RedCultura.comA mí también me molesta - Saúl Buzeta
Yo no voto por un casado »

Los Misterios de Jaime

Permalink 04.02.15 20:21 , Categorías: De las que no molestan tanto

El 18 de julio de 1994 era un día frío, gris, plomizo, triste en Buenos Aires. Era el estereotipo de esas atmósferas que se le asignan a la muerte para llevar a cabo sus más oscuros designios. Y ese día cumplió.
Un coche bomba explotó al frente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) matando a 85 personas e hiriendo a 200 más. 20 años después los asesinos no han sido condenados, tampoco enjuiciados y menos han enfrentado una causa frente a un tribunal.

Este año, se llevará a cabo el primer juicio relacionado con el atentado. Será por encubrimiento y en ellos están encartados el ex presidente de la Nación Carlos Saúl Menem, el ex juez de la causa Juan José Galeano, el ex Secretario de Inteligencia Alfredo Anzorreguy, Rubén Beraja ex titular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), tres ex fiscales, dos partícipes necesarios, un abogado, un policía y un ex agente de inteligencia. Esta causa por encubrimiento lleva 15 años en los tribunales por los manejos oscuros del poder judicial argentino.

Ese verdadero encubrimiento para que se sepa la verdad, quedó opacado por la penosa muerte de Alberto Nisman, Fiscal especial de la causa AMIA desde 2009.

No me toca a mi decir las condiciones del fallecimiento del fiscal, será la justicia argentina la que deba hacerlo de la forma más transparente, diáfana e independiente posible.

El fiscal Nisman fallece un día antes de su comparecencia en la Cámara de Diputados adonde había sido convocado por diputados de oposición a una reunión secreta. Por el contrario, los diputados oficialistas habían pedido que la comparecencia fuera abierta y llamaron a los medios para que cubrieran la noticia.

La presencia de Nisman ante los diputados era producto de la denuncia que presentó primero en los medios de comunicación y luego en sede judicial. En ella acusaba a la Presidenta de la Nación y al Canciller Héctor Timerman de delitos que no existieron, según criterio de penalistas argentinos, incluido el ex ministro de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni.

Los delitos denunciados por Nisman son producto de una ley aprobada por el poder legislativo. Dicha ley es un acuerdo entre Argentina e Irán que en lo esencial permitiría que por fin los sospechados iraníes de haber participado en el atentado rindan declaración a través de un mecanismo negociado entre los dos países.

Según Nisman, el memorando se hizo para aumentar el comercio entre Irán y Argentina; y para que a los sospechados de ser autores y partícipes se les levanten las alertas rojas de Interpol.

Lo misterioso en todo esto es que ninguno de estos supuestos ocurrió: Argentina nunca importó petróleo de Irán, el comercio entre ambos países decreció y; las alertas rojas de Interpol no se levantaron tal y como lo aclaró Ronald Noble, quien fuera jefe de Interpol hasta 2014 quien abundó en que nunca recibió ni comunicados ni presiones del gobierno argentino para tales efectos. Cabe señalar que solo el poder judicial puede solicitar que se emitan o retiren dichas alertas.

Entonces aparece el misterio de Jaime Daremblum: un artículo que el jueves 20 de enero en el periódico La Nación titulado "Los Misterios de Cristina". El texto se publica en medio de la Celac y estando el canciller Timerman en Costa Rica, repite las afirmaciones de una acusación que no hace honor a la brillantez del fiscal Nisman.

Resulta un misterio que Jaime acuse de semejante sinsentido a los únicos gobiernos que se han parado en Naciones Unidas durante años a reclamarle a Irán que entregue a los acusados, que ha mantenido a esos funcionarios iraníes sin poder salir de su país por miedo a ser arrestados y que lograron un acuerdo para poder obtener la declaración de esos sospechosos.

No deja de ser misterioso que una persona tan informada como Jaime (que se toma el atributo de tratar con desdén a una Presidenta) nos venga a desayunar de un supuesto acuerdo con Teherán, cuya base fue lo que dijo un periodista ya fallecido que escuchó al pasar en una conversación entre dos personajes... y de donde armó un libro.

En realidad, es un verdadero misterio cómo a lo largo de estos últimos años Jaime se ha preocupado por el atentado de la AMIA solo para cuestionar los avances que llevarían al esclarecimiento definitivo de la participación de Irán en el atentado.

Ese es el verdadero misterio, Jaime.

No hay opiniones, todavía

Junio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Advertencia al visitante:

Saúl Buzeta Dhighiam es politólogo de formación, comunicador por deformación y necio por naturaleza.

Los dedos de la mano no sirven para contar sus obras pues no tiene, mas acostumbra a escribir a hurtadillas artículos de poca monta que gente incauta (en el mejor de los casos) o sin escrúpulos (en la mayoría de ellos) publica sin compasión por el lector.

Considérese entonces amable visitante suficientemente advertido sobre lo inocuo de lo que aquí encontrará.

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe