RedCultura.comFernando Contreras - Apuntes del gato callejero
« Una bella dama recorre desnuda San José

Gatofonía # 1

Permalink 05.10.06 08:35 , Categorías: Gatofonías

¿Por qué gatos?

Bueno, me simpatizan los gatos.

Me gusta de los gatos su arte de la convivencia sin caer en el servilismo típico de los caninos. Quiero decir que un gato no se vende por un plato de lentejas, que la venalidad no se cuenta entre sus defectos, y que la fiereza conque defienden su libertad es apenas comparable con la indiferencia con la que miran las supuestas ventajas de su alianza táctica con el ser humano.

Los gatos aceptan solo el buen trato, a diferencia de los perros, a los que sus amos pueden malmatar a palos sin que renuncien por ello a moverles la cola y lamerles las manos con las que los torturan.

Me gusta en los gatos la aleccionadora distancia a la que han sabido mantenerse de las más bajas simas de la condición humana adonde, irremediablemente, siempre encontramos a los perros. No existe, por ejemplo el "gato policía", ni el "gato pastor", de la nacionalidad que sea. Nada resultaría más ridículo tampoco, que el término "gatos de guerra" en vez de "perros..." conque se suele elogiar a esos enfermos mentales que hacen las guerras. O pensemos en quién estaría dispuesto a contratar a un abogado del que se dijera es un "gato de traba", o a quién persuadiría un letrero en un pórtico que rezara: "cuidado con el gato".

Pero al margen de estas citas más que triviales, reconozcamos que en la vida hemos visto, ni veremos un contingente policial azuzando gatos para dispersar a los manifestantes desarmados en una marcha pacífica, porque los gatos se han resistido siempre a ser entrenados para tan viles fines.

De alguna manera, los gatos saben que la vida es corta, que aún nueve vidas resultarían pocas y cortas para observar el mundo con la pasión con que lo miran, le sacan provecho, lo disfrutan y juegan con él hasta los límites del juego, donde está siempre la muerte esperándolos. Entonces la ven y se devuelven con indiferencia.

Los detractores de los gatos podrías aducir en este momento que a estos no se les ve tampoco con un barril de coñac atado al pescuezo buscando gente perdida en la nieve. Ni, como un dálmata, en un carro de bomberos, ni de lazarillos guiando ciegos por las calles, menos aún vestidos de payasos entreteniendo gente en un circo, y que no hay gatos ovejeros ni labradores.

Si lo dijeran, tendrían razón; pero he ahí precisamente el punto, ¿qué le importan a un gato sus detractores?, después de todo, no es su culpa cuando a uno "le dan gato por liebre", y a otro "lo engatusan".

9 comentarios

Comentario De: Julia Ardón [Visitante]
Los gatos no se globalizan ni están desesperados por insertarse en el mundo "desarrollado".

