RedCultura.comEl Arte de la Mentira - Juan Murillo
« A medida que nos vamos conociendo de Alí Víquez JiménezMarzo todopoderoso de Catalina Murillo »

Cuentos circunstanciales de David Eduarte

Permalink 14.07.09 23:40 , Categorías: Reseña, Autores, David Eduarte

Cuentos circunstanciales

Cuentos circunstanciales
David Eduarte
San José: EUCR, 2008, 80p.

Hay una ira particular de los veinte años, que ahora recuerdo con nostalgia, y que en los noventa dictaba mi comportamiento con una tiranía imperial que sólo puede nacer de las tormentas bioquímicas de la juventud. Ya en esa época reconocía que había un cierta exageración en el tono desaforado de mis reacciones, en mis frases lapidarias, burlonas o furiosas. Tanto presentía la desproporción, que me hice prometer a mí mismo que en el futuro, cuando fuera más viejo, respetaría al muchacho que era entonces, que estaba seguro de tener motivos para su forma de ser. Hoy aún siento respeto por el que fui, pero ahora lo exacerbado de mi comportamiento de aquellos días me resulta imposible de ignorar, aunque no por eso me parezca menos inevitable. Espinoza había dicho en el siglo XVII, a contrapelo de todos los pensadores de su época, que la mente era la idea del cuerpo. William James, a fines del XIX, propuso que la emoción nacía de los cambios en el cuerpo que producía un estímulo: no se tiembla porque se tiene miedo, sino que se tiene miedo porque se tiembla. Antonio Damasio, neurocientífico, confirmaba hace quince años esta hipótesis en su ahora famoso El error de Descartes: sabemos (o creemos saber) que lo que sentimos lo dicta nuestro cuerpo cuando reacciona al estímulo. Vivimos bajo el influjo de la emociones que nos pide nuestro cuerpo, la razón, parece, no es más que una apostilla tardía y prescindible o un propósito ingenuo que rara vez se cumple. Nuestra mente y nuestra alma son nuestro cuerpo.

La literatura de David Eduarte es una literatura teñida por el color de sus humores. Por las venas de Eduarte corre la oscura sangre de la ira y del humor negro, y su literatura, no importa el tema, termina transfundiéndonos este humor. El Dios de Eduarte medita en el closet un próximo Apocalipsis, Jesús conspira con Judas para su propia muerte, la vida dura lo que un viaje a una cita concertada con la muerte o el tiempo que toma fumarse un cigarro, los personajes son adictos al crack o escuchas prostituidos de las teorías desechables de la “bohemia pseudo-intelectual-medio-burguesa” o se encierran en sus cuartos porque son demasiado buenos para los demás o controlan la población con métodos que hubieran divertido a Swift. La inclinación iracunda y parcialmente misántropa de los cuentos probablemente sería un defecto si no viniera matizada con un talento natural para el humor negro. Casi todos los cuentos de Eduarte usan, de un modo u otro, el humor negro como difusor de la tensión existencial y la sordidez, y el giro se agradece porque de otro modo la dosis tóxica de los cuentos podría resultar letal, aún a pesar de lo menudo del libro.

Eduarte además de imaginativo, parece lucidamente conectado con la literatura que lo precede, por las líneas comunes que sigue con otros narradores del país: Judas, amigo, por ejemplo, es un tema tratado de modo similar por Alí Víquez en la Carta de Jesús en el Huerto; Citas es cercano en tono y trama al Necrografo de Durán Ayanegui. Con ambos autores comparte la inclinación por el humor negro, pero parece especialmente cercano al primer Alí Víquez de A medida que nos vamos conociendo. Comparte además con la literatura universal, por ejemplo, en El Encierro, dónde encontramos ecos de Una Apuesta de Chéjov. Pero mientras que Chéjov utiliza su cuento como una parábola de la iluminación y la felicidad a través de la renuncia, Eduarte usa el suyo como una alegoría de la progresiva desconexión que trae la edad y que lleva a la pérdida de todo lo amado y a la muerte.

De Eduarte conocía sólo este libro que me había impresionado porque el autor tenía, según la nota, sólo 23 años cuando lo publicó. Un día, no hace mucho, mientras rebuscaba en los estantes de Librería Germinal, escuche a Juan Hernández, librero, reprender a un despistado prospecto de cliente que pretendía, contra toda lógica, comprarle unos libros de Marcuse. Está loco, le dijo Juan al ingenuo, arrebatándole los libros sorprendido, después de lo que me costó conseguirlos. Estos libros son para consulta del Centro solamente, dijo, señalando a una pizarrita diminuta en la que se leía el nombre del centro anarquista que hospedaba la librería y en la cual se anunciaba una próxima charla de David Eduarte. No pude evitar la sonrisa y preguntarme a dónde se había ido ese ímpetu bioquímico que me empujaba a mí posiciones similares hace veinte años y a preguntarme, finalmente, si el muchacho que alguna vez fui respetaría al hombre en el que me había convertido.

3 comentarios

Comentario De: David [Visitante]
Me tiene sin cuidado la CENSURA que su persona ha aplicado a mi comentario. Al fascismo, aunque se ponga enaguas, hay que combatirlo, pues la cobardía es la mejor aliada de esta enfermedad. Mientras en Europa la crítica a la izquierda y a los intelectuales; a manos de la misma izquierda y de los mismos sectores mencionados, claro está; se dio en los AÑOS 50 Y 60, en nuestro liliputiense país todavía hay trasnochados defensores a ultranza de todo lo que haga llamar movimiento social, aunque usen táctica tipo goebbles, ahí van y los defienden, y todo para sonar "políticamente correctos". Dan lástima, sigan con una mentalidad del siglo XIX, simpatizando con las versiones más rancias del marxismo (los marxismos sin sujeto), y Costa Rica nunca tendra tan siquiera un ganador del Alfaguara o del Casa de las Américas.
11.11.10 @ 21:53
Comentario De: David [Visitante]
Aclaro que mi anterior comentario era con respecto a La Rebelión de las Avispas, y no tiene nada que ver con la obra de David Eduarte, me equivoque y por eso dejé el comentario aquí, donde no corresponde.
11.11.10 @ 22:04
Comentario De: Juan [Miembro] Email
David, no hay tal censura, simplemente no había tenido tiempo de revisar los comentarios prendientes de aprobación. A veces nuestros propios estados mentales tiñen los hechos reales y nos hacen ver complots dónde no los hay.
11.11.10 @ 22:16
Septiembre 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Juan Murillo

Juan Murillo

Escritor nacido en San José, Costa Rica en 1971. Autor de las colecciones de cuentos Algunos se hacian dioses (EUCR 1996), En contra de los aviones (ECR 2011) y La isla de los muertos (Germinal 2012), así como de artículos de crítica literaria y reseñas de obras nacionales y centroamericanas. Compiló junto con Guillermo Barquero, la antología de narradores costarricenses nacidos después de 1965 Historias de nunca acabar(ECR 2009).

Buscar

Posts

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe