RedCultura.comVox Populi
« Crítica de poesía: Natación nocturna, de David CruzDe Palmares y un terremoto »

EN DEFENSA DE LA CREACIÓN

Permalink 27.01.09 11:13 , Categorías: Problemáticas del sector, Artistas Nacionales

Por Adriano Corrales Arias
Escritor

Una vez más, como cada enero, (re)conocemos los premios oficiales y oficiosos que otorga el Ministerio de Cultura anualmente, conocidos eufemísticamente como "premios nacionales". Este año, la continuidad oficiosa, al menos en literatura, no ha sufrido cambios bruscos, salvo la declaratoria desierta en cuento y el invento de una mención honorífica, en libro no ubicable, para la edición comercial de unas fotografías de un conversador de televisión. (En otros terrenos es alarmante: a un individuo muy "conocido" - por cierto, muy amigo del conversador en televisión- le entregan el premio de difusión cultural García Monge y el de mejor intérprete en música).

Sin embargo, lo primero que debo subrayar es el otorgamiento del Premio Nacional de Cultura "Magón" al artista, arquitecto, otrora extraordinario futbolista, gestor cultural y visionario, Rafael "Felo" García. Desde hace más de veinte años lo esperamos para el "adelantado", primer ministro de cultura en la práctica y, por ello, orientador de un Ministerio de Cultura que hoy colapsa en un síndrome de burocracia e inefectividad. Justamente merecido el premio al introductor del arte abstracto en Costa Rica y cogenerador de las primeras polìticas culturales "nacionales" del estado benefactor. Igual me regocija el premio en Pintura a Héctor Burke, y en Cultura Popular Tradicional al mascarero cartaginés don Guillermo Martínez.

En los demás rubros de las artes y las ciencias, le corresponde a los especialistas de esos campos expresar su opinión al respecto. En lo que a mí concierne, los premios de novela y poesía, además de "sorpresivos", son un elemento de sublimación cultural que bien vale la pena examinar. Veamos. Pero antes, una necesaria aclaración: en ambos casos (novela y poesía) debo confesar que no he leído los libros premiados, en el segundo siquiera conocía su existencia, por lo que algunos lectores podrían aducir que no debo, entonces, opinar. Sin embargo, puedo aportar algunos insumos que, al menos a mí, me permiten dudar de la calificación del jurado para determinar la calidad literaria de los textos "ganadores".

En el caso de la poesía, lo que llama poderosamente la atención es que el autor galardonado, Erick Gil Salas, repita el premio con el libro "Las voces, los oficios y otras cosas" (repito: inexistente en librerías y nunca conocimos su lanzamiento). Como algunos recordarán, el año pasado Salas se hizo acreedor al mismo premio con el libro "La luna en rayuela". Lo que uno se pregunta, al igual que nos sucede con otros autores que poseen hasta cinco premios "nacionales" y nadie los conoce, es: ¿tendrá realmente tanta calidad estética la producción de Salas para repetir el premio? Y claro, lo sabemos, la respuesta la tendrá el exiguo público lector de poesía de este país. Y el tiempo, el implacable... como dice un cantautor cubano.

En el caso de la novela lo que me provoca escribir este artículo es la defensa de una gran obra: "Canciones a la muerte de los niños" de Alexander Obando, novela que rompe los esquemas y las estructuras narrativas de nuestra tradición pero, por ello, mismo, ninguneada. En primera instancia le negaron el premio Editorial Costa Rica (porque no poseía argumento, adujo el jurado), ahora se le deja de lado nuevamente. Repito: desconozco la novela ganadora de Carlos Morales ("La rebelión de las avispas"), de repente la leo y me sorprende. Aunque debo decir, en honor a la verdad, que un par de allegados que la han leído, ambos serios críticos de las letras nacionales, me han comunicado que no "alcanza el vuelo que esperaban". Claro está, solamente leyéndola podré opinar al respecto.

A pesar de esa omisión y carencia, me animo a realizar una especie de advocación, o si se quiere, una proyección: dentro de 30 años (más o menos) la novela de Alexander Obando pasará a ocupar el sitio que merece como una producción literaria parteaguas en tanto definió derroteros formales, temáticos y conceptuales a lo que, entonces, seguramente, se conocerá como la "nueva novela costarricense". Espero no equivocarme. En cuanto a la ganadora lo mismo que en poesía: la lectura de los contados asiduos, y del tiempo...