Además: para qué tantos perros si dicen que somos cuatro gatos?
07.10.06 @ 07:06
Comentario De: naty [Miembro] Email
Jaja, ya veía yo venir ese comentario de Julita, jajaja.
08.10.06 @ 07:48
Comentario De: Julia Ardón [Visitante]
jajaj...ya me conocés...pero decime la verdad...hubiera sido mejor que sólo dijera:
"Mi gato se llama Tito"?
;)
10.10.06 @ 15:38
los que no aman los gatos nunca han vivido con uno, pues una vez que ellos te hacen parte de su mundo, no puedes volver a ser el mismo... extraño a mi gata Frida, pero su espiritu felino sigue vivo en mis afiladas uñas...
Gracias por pensar en los gatos
11.10.06 @ 05:15
Comentario De: Silvia [Visitante]
Me sigue gustando tanto la pluma de Contreras que hasta podría reconciliarme con los gatos...
12.10.06 @ 11:09
Comentario De: Guiss [Visitante]
La verdad es que soy una "gata" en el todo el sentido de la palabra. Desde niña me decían así por los ojos "gatos" que tengo, pero con el pasar de los años me he defendido como una gata panza arriba ante la vida, ante las circunstancias. No tengo gato ni gata, solo dos perritas pero una gata con su hijito (a) nos visitan en la noche sombría, se pasean campantes por mi cocina, por mi terraza, por mi patio y se comen tranquilamente la comida de las dos mascotas caninas. No tengo gata ni gato pero soy una gataza.
18.10.06 @ 03:42
Comentario De: Allen Hernández [Visitante]
En la finca de Pedro ciertas religiones afloran desde muy temprano. Pedro observa y escucha: Audible religión de los amaneceres que se manifiesta con la plegaria del gallo a su dios, puntual e invasiva. Oh religión perra la del perro, que bendice los diversos altares y nichos sagrados donde su dios habrá hecho algún milagro. Quién sabe qué clase de milagro. Está desde luego, la religión de la Abuela, que le reza a su diosa múltiple y madre de un dios menor, momentos antes de chorrear el café y echar a andar el mundo. Y ni hablar de la religión de las vacas, ya de por sí un animal simbólico representante de aquello que es sagrado en las instituciones.
Pedro, que demora un poco sus deberes del campo pensando en estas cosas, ve aparecer al gato a eso de las once de la mañana. La madrugada fue intensa, para el gato, no para Pedro. En todo caso, cuál es la religión del gato, se pregunta Pedro molesto, lleno de envidia por esa actitud elegantemente aperezada con la que el gato se incorpora al experimento diurno. Además, ególatra impúdico, antes de acometer el día, el gato se lame a sí mismo, algo que Pedro siempre ha querido hacer, pero sabe que no debe.
Comó sería por ejemplo, la danza del dios de los gatos o la novena venida del dios de los gatos. Sencillamente imposible. La respuesta se halla en los ojos disidentes del gato, Pedro los mira con extrema fijeza a punto del llanto, y un segundo antes de perderse para siempre en ellos, entiende sin lugar a dudas, que el dios de los gatos no existe y si existiera no importa. Los gatos son ateos hermano.
04.11.06 @ 11:33
Comentario De: Rodrigo Lizama Oliger [Visitante]
Me parece que el comentario del señor Contreras, escritor de la calle, es parte de los extremismos que existen en el país actualmente. Me parece que el señor Contreras evidencia ignorancia en cuánto al análisis que hay que hacer de la entrevista a Ottón Solís publicada en La Nación el día 12 de noviembre.

Yo sé que Ottón es conservador y aún así vote por él. Fue su posición en favor de renegociar o rechazar el tratado lo que me hizo pensar que esa agrupación política era la mejor opción y para mí, la sigue siendo.

No sé porqué se le critica el hecho de que no sepa las implicaciones que pueden haber en la educación si el tratado fuera ratificado por la Asamblea Legislativa. En la entrevista a La Nación, Ottón desde el principio le dijo al entrevistador que no sabia sobre el tema. Sin embargo, el periodista (recién graduado quizás) le insistió con unas 8 preguntas sobre el mismo tema logrando dos cosas: 1. Aburrir a los lectores y 2. Gastar más tinta de la imprenta.

Por otro lado, me parece que no descalifica a los sindicatos como usted quiere hacer ver.
Le recomiendo que aprenda a leer y ENTENDER antes de decir tonteras.
El desde antes de la campaña dijo que no le parecían las manifestaciones callejeras, entonces o usted voto sin escuchar o es tonto y no entiende. El siempre lo ha dejado claro.

Ottón esta en contra del Tratado de Libre Comercio y lo único que tenemos que hacer es apoyar al PAC, a Merino y a López para que el tratado no pase. Me imagino que al igual que los extremistas usted tampoco esta a favor del referéndum, lo cual es una salida legítima para evitar la confrontación de la sociedad en otros ámbitos.

Finalmente, creo firmemente que fue honesto Ottón Solís al decir no sé. Y si usted se fija en las frases que destacan los editores de La Nación, podemos insinuar que son utilizadas para que los que apoyan a Ottón ahora, lo adversen y entonces así dividir a todos los que estamos en contra del TLC con EEUU.
17.11.06 @ 09:29
Comentario De: Jeannette Rocío Solano Badilla [Visitante]
Hermoso escrito sobre mi animal favorito
(amo también a los perros, conejos, ardillas, algunos humanos, entre otros...)y viniendo de uno de mis escritores favoritos (igual que el gato) merece que haya escrito este curioso comentario.
jejeje sin más, saludos.
05.08.11 @ 02:20
Junio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Fernando Contreras Castro, escritor callejero. Autor de los libros: Única mirando al mar, Los Peor, Urbanoscopio, El tibio recinto de la oscuridad y Sonambulario, entre otros

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe