RedCultura.comEl Arte de la Mentira - Juan Murillo
« La Rebelión de las Avispas, Carlos MoralesFallos de los Premios Nacionales de Cultura 2008 »

Lista de libros no merecedores del Premio Nacional de Cuento

Permalink 06.02.09 16:02 , Categorías: Noticia

Actualización de 18 de Febrero 2008: En el reportaje publicado por RedCultura aquí, el jurado de la categoría de cuento Gabriel Baltodano expone los dos criterios que descalificaron a todas las obras de cuento, a saber: No son suficientemente contemporáneas y no siempre versan sobre Costa Rica. El primer criterio es aceptable, pero el segundo no tiene sentido. Costa Rica es una nación y no solo un territorio, y todo lo que escriben los autores costarricenses tiene que ver con Costa Rica.

Comentario original:

Entre las grandes sorpresas de los Premios Nacionales de Cultura recién fallados estuvo la declaratoria de las categorías de cuento, ensayo e historia como desiertas.

En la categoría de cuento hubo 33 obras presentadas y la opinión más común en el gremio literario es que pareciera haberse cometido una injusticia al no otorgar el premio a ninguna de ellas. Parte de la reacción se ha debido sin duda al fallo mismo que declara desierta la categoría para el premio 2008:

Premio en el género de Cuento

Se declara "Desierto" por considerar que: No se presentó ninguna obra en este género, que sea merecedora del Premio Nacional

(Fallo del jurado en la categoría de cuento enviado por el MCJD por correo)

Lo escueto y redundante del fallo deja en el aire la evaluación efectuada por los jurados, que sin duda tiene que haber sido razonada. Esas razones, quizá distintas para cada jurado, o tal vez guiadas por principios comunes a los tres, aún no han sido explicadas como se debe. Declarar desierta una categoría es un gesto a contracorriente que debe estar fundamentado y que debe explicarse. Los jurados deben tener autonomía y valor suficiente para declarar una categoría desierta cuando así sea necesario, pero también le deben a los autores y al medio la explicación de porque ninguna obra merece el premio.

La labor de jurado no es simple, sin embargo, puesto que no existen principios explícitos para juzgar las obras presentadas y cada grupo de jurados debe de algún modo llegar a un acuerdo de cuales son los criterios que hacen merecedora a una obra de un Premio Nacional. La lista de las colecciones de cuento presentadas que adjuntamos al final da una idea clara de la complejidad del asunto. En la rama de cuento confluyen colecciones de cuento de ficción, compilaciones de cuento histórico, leyenda, anécdota o testimonio, colecciones de cuento infantil, así como obras que probablemente no califican para el premio.

¿Cómo se puede juzgar con justicia por ejemplo una colección de cuento cuando se compara con un libro de cuento infantil? Ya esa evidente desproporción resulta un obstáculo que sólo puede salvarse esgrimiendo criterios que suenan a justificación post facto, como por ejemplo: No puede ganar una obra de literatura infantil, porque los recursos artísticos usados son siempre más simples debido a los requerimientos del género; o, No puede ganar una compilación de leyendas porque se premia el mérito artístico literario y no la labor de edición. En cualquier fallo éste tipo de criterios nunca se explicitan, pero están ahí. En el caso de esta declaratoria se hace imposible justificar la escogencia de un ganador, y sólo resta, inevitablemente y con valor, explicar porque se descartaron todas las obras, citando los criterios usados, por obtusos que puedan sonar.

En cuanto a las obras mismas, es evidente con solo ver la lista que había obras dignas del premio entre las candidatas. Uriel Quesada, por ejemplo, es un cuentista de larga trayectoria en nuestras letras y Viajero que huye es un ejemplo de un escritor en la cúspide de su desarrollo narrativo, que además abarca una temática socialmente importante. Uriel Quesada, sin embargo, ya fue premiado por su obra El Gato de sí mismo, quizá usando estos mismos criterios y eso puede haber afectado la decisión de jurado. Además de Quesada, había una obra de Virgilio Mora, también conocido como Polo Moro, titulado Los problemas del gato. Mora es, sin duda, uno de los narradores más originales e importantes del país y su obra merecía atención especial, aunque es posible que este libro sea una reedición. Louis Ducoudray, es el sorprendente autor de El Agua Secreta y Los ojos del arrecife, dos cuentarios seminales en la narrativa moderna costarricense y su Un domingo de Palomas también merecía la atención debida. Finalmente valía la pena detenerse en la obra de David Eduarte, con una colección debut sorprendente, ácida, pesimista pero imaginativa y bien ejecutada que pudo haber sido aprovechada por el jurado para reconocer el aporte de los autores más jóvenes. Eso sólo para mencionar algunas sin demérito de las restantes.

Ninguna de estas obras fue merecedora del premio. Ahora solo resta averiguar, de boca de los jurados, por qué.

Obras presentadas a la categoría de cuento de los Premios Nacionales 2008:

Colecciones de cuento ficcional:

  • Viajero que huye - Uriel Quesada
  • Los problemas del gato y otros cuentos - V.A. Mora Rodríguez
  • Un domingo de Palomas - Louis Ducoudray
  • Cuentos Circunstanciales - David Eduarte Rodríguez
  • Breves Relatos de Ausencias - Eduardo Vargas
  • El Regreso es parte del Viaje - Santiago Porras
  • Prisioneros de la penumbra - Pilar Cerdas
  • La Cofradía de la Buena sombra y otros relatos - Rodolfo Cerdas
  • Bailando en Solitario - José Otilio Umaña
  • De Amores y Dolores - Esteban Gil Girón
  • Luna de Miel con Libro y otros Relatos - Inés Trejos de Montero
  • Los Ojos de Edith - Jarquín Pfaeffle
  • Boleros nos Volvemos Tango - María Pérez Iglesias
  • Las Fronteras de la Luna y el Sol - María Pérez Iglesias
  • El invierno de los desposeídos - Luis Arguedas Rodríguez

Relatos históricos, recopilaciones de leyendas, testimonios y anécdotas

  • Me lo Dijo el Río - Hernán Gutierrez Oviedo
  • Leyendas de Puntarenas: Nuestra identidad cultural en la leyenda porteña - Dennis Manuel Marroquín Rugama.
  • Tiquicia: El Despertar de las Leyenda - Harold Vindas Zamora
  • Cuentos y relatos del pacífico Sur - Manuel Aguilar
  • Cuentos Afrocaribeños de la Araña Anancy y sus amigos - Karol Britton
  • Mujeres metamorfosis del efecto mariposa - María Suárez Toro

Cuento infantil (no he leído estos libros así que puedo estar equivocado en ésta clasificación):

  • Mariola - Ana Isabel Azofeifa
  • Para que Florezcan las Estrellas - Clara Amalia Acuñas
  • Había una vez - Irene Castro Meléndez
  • El Arbol Cantor - Cary Sagot
  • The Coyote and the Firefly/El Coyote y la Luciérnaga - Yazmin Ross
  • La Tía Poli y su Gato fantasma - Floria Jiménez

Posiblemente incumplen requisitos por nacionalidad o previa publicación:

  • Justicia Poética - Enrique Jaramillo Levi
  • El Lupanar y Otros Relatos de Terror Educativa - Luis Enrique Arce Navarro
  • ¿Qué es la democracia? - Manuel Moas Madrigal
  • Historias del Encuentro de Culturas y de la Conquista de México. La Tía Adela cuenta. - Manuel Moas
  • El Bosque que desapareció - Carin Heurlin Spinelli

9 comentarios

Comentario De: Guillermo [Visitante] Email
Un par de casos de esa lista me llaman la atención, y sus características pudieron haber sido las de otras obras, y medio se entiende por qué no ganaron. "Los problemas del gato" es un cuento largo editado por primera vez en 1996, en un libro que solo contenía esta obra que, para complicar la cosa, cualquiera puede clasificar de "nouvelle", haciéndola de inmediato no apta para ganar este premio. El otro caso es el de "Cuentos circunstanciales", de David Eduarte, escritor de una inusitada fuerza expresiva y un oficio demostrado antes de los 25 años; el problema con su libro es su pésima edición (Editorial de la UCR), plagada de erratas.
En resumen: reedición, extensión y fallos editoriales... ¿Por ahí andará la cosa en algunas de las obras que no hemos aún leído?
06.02.09 @ 16:52
Comentario De: Alexánder Obando [Visitante] Email
No atino a razonar lo irrazonable. Más de treinta cuentarios, algunos de primerísima calidad, y un jurado que los considera insuficientes para un premio nacional. Pero ese mismo jurado, no se sabe por qué razones, da el premio de novela a un periodista que ya varias veces ha mostrado y demostrado ser un literato cualitativamente pobre. Y esto no es culpa particular de "Colibrí" Morales. Es más culpa de todo un sistema que entroniza mediocres en posiciones de mando, posiciones de cultura donde lo único que les adorna, al menos humorísticamente, es mandarse unos a otros versos por medio de la prensa nacional.
07.02.09 @ 02:15
Comentario De: Juan [Miembro] Email
Guillermo, es cierto que la calidad de la edición afecta la calidad de la obra, a mi me gustaría saber si ese fue uno de los criterios para desecharlas.

Alex, hasta ayer conseguí la obra de Morales y se ve de buenas a primeras que es una novela cómica, en cuanto a su calidad literaria ya tendré más que decir cuando la termine.
07.02.09 @ 09:23
Comentario De: A. Castro [Visitante] Email
Cuando ese tal alexandr gateaba, ya Carlos Morales era director del principal suplemento literario de CR, así que mejor toma listerine y se enjuaga el jetabulario.
25.02.09 @ 09:21
Comentario De: Alexánder Obando [Visitante] Email
Este tal Alexánder es apenas once años menor que el Sr. Morales, así que, Sr. o Sra. A. Castro, gracias por el piropo, pero no me va; mucho menos considerando que su recurso de la falacia de autoridad por antigüedad es más manido que la costumbre de pedir fiado. Nadie, señor o señora, es más inteligente o mejor artista por haber nacido antes. Y sí, es cierto, el Sr. Morales ejerce cargos de responsabilidad intelectual desde que era bastante joven, pero eso no lo hizo ni lo hace hoy un buen escritor. Seguirá escribiendo muchos años más, supongo, pero no creo que su lamentable narrativa mejore.

En cuanto al Listerine, mejor le dejo a usted la plata para que se compre un buen tesauro.
26.02.09 @ 02:43
Comentario De: A. Castro [Visitante] Email
Ay tontuelo, si no me referí a tu edad cronológica, es a tu carrera, tus libros, tus premios, tus cargos. Ni que esto fuera una pasarela homofóbica. ¿Cachay?
27.02.09 @ 12:44
Comentario De: Alexánder Obando [Visitante] Email
Estimada Sra. o Sr. Castro, si usted leyó "La rebelión de las avispas" recordará a aquel par de personajes cuyos currículos no se medían ya por hojas sino por grosor. Estaban llenos de cargos, premios, libros y otros vericuetos de carrera; sin embargo, ninguna de esas dos personas era digna del nombre "intelectual". Así que, no es el grosor del expediente lo que hace al buen escritor, es más bien la calidad de su obra.
28.02.09 @ 12:16
Comentario De: Desiree Brenes [Visitante] Email
Y que me dicen de Prisioneros de la
Penumbra por Pilar Cerdas? exc
historias y calidad literaria. No puedo
creer que con tanto material de TAN alta
calidad digan que lo declaran desierto.
Q lamentable este jurado. Aun no puedo
creerlo. Lo considero como una gran
falta de respeto para todo el talento
nacional que participó. Ojala
alguien apelara o algo pase, es muy
injusto.
06.05.09 @ 13:26
Comentario De: habia una vez literatura infantil [Visitante] Email
formas de adquirir el libro,lo recuerdo
en mi infancia como algo muy bonito y ahora educativo
04.10.10 @ 07:10
Julio 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Juan Murillo

Juan Murillo

Escritor nacido en San José, Costa Rica en 1971. Autor de las colecciones de cuentos Algunos se hacian dioses (EUCR 1996), En contra de los aviones (ECR 2011) y La isla de los muertos (Germinal 2012), así como de artículos de crítica literaria y reseñas de obras nacionales y centroamericanas. Compiló junto con Guillermo Barquero, la antología de narradores costarricenses nacidos después de 1965 Historias de nunca acabar(ECR 2009).

Buscar

Posts

Herramientas de usuario

powered by b2evolution free blog software

Real Caribe