Finalmente, me extrañó sobremanera que el jurado declarara desierto el género de cuento. Uriel Quesada era un buen candidato. Y si no, y ya que le dieron el premio de intérprete en danza a un extranjero bailarín de ballet (para volver a citar a un cubano), ¿por qué entonces no se lo dieron a esa excelente narradora salvadoreña asentada en nuestro país: Jacinta Escudos?

Definitivamente, una vez más, los premios oficiales, salvo serias y honrosas excepciones nos dejan patidifusos. Y se desprestigian año tras año. Ese "òleo" de premios no parará hasta que se reforme la ley de tal manera que se reconceptualicen las normas, se cree un verdadero Premio Nacional de Literatura y se reformule la conformación de los jurados con participación de los creadores y grupos independientes. Porque de la burocracia, de la Asociación de Autores tomada por un grupúsculo y de la academia (como sentenciaba Rubén Darío) ¡líbranos señor!

De lo contrario, y conforme pase el tiempo, los escritores, artistas, científicos, y en general los intelectuales ticos, harán suya la sentencia de un querido amigo poeta: la única forma de lograr credibilidad en este país es mostrar y demostrar que uno nunca ha ganado un premio nacional.

3 comentarios

Comentario De: Warren/Literófilo [Visitante] Email
No me cabe todavía en la cabeza que todavía sigan apostando por esa "cultura" que según ellos profesa Sagot con sus platos de babas y sus postizas poses, ni que decir de Camilo Rodriguez, de verdad nunca pensé que lo fueran a "premiar" por ese fofo trabajo de iglesias y demás muchas de las fotos están horrriblemente tomadas, bueno es bien sabido el compadrazgo entre ambos, entonces no me culpen por pensar milicoso. Y lástima dejaron fuera el libro de Uriel, lo declararon desierto y eso de novela habrá que leerla para dar una opinión. Arriba la cultura y abajo la cool-tura.
27.01.09 @ 21:11
Comentario De: Maria Elena Berrocal [Visitante] Email
Comparto el criterio sobre el libro de Uriel. Qué le estará cobrando algún jurado, que no le dieron el premio?
O a la inversa, qué le debe algún jurado a Erick Salas para volver a recibir por segunda vez el premio nacional de poesía? Debo reconocer que tampoco he leído el poemario y que tampoco lo leeré ya que con cierta ingenuidad compré el laureado texto del año pasado y no pude salir de mi estupor en largo tiempo. !!!Un verdadero bodrio!!! pero, !!!casualidad!!! el autor es un activo miembro de la asociación de autores costarricenses que tiene un lugar fijo e inamovible en el jurado.
El libro sobre las iglesias del omnipresente Camilo, es de mala calidad y de peor presentación formal.
El Ministerio de Cultura nunca ha tenido criterio para escoger a los jurados, y los jurados, ya es vox populi, premian a sus compadres y comadres. Cuando un libro es premiado, ya es sospechosa su calidad.
En poesía, estoy esperando que se premie a un verdadero poemario... se extrañan los versos de Julieta Dobles. En novela, únicamente me ha maravillado el fabuloso libro de Froilán Escobar, Ella estaba donde no se sabía.
Ojalá la novela premiada este año por lo menos le llegue a los tobillos a la obra de Escobar y ojalá don Erick Salas se tome el trabajo de leer a Julieta, no a Laureano, que hubiera hecho una hoguera en forma de Rayuela y ni el hecho de que estuviera rodeada de agua la hubiera apagado...
14.02.09 @ 23:14
Comentario De: Bimago [Visitante] Email
Una verguenza y una bofetada al respeto de los artistas costarricenses.

Mientras una clase elitista siga exigiendo lo que su criterio burgés diga que es digno de premiar o no, seguirán viédose desprestigios como este.
16.02.09 @ 12:08
Junio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Este blog tiene muchas caras. Es suyo y de todos los lectores de RedCultura.

Acá puede publicar lo que quiera: una reseña de algún concierto o exposición, de alguna película o libro, algo que le molesta, que le gusta, algo que piensa.

Si quiere publicar algo, sólo tiene que mandarnos un mail a info@redcultura.com con su artículo y nosotros lo ponemos en línea.

La mesa está puesta, usted se encarga de servirla. Provecho!

Buscar

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe