al de ser feliz,, solo porque nosotros no somos bienvenidos en el mundo heteroxesual.. y son ustedes los que imponen las reglas, toda mi vida trate de seguirlas,, pero me di cuenta que mi vida y el hecho de que yo fuera feliz a ningun heterosexual le importaba, porque me debe de importar a mi lo que se diga de nosotros? gracias por el APOYO.
un gay mas
02.10.08 @ 22:04
Comentario De: Nancy [Visitante] Email
Yo no escribo para juzgar, solo para decirles a todos aquellos que son homosexualex, que Cristo es la respuesta, pues Dios no se equivoco contivo, pues te hizo a su imagen y semejanza, el Diablo es el que te tiene enganado y no quiere que seas feliz, pero Cristo te ama y quiere devolverte tu identidad de varon que eres, no te dejes enganar mas, El diablo vino para robar matar y destruir, pero Cristo vino a salvar lo que se ha perdido. Recibe Saludos y deseo con todo mi corazon que dejes obrar a Dios en ti. Dios te bendiga
20.03.09 @ 18:58
Junio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Fernando Contreras Castro, escritor callejero. Autor de los libros: Única mirando al mar, Los Peor, Urbanoscopio, El tibio recinto de la oscuridad y Sonambulario, entre otros

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